ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

jueves, 3 de marzo de 2011

Los Ángeles trazaban letras.


¡Hola amig@s, saluditos desde nuestra común "Ventana abierta".

Cuéntase de un Santo -San Bernardo al parecer- que en una Iglesia llena de fieles entregados a sus oraciones, tuvo la visión que se va a referir.

A la vera de cada orante vio un Ángel que con mucha atención trazaba unas letras:
Unas las trazaba de oro.
Otras de plata.
Otras negras como la pez.
Y no faltaban los que lo hacían con agua para que nada se viese.

El Santo meditó sobre esta visión y le pareció haber descubierto al fin la escondida significación de las angélicas apariciones.

Creyó ver en las letras de oro que los Ángeles escribían, la mucha estima de Dios por las oraciones de los que rezaban atentos a lo que decían y encendidos de amor al Todopoderoso.

En las de plata, una consideración no tan crecida por los que lo hacían atendiendo sólo al sentir literal de las preces y con el corazón frío; si bien con alguna voluntad de honrar a Dios.

Las letras en negro eran la somera distinción que merecen los que sólo rezan por rezar, sin fijarse en lo que dicen, en lo que musitan entre dientes las oraciones de una manera mecánica.

Mientras al trazar letras con agua, significa el provecho nulo de los que acuden a la Iglesia para pasar el tiempo pensando en otras cosas, a lo mejor harto distantes de las eternas.

Es preciso rezar con fervor y recogimiento.

Dios recompensará y oirá nuestras oraciones según el fervor, tiento y amor que en ellas pongamos.

Procuremos ser fervorosos en nuestras preces, especialmente ante otras personas a las que edificaremos con nuestro proceder.

Fijémonos en Jesús, Él nos enseña a orar.



No hay comentarios: