ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

lunes, 28 de marzo de 2011

EL NIÑO QUE LO QUERÍA TODO.

Había una vez un niño que se llamaba Jorge, su madre María y el padre Juan.
En el día de los Reyes Magos se pidió más de veinte cosas.
Su madre le dijo:
Pero tú comprendes que… mira te voy a decir:
Primero que los Reyes Magos tienen camellos, no camiones.
Segundo, que no te caben en tu habitación.
Y, tercero, mira otros niños… tú piensa en los otros niños, y no te enfades porque tengas que pedir menos.

4af82e969e53fe464599353faaaafb8f Cuento corto de Navidad para niños, El niño que lo queria todo

El niño se enfadó y se fue a su habitación.
Y dice su padre a María: ¡Ay!, se quiere pedir casi una tienda entera, y su habitación está llena de juguetes.
María dijo que sí con la cabeza.
El niño dijo en voz baja:
Es verdad lo que ha dicho mamá, debo de hacerles caso, soy muy malo.

Llegó la hora de ir al colegio y dijo la profesora:
Vamos a ver, Jorge, dinos cuántas cosas te has pedido.
Y dijo bajito: Veinticinco.
La profesora se calló.
Cuando terminó, todos se fueron y la señorita le dijo a Jorge que no tenía que pedir tanto.

Cuando sus padres se tuvieron que ir, Jorge cambió inmediatamente la carta, aunque se pidió quince cosas.
Cuando llegaron sus padres les dijo que había quitado diez cosas de la lista.
Los padres pensaron: Bueno, no está mal.
Y dijeron: ¿Y eso lo vas a compartir con tus amigos?
Jorge dijo: No, porque son míos y no los quiero compartir.
Se dieron cuenta de que no tenía ni Belén ni árbol de Navidad.
Y fueron a una tienda, pero se habían agotado.
Fueron a todas partes, pero nada.
El niño mientras iba en el coche vio una estrella y rezó esto:
Ya sé que no rezo mucho, perdón, pero quiero encontrar un Belén y un árbol de Navidad.

De pronto, se les paró el coche, se bajaron, y se les apareció un ángel que dijo a Jorge:
Has sido muy bueno en quitar cosas de la lista, así que os daré el Belén y el árbol.
Pasaron tres minutos y continuó el ángel:
Miren en el maletero y veréis.
Mientras el ángel se alejaba, Juan dijo: ¡Eh, muchas gracias!  Pero, ¿qué pasa con el coche?
Y dijo la madre:
¡Anda, si ya funciona! ¡Se ha encendido solo!
Y el padre dio las gracias de nuevo.
Por fin llegó el día tan esperado, el día de los Reyes Magos.
 Cuando Jorge se levantó y fue a ver los regalos que le habían traído, se llevó una gran sorpresa.
Le habían traído las veinticinco cosas de la lista.
Enseguida, despertó a sus padres y les dijo que quería repartir sus juguetes con los niños más pobres.
Pasó una semana y el niño trajo a casa a muchos niños pobres.
 La madre de Jorge hizo el chocolate y pasteles para todos.
Todos fueron muy felices.
Y colorín, colorado, este cuento se a acabado.




No hay comentarios: