ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

martes, 6 de septiembre de 2016

¿Dónde está el niño?

"Ventana abierta"


¿Dónde está el niño?


¿Dónde está el niño, José,
que lo echo en falta hace un rato...?

No te preocupes 
y estate tranquila, chiquilla,
que estará por ahí jugando,
en algún barrio de Sevilla.

Estará en el Salvador 
con una palma en su mano
jugando con los chiquillos 
por esa rampa saltando...

O estará en San Román,
que habrá ido a escuchar,
coplas y villancicos
que le cantan los gitanos...

Quizás habrá ido a San Gil,
a jugar con los "armaos",
vestido de plumas blancas,
jugando en sus murallas,
con Rosarios de Esperanza.


O estará en la Catedral,
que allí, seguro no se pierde,
que en cuanto Ella lo vea
su Madre, la de los Reyes,
de celeste lo habrá vestido
para que baile con los seises.

O tal vez en Santiago,
o en San Bernardo,
o a ver a Sor Ángela
a ese convento santo...
o a Santa Paula, o en Santa Inés,
o quizás a San Leandro,
a comerse unas yemitas,
que tú sabes que le gustan tanto...

Estará en Santa Cruz,
entre Judería de encanto...

O jugando en la "plazuela"
con capotillo en su mano
soñando con puerta grande
en el coso de su barrio.

O Habrá ido a Montesión,
a la Plaza de los Carros,
a jugar con las bolitas,
de las cuentas de un Rosario.

A lo mejor se ha ido a Triana
a cobijarse en su manto,
y consolar a su Estrella,
que llora y llora
de lágrimas de quebranto.

O a Pureza con su Esperanza
vestido de marinerito blanco...
o habrá ido al Altozano,
a la capilla del Carmen
para que lo monte en su barco.

Ya lo sé... va a estar en Santa Ana,
que es la casa de la abuela
porque su Madre del Rosario
le ha comprado un "costal blanco"
"pa" que sueñe con parihuelas.

O estará en el Alcázar
con querubines volando,
o "enredao" con algún niño
en una fuente del parque
poniéndose chorreando.

No te preocupes, Mujer,
que antes de anochecer,
estará de vuelta en el barrio.

Que el niño no se pierde
que viene una vez al año
y a cada sitio que vaya
allí lo estarán mimando.

Acuéstate ya, Mujer...
puedes dormirte tranquila,
descansa tú pues.

Que el niño... 
que el niño no se ha "perdio"
que estará por Sevilla jugando.







lunes, 22 de agosto de 2016

Busca siempre un motivo

"Ventana abierta"


Busca siempre un motivo


Busca siempre un motivo para que siga latiendo tu corazón, aunque se sienta cansado ya de tanto buscarle a la vida una razón…
Busca siempre un motivo para sonreír, aunque te duela en lo más profundo el alma y las lágrimas intenten a cada instante borrarte la sonrisa y hacerte desistir…
Busca siempre un motivo para perdonar a quién tanto te hirió; aunque esa persona no se atreva a dar ese gran paso de buscar y pedirte perdón…
Busca siempre un motivo para volver a amar, aunque sientas todos tus intentos fallidos y te sea tan difícil creer que existe para ti esa oportunidad…

Busca siempre un motivo para no perder la fe, aunque muchas veces no te sientas por Dios escuchado y creas que lo que has pedido con todas tus fuerzas no sucedió como tanto lo rezaste para que sucediera…
Busca siempre un motivo, para atreverte a dar ese paso hacia adelante y logres experimentar que eres capaz de alcanzar lo que te has trazado, aunque sientas que ya demasiado lo has intentado y has fallado…
Busca siempre un motivo para no rendirte y continuar, aunque hayas perdido todos los motivos que tenías y quieras dejarlo todo y renunciar…

Busca siempre una puerta abierta para retomar el camino, aunque se te cierren todas las puertas y sientas que conspira contra ti el mundo, y es veces cruel el destino…
Busca siempre un motivo para vencer lo que parecía invencible y hacer realidad lo que muchos creen imposible, mientras tengas razones que te hagan sentir que puedes lograrlo, verás que siempre existen motivos para creer en los milagros…

Busca siempre un motivo para hacer feliz a las personas que tienes a tu lado, no esperes a que se hayan ido para encontrar motivos para castigarte y lamentarte de no haberles dado lo que pudiste haberles regalado.
No busques tantos motivos para decir TE AMO a quien tanto has amado, que sea suficiente el sólo saber que esa persona es el regalo más hermoso que Dios te ha dado…

Busca siempre un motivo para no rendirte, ni dejar de creer… busca un motivo para no renunciar, ni retroceder… busca siempre un motivo para buscar a Dios y aferrarte a Él, busca siempre un motivo para no cansarte de esperar y sentir que algún día llegará a ti eso que tanto añora tu corazón…

Busca siempre un motivo para descubrir en cada día, la posibilidad de empezar de nuevo y reparar, de sanar heridas y recuperar, de soñar y luchar, de renovar y transformar, de permitirnos ser amados y amar…
Busca siempre un motivo para orar y con Dios hablar, ya sea para pedirle o reclamarle, agradecerle o simplemente hablarle, pero nunca pierdas esa hermosa oportunidad…

Busca siempre un motivo para dar lo mejor de ti y no dejar que se apague nunca esa llamita que te ilumina el camino y te hace sentir que no hay soledad ni oscuridad, porque siempre habrá alguien ahí…

Busca siempre un motivo y una inspiración, para hacer de la vida un poema, o una canción, llenar de colores el lienzo que tienes en el corazón, sacarle forma al barro de tu humanidad, aunque duela tener que romperlo para modelarlo y lograr ser la obra más hermosa con la que el Amigazo supo soñar…

Busca siempre un motivo y date siempre una nueva oportunidad, para vivir y experimentar en tu vida la verdadera paz que sólo Dios nos sabe dar…



domingo, 21 de agosto de 2016

Oración de Comunión Espiritual. Jesús nos envía por el mundo. 21 -agosto- 2016

"Ventana abierta"


Oración de Comunión Espiritual


Amigos/as. La Eucaristía es el Banquete del Reino, nos une con Cristo y es vínculo de unión entre nosotros. En ella -lo recordamos cada domingo- participamos realmente del Cuerpo y de la Sangre del Señor.
Por eso ahora, cuantos se encuentran aquí en "Ventana abierta. Seguir la Senda, y lo desean, podemos hacer nuestra Comunión Espiritual, uniéndonos a todos los hermanos del mundo.
"Señor, nos envías por el mundo para ser testigos de tu Buena Nueva, y nos recuerdas que nuestro testimonio no ha de sostenerse en aspiraciones humanas: "Hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos" -nos dices- pero a veces se nos olvidan tus palabras, y nuestros deseos nos empujan a querer ser más de los primeros; por eso en ocasiones  somos excluyentes con nuestros hermanos, porque los consideramos distintos, fuera de nuestro ámbito y de nuestros intereses.
Ayúdanos, Señor, a entender tus palabras y a hacerlas efectivas en nuestra vida.
Fortalece nuestras manos débiles, para tenderlas siempre hacia el hermano, sin exclusiones ni favoritismos.
Robustece nuestras rodillas vacilantes, para que con nuestra vida y nuestro testimonio sincero y consecuente, seamos testigos anunciadores de tu Buena Noticia para todos los hombres y en todas las circunstancias de nuestra vida.



lunes, 15 de agosto de 2016

SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN FIESTA DE LA VIRGEN DE LOS REYES. 15 -agosto- 2016

"Ventana abierta"


Homilía en la Solemnidad de la Asunción, fiesta de la Virgen 
-Ntra. Sra. de los Reyes.

Monseñor D. Juan José Asenjo Pelegrina. Arzobispo metropolitano de Sevilla.
S.I. Catedral de Santa María de la Sede, Sevilla.


SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN
 DE LA VIRGEN MARÍA A LOS CIELOS.


1. Celebramos la fiesta de Ntra. Sra. de los Reyes, patrona de Sevilla y de su Archidiócesis, en la solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen, el misterio de la glorificación y del triunfo de María. En esta solemnidad manifestamos nuestra certeza de que al final de su vida la Virgen no conoció la corrupción del sepulcro, sino que fue asunta inmediatamente al cielo en cuerpo y alma. Esta conciencia de que María fue asunta al cielo tiene su reflejo patente en los Padres de la Iglesia, en los escritos de los teólogos escolásticos y en toda la tradición medieval. Estalla, sin embargo, de forma incontenible en el Renacimiento y en la época barroca.

2. A partir del siglo XVI son incontables los pueblos y ciudades de España y de la América recién descubierta que se acogen a su patronazgo. Por ello, más de la mitad de los retablos de nuestras catedrales e iglesias, también el retablo mayor de nuestra Catedral, el más grande y hermoso de toda la cristiandad, están dedicados a la Santísima Virgen en el misterio de su Asunción, que es además la titular de un gran número de catedrales y cabildos españoles, también del cabildo sevillano.

3. La certeza del triunfo de María no decrece en los siglos posteriores, sino que va en aumento. Por ello, el día 1 de noviembre de 1950, con gran alegría de toda la cristiandad, el Papa Pío XII define solemnemente ser “dogma divinamente revelado que la inmaculada madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrestre, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celeste”, donde goza ya de la misma condición que, después de la resurrección de la carne, disfrutarán los bienaventurados.

4. Acabamos de responder a la Palabra de Dios con estas palabras del salmo 44: “De pie, a tu derecha está la reina enjoyada con oro”. Con ellas hemos manifestado nuestra convicción de que la Santísima Virgen, después de su asunción a los cielos, fue coronada por la Santísima Trinidad como reina y señora de todo lo creado. Así nos lo ha sugerido el libro del Apocalipsis, que cierra sus alentadoras visiones orientando nuestra mirada a María, la “mujer vestida de sol, con la luna por pedestal y coronada con doce estrellas”, sentada a la derecha de su Hijo en la gloria celestial (Apoc 12,1). También los Padres de la Iglesia ponderan esta verdad consoladora. Destaca entre ellos san Ildefonso de Toledo, el gran cantor de la realeza de María, a la que prodiga los títulos de Señora, Dueña, Dominadora y Reina. La liturgia llama también a MaríaReina del cielo, Reina y madre de misericordia.

5. María es reina por ser la madre del que es “Rey de reyes y señor de los señores” (Apoc 19,16). María es reina por haber cooperado activamente con su Hijo en la obra saludable de nuestra redención, al aceptar su dolor y su muerte y ofrecerla al Padre por la salvación de toda la humanidad. Por ello, el Concilio Vaticano II afirma con mucha concisión y claridad que María,“asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial, fue ensalzada por el Señor como reina del universo con el fin de que se asemejase de forma más plena a su Hijo, Señor de los señores y vencedor del pecado y de la muerte” (LG 62).

6. La coronación de María como reina del mundo, es para la humanidad peregrina que gime en este valle de lágrimas, signo de esperanza segura y de consuelo hasta que llegue el día del Señor(LG 68). Ella, como primera redimida por el misterio pascual de su Hijo, nos ha precedido en el reino prometido a los que, como ella, hacen de su vida un sí a Dios. Allí reinaremos con Cristo y con María (Apoc 22,5) y recibiremos la corona de gloria que no se marchita (1 Pet 5,4). Este es el destino feliz que nos aguarda, queridos hermanos y hermanas.

7. El misterio de la coronación de la Virgen nos desvela además la misión de María en la vida de la Iglesia y en nuestra propia vida. María es la mujer que hiere la cabeza de la serpiente en los umbrales de la historia y se nos muestra como garantía segura de victoria (Gén 3,15). María es la señal que da Dios al rey Acaz por medio de Isaías: una virgen dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Dios-con-nosotros (Is 7,13-15).

8. María es la señal magnífica y deslumbrante que llena por entero la apoteósica visión del capítulo 12 del Apocalipsis. En ella aparece un enorme dragón rojo, calificado como “la serpiente antigua, el llamado diablo y Satanás, el seductor del mundo entero” (Ap 12,9), en lucha perenne contra la humanidad. En el fragor de esta lucha se levanta el signo grandioso de la Virgen victoriosa sobre el gran dragón, que es entronizada como reina a la derecha de su Hijo. Con ello nos enseña san Juan que en la lucha espiritual entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte, entre el pecado y la gracia, es decisiva la ayuda de María a la Iglesia y a cada uno de los cristianos para lograr la victoria definitiva sobre el mal.

9. Desde las alturas de Dios María contempla a sus hijos. 
Como madre solícita, vela por nosotros, sostiene nuestro esfuerzo y alienta nuestra fidelidad. Nos lo dice la Escritura Santa. Nos lo dice también la tradición cristiana, la enseñanza perenne de la Iglesia y el sentido de la fe de nuestro pueblo, que siempre se ha acogido bajo el amparo de aquella que es abogada nuestra, auxilio de los cristianos, socorro y medianera entre Dios y los hombres.

10. La fiesta de Ntra. Sra. de los Reyes en la solemnidad de la Asunción y la coronación de la Virgen como reina y señora de todo lo creado, nos invita a coronar a la Virgen de los Reyes en nuestros corazones y en nuestras vidas. “La Virgen de los Reyes en el corazón” podría ser un buen lema para este día; “La Virgen de los Reyes en el corazón” de todos los sevillanos. Si, queridos hermanos y hermanas, pongamos a la Virgen de los Reyes en el centro de nuestros corazones y de nuestras vidas. Caminemos con ella, a la zaga de su huella, poniéndola como estandarte de nuestro camino en esta tierra. ¡Qué mejor compañía que la de María! Que en este día, con un gozo y un compromiso renovados, la Virgen de los Reyes sea el centro de nuestros pensamientos, el norte de nuestros anhelos, el apoyo de nuestras luchas, el bálsamo de nuestros sufrimientos y la causa redoblada de nuestras alegrías.

11. Con “La Virgen de los Reyes en el corazón”, nuestra vida se convertirá en un camino de conversión y de gracia, de reconciliación con Dios y con los hermanos, de fraternidad y servicio esmerado a los pobres y a los que sufren, y en un manantial de misericordia, santidad, dinamismo apostólico y fidelidad a nuestra vocación cristiana, meta final de esta fiesta que a todos nos llena de alegría.

12. En esta mañana, en que la Virgen nos mira con especial ternura, nos dirigimos a ella y la invocamos. 
Le pedimos por la Iglesia. Le pedimos por la persona e intenciones del Papa. 
Le pedimos por España en esta hora crucial. Que ella nos ayude a alumbrar días serenos, en los que prime la búsqueda generosa del bien común de todos los españoles. 
Le pedimos por nuestra Archidiócesis, por sus obispos, sus sacerdotes, consagrados y laicos. 
Le pedimos por Sevilla, que sostenga a sus autoridades en su servicio a la ciudad y que cuide de los pobres y de los que sufren. 
Le pedimos, por fin, que todos los que participamos en esta solemne Eucaristía seamos siempre fieles al amor a la Virgen de los Reyes. Guíanos a todos a amar, adorar y servir a Jesús, fruto bendito de tu vientre, ¡oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén.


viernes, 22 de julio de 2016

La gallinita. Poema de Gloria Fuertes.

"Ventana abierta"


Gloria Fuertes


La gallinita.


La gallinita, en el gallinero,
dice a su amiga
-cuánto te quiero.

Gallinita rubia
llorará luego, 
ahora canta:
-Aquí te espero.

"Aquí te espero,
poniendo un huevo",
me dio la tos 
y puse dos.

Pensé en mi ama,
¡qué pobre es!
Me dio penita...
¡y puse tres!

Como tardaste, 
esperé un rato
poniendo huevos,
¡y puse cuatro!

Mi ama me vende
a doña Luz.
¡Yo con arroz!
¡qué ingratitud!




miércoles, 13 de julio de 2016

El abuelo, el nieto y el burro. (Cuento o fábula) Sí

"ventana abierta"


El abuelo, el nieto y el burro.



Un abuelo y su nieto salieron de viaje con un burro. El nieto había pasado las vacaciones con su abuelo y ahora volvía a casa de sus padres para comenzar nuevamente el colegio. A ratos el abuelo o el nieto se subían en el burro y así iban haciendo el viaje más cómodo.

El primer día de viaje llegaron a un pueblo. En ese momento el abuelo iba sentado sobre el burro y el nieto iba caminando al lado.

Al pasar por la calle principal del pueblo algunas personas se enfadaron cuando vieron al viejo sobre el burro y al niño caminando. Decían:
- ¡Parece mentira! ¡Qué viejo tan egoísta! Va subido en el burro y el pobre niño a pie.

Al salir del pueblo, el abuelo se bajó del burro. Llegaron a otro pueblo. Como iban caminando los dos junto al burro, un grupo de muchachos se rió de ellos, diciendo:
- ¡Qué par de tontos. Tienen un burro y, en lugar de subirse en él, van los dos andando.

Salieron del pueblo, el abuelo subió al niño en el burro y continuaron el viaje.
Al llegar a otra aldea, la gente exclamó escandalizada:
- Qué niño más maleducado. Qué poco respeto. Va montado en el burro y el pobre viejo caminando a su lado.

En las afueras de la aldea, el abuelo y el nieto se subieron los dos a lomos del burro. Pasaron junto a un grupo de campesinos y estos les gritaron:
- ¡Sinvergüenzas! ¿Es que no tenéis corazón? Vais a reventar al pobre animal.

El anciano y el niño se cargaron al burro sobre sus hombros. De este modo llegaron al siguiente pueblo. La gente acudió de todas partes. Con grandes risotadas los pueblerinos se burlaban diciendo:
-¡Qué par de tontos! Nunca hemos visto gente tan tonta. Tienen un burro y, en lugar de subirse en él lo llevan a cuestas.

Al salir del pueblo, el abuelo después de pensar un buen rato, le dijo a su nieto:
-Ya ves que hay que tener opinión propia y no hacer mucho caso de lo que diga la gente.


domingo, 10 de julio de 2016

Oración de Comunión Espiritual. El Buen Samaritano. 10 - Julio - 2016.

"Ventana abierta"


Oración de Comunión Espiritual.


A todos aquellos estimados seguidores de este mi humilde blog, y todos los que entren esporádicamente a él, sean bienvenidos; y si lo desean, podemos hacer conjuntamente como cada domingo, en el Día del Señor, nuestra Comunión Espiritual, mostrando así, nuestro deseo de recibir el Cuerpo de Cristo.


"Jesús, Buen Samaritano, que viviste aliviando el sufrimiento de quienes encontrabas en el camino, como expresión de la misericordia del Padre.
Nuestro mundo arde en deseos de eternidad, pero el camino de la vida es largo y tortuoso: hay violencia, desgracia y desesperanza.
Nuestro mundo sufre.
Ayúdanos a bajar a lo profundo del corazón, donde habitan las carencias y se descubren las necesidades, donde se escucha el grito del dolor, la voz de quien sufre y necesita.
Danos entrañas de misericordia para que no demos rodeos ante los que sufren, y sepamos caminar con los ojos abiertos para ayudar a quienes nos necesitan.
Haznos, Señor; buenos samaritanos, para que el mundo descubra en nuestra vida el rostro misericordioso del Padre".



jueves, 7 de julio de 2016

El gran milagro de Dios.

"Ventana abierta" 


El gran milagro de Dios


Tú, que eres un ser humano, eres Mi Milagro. Y eres fuerte, capaz, inteligente y lleno de dones y talentos
Encuéntrate, acéptate, anímate. Y piensa que desde este momento puedes cambiar tu vida para bien, si te lo propones y te llenas de entusiasmo.
Eres Mi creación más grande. No temas comenzar una nueva vida. No te lamentes, no te quejes, no te atormentes, no te deprimas. ¿Cómo puedes temer si eres Mi milagro? Eres único. Nadie es igual a ti. Eres libre. Te hice libre. En ti está el poder de no atarte a las cosas. Las cosas no hacen la felicidad. Te hice perfecto para que aprovecharas tu capacidad y no para que te destruyas con las torpezas.
Te di el poder de pensar. Te di el poder de amar. Te di el poder de reír, de crear, de planear, de hablar.
Te di el dominio de elegir tu propio destino usando tu voluntad. ¿Qué has hecho de esas tremendas fuerzas que te di? No importa. De hoy en adelante olvida tu pasado, usando sabiamente ese poder de elección. Elige amar en vez de odiar. Reír en vez de llorar. Crear en lugar de destruir. Perseverar en lugar de renunciar. Alabar en lugar de criticar. Vivir en lugar de morir. Aprende a sentir mi presencia en cada acto de tu vida. Crece cada día un poco más en optimismo y en esperanza. Deja atrás los miedos y los sentimientos de derrota. Yo estoy a tu lado siempre. Llámame, acuérdate de Mí. Vivo en ti desde siempre y siempre te estoy esperando para amarte. Si has de venir hacia Mí un día...que sea hoy, en este momento. Trata de volverte niño, simple, inocente, generoso, con capacidad de asombro y capacidad para conmoverte ante la maravilla de sentirte humano. No te olvides que eres Mi milagro, que te quiero feliz, con misericordia, con piedad. Y si eres Mi milagro, entonces usa tus dones y cambia tu ambiente contagiando esperanza y optimismo sin temor porque Yo estoy a tu lado.
DIOS.




¿Cómo pedimos al Señor?

"Ventana abierta"

¿Cómo pedimos al Señor?

La mayoría de veces nosotros pedimos al Señor y oramos pidiéndole para que nuestra petición se nos cumpla, pero en el transcurso de ese camino no dejamos que Dios haga su obra en nosotros, nos es imposible dejárselo en sus manos, siempre estamos haciendo nuestra voluntad y no la de Él. 
Sé que una de las cosas más difíciles para cada uno de nosotros es entregarle esa necesidad, problema o cualquiera que se llame en las manos de Dios, a veces lo hacemos pero... no como debería de ser siempre estamos recordando y con el deseo que rápidamente se cumpla.
En San Juan 5:14-15 " Y está es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho".
Claramente el Señor nos muestra que si tenemos confianza en él, de antemano tenemos que saber que nos responderá. Solamente nos tocará esperar en su tiempo.


miércoles, 6 de julio de 2016

Ángeles sin alas

"Ventana abierta"


ÁNGELES SIN ALAS

Les voy a contar una historia, sobre unos ángeles sin alas que están en la tierra para hacer felices a los niños: ellos parecen personas comunes y corrientes, con vidas como la de cualquiera y un aspecto nada fuera de lo común...., pero si te asomas a su mirada verás un mundo de mimos, de sonrisas compartidas, de idas a la plazuela, de secretos cómplices…

Sus manos gastadas albergan barquitos de papel, tortas caseras, collares de fideos pintados, vestiditos de muñecas y un puñado grande de golosinas, (además claro está) de ser expertas en caricias…

Sus rostros arrugados, reflejan ternura, paciencia, templanza y la infinita sabiduría de los años vividos, que para los niños son fundamental enseñanza…

Sus corazones laten al ritmo de canciones de cuna, de suaves gorjeos y de cuentos contados mil veces…

Sus piernas cansadas nunca lo están tanto como para no poder tirarse en el suelo a jugar "a los cochecitos" o "a jugar a la casita y tomar el café"…
Pero sin duda es en su alma donde está guardada su esencia, un amor inagotable, incondicional, completo, el motor de todas sus actividades, el motivo supremo de su existencia.
Esos ángeles sin alas que alguna vez guiaron nuestros pasos inseguros, que nos formaron como personas y nos enseñaron a ser padres, esos ángeles sin alas que hoy velan por nuestros hijos, son los ABUELOS.

DEDICADO A TODOS LOS ABUELOS DEL MUNDO.

lunes, 4 de julio de 2016

Oración de Comunión Espiritual. Jesús envía a los 72, y también nos envía a nosotros. 3 -Julio- 2016.

"Ventana abierta"


Oración de Comunión Espiritual


La Eucaristía es el Banquete del Reino, nos une con Cristo y es vínculo de unión entre todos nosotros. En ella participamos realmente del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Por eso ahora, si así lo desean, es momento propicio de hacer nuestra Comunión Espiritual, uniéndonos a todos los hermanos y hermanas del mundo.


"Señor, nos envías por el mundo para ser testigos  de tu Buena Noticia, de tu Buena Nueva, y nos pides que llevemos a todos la Paz que Tú nos das.
Ayúdanos cada día a responder con fidelidad a tu encargo.
Pues sí, Señor, sabemos que la mies es mucha y los obreros pocos.
Ayúdanos a salir a los caminos del mundo, libres de ataduras y libres de nosotros mismos, porque sabemos que sólo así, podemos corresponder a tu mandato.
Nos envías sin nada, como misioneros de la misericordia, para que lo demos todo.
Qué gran paradoja, pero sin embargo, qué gran misión.
Nos pides que nos demos a nosotros mismos, y nos garantizas que encontraremos la paz. Gracias porque no nos envías solos, porque estás con nosotros y nos acompañas siempre".



sábado, 2 de julio de 2016

Cruce de caminos. de Miguel de Unamuno.

"Ventana abierta"

CRUCE DE CAMINOS
de Miguel de Unamuno


Entre dos filas de árboles, la carretera piérdese en el cielo, sestea un pueblecillo junto a un charco, en que el sol cabrillea, y una alondra señera, trepidando en el azul sereno, dice la vida mientras todo calla. El caminante va por donde dicen las sombras de los álamos; a trechos para y mira, y sigue luego.
Deja que oree el viento su cabeza blanca de penas y años, y anega sus recuerdos dolorosos en la paz que le envuelve.
De pronto, el corazón le da rebato, y se detiene temblando cual si fuese ante el misterioso final de su existencia. A sus pies, sobre el suelo, al pie de un álamo y al borde del camino, una niña dormía un sueño sosegado y dulce. Lloró un momento el caminante, luego se arrodilló, después sentose, y sin quitar sus ojos de los ojos cerrados de la niña, le veló el sueño. Y él soñaba entretanto.
Soñaba en otra niña como aquella, que fue su raiz de vida, y que al morir una mañana dulce de primavera le dejó solo en el hogar, lanzándole a errar por los caminos, desarraigado.
De pronto abrió los ojos hacia el cielo la que dormía, los volvió al caminante, y cual quien habla con un viejo conocido, le preguntó:
"¿Y mi abuelo?"
Y el caminante respondió:
"¿Y mi nieta?"
Miráronse a los ojos, y la niña le contó que, al morírsele su abuelo, con quien vivía sola -en soledad de compañía solos-, partió al azar de casa, buscando... no sabía qué...: más soledad acaso.
-Iremos juntos; tú a buscar a tu abuelo; yo, a mi nieta -le dijo el caminante.
-¡Es que mi abuelo se murió! -dijo la niña.
-Volverán a la vida y al camino -contestó el viejo.
-Entonces vamos... ¿vamos?
-¡Vamos, sí, hacia adelante, hacia levante!
-No, que así llegaremos a mi pueblo y no quiero volver, que allí estoy sola. Allí sé el sitio en que mi abuelo duerme. Es mejor al poniente, todo derecho.
-¿El camino que traje? -exclamó el viejo-. ¿Volverme dices? ¿Desandar lo andado? ¿Volver a mis recuerdos? ¿Cara al ocaso? ¡No, eso nunca! ¡No, eso sí que no, antes morirnos!
-¡Pues entonces...por aquí, entre las flores, por los prados, por donde no hay camino! 
Dejando así la carretera fueron campo traviesa, entre floridos campos -magarzas, clavelinas, amapolas-, adonde Dios quisiera.
Y ella, mientras chupaba un chupamieles con sus labios de rosa, le iba contando de su abuelo cómo en las largas veladas invernizas le hablaba de otros mundos, del Paraíso, de aquel diluvio de Noé, de Cristo...
-¿Y cómo era tu abuelo?
-Casi era como tú, algo más alto...; pero no mucho, no te creas..., viejo..., y sabía canciones.
Calláronse los dos, siguió un silencio y lo rompió el anciano dando a la brisa que iba entre las flores este cantar:

Los caminos de la vida
van del ayer al mañana,
mas los del cielo, mi vida,
van al ayer del mañana.

Y al oirle, la niña dio a los cielos como una alondra, esta fresca canción de primavera:

Pajarcito, pajarcito,
¿De dónde vienes?

El tu nido, pajarcito,
¿ya no le tienes?

Si estás solo, pajarcito,
¿Cómo es que cantas?

¿A quién buscas, pajarcito,
cuando te levantas?

-Así era como tú, algo más chica -dijo llorando el viejo-; así era como tú... como estas flores...
-¡Cuéntame de ella, pues, cuéntame de ella!
Y empezó el viejo a repasar su vida, a rezar sus recuerdos, y la niña a su veza ensimismárselos, a hacerlos propios.
"Otra vez..." -empezaba él, y ella, cortándole, decía:
"¡Lo recuerdo!"
-¿Que lo recuerdas, niña?
-Sí, sí todo eso me parece cual si fuera algo que me pasó, como si hubiese vivido yo otra vida.
-¡Tal vez! -dijo el anciano pensativo.
-Allí hay un pueblo: ¡mira!
Y el caminante vio en una loma humo de hogares. Luego, al llegar a su espinazo, al fondo, un pueblecillo agazapado en rolde de una pobre espadaña, cuyos dos huecos con sus dos chilejas, cual dos pupilas, parecían mirar al infinito. En el ejido, un zagalejo rubio cuidaba de unos bueyes que bebían en una charca, que, cual si fuese un desgarrón de tierra, mostraba el cielo soterraño, y en este otro dos bueyes -dos bueyes celestiales- que venían a contemplar sus sombras pasajeras o darles nueva vida acaso.
-Zagal, ¿aquí hay donde hacer noche, dime? -preguntó el viejo.
-¡Ni a posta! -dijo el mozo-. Esa casa de ahí está vacía; sus dueños emigraron, hoy sirve nada más que de guarida para alimañas. Pan, vino y fuego aquí nunca se niega al que viene de paso en busca de su vida.
-¡Dios os lo pagará, zagal, en la otra!
Durmiéronse arrimados y soñaron, el viejo, en el abuelo de la niña, y ella, en la nietecita que perdiera el pobre caminante.
Al despertar miráronse a los ojos, y como en una charca sosegada que nos descubre el cielo soterraño, vieron allí, en el fondo, sus sendos sueños. .
 -Puesto que hay que vivir, si nos quedáramos en esta casa... ¡La pobre está tan sola! -dijo el viejo.
-Sí, si: la pobre casa... ¡Mira, abuelo, que el pueblo es tan bonito! Ayer el campanario de la iglesia nos miraba muy fijo, como yendo a decir...
En este punto sonaron las chilejas. "Padre nuestro que estás en los cielos..." Y la niña siguió: "¡Hágase tu voluntá así en la tierra como en el cielo!" Rezaron a una voz. Y salieron de casa, y les dijeron: "Vosotros, ¿qué sabéis hacer?, ¡veamos!"
El viejo hacía cestas, componía mil cosas estropeadas; sus manos eran ágiles; industrioso su ingenio.
Sentábanse al arrimo de la lumbre: la niña hacía el fuego, y cuidando de la olla le ayudaba. Y hablaban de los suyos, de la otra vida y de aquel otro abuelo. Y era cual si las almas de los otros, también desarraigadas, errantes por las sendas de los cielos, bajasen al arrimo de la lumbre del nuevo hogar. Y les miraban silenciosas, y eran cuatro y no dos. O más bien eran dos, mas dos parejas. Y así vivían doble vida: la una, vida del cielo, vida de recuerdos, y la otra, de esperanzas de la tierra. Íbanse por las tardes a la loma, y de espaldas al pueblo veían sobre el cielo destacarse, allá en las lejanías, unos álamos que dicen el camino de la vida. Volvíanse cantando.
Y así pasaba el tiempo hasta que un día -unos años más tarde-oyó otro canto junto a casa el viejo.
-Dime, ¿quién canta esa canción, María?
-Acaso el ruiseñor de la alameda...
-¡No, que es cantar de mozo!
Ella bajó los ojos.
-Ese canto, María, es un reclamo. Te llama a ti al camino y a mí a morir. ¡Dios os bendiga, niña!
-¡Abuelito! ¡Abuelito! -y le abrazaba, cubríale de besos, le miraba a los ojos cual buscándose.
-¡No, no, que aquella se murió, María! ¡También yo muero!
-No quiero, abuelo, que te mueras; vivirás con nosotros...
- ¿Con vosotros me dices? ¿Tu abuelo? Tu abuelo, niña, se murió. ¡Soy otro!
-¡No, no; tú eres mi abuelo! ¿No te acuerdas cuando yo, al despertar sola y contarte cómo escapé de casa, me dijiste: Volverán a la vida y al camino? ¡ Y volvieron!
-Volvieron al camino, sí, hija mía, y a él nos llama esa canción del mozo. ¡Tú con él, mi María; yo... con ella!
-¡Con ella, no! ¡Conmigo!
-¡Sí, contigo! Pero... ¡con la otra!
-¡Ay, mi abuelo, mi abuelo!
-¡Allí te aguardo! ¡Dios os bendiga, pues por ti he vivido!
Muriose aquella tarde el pobre anciano, el caminante que alargó sus días; la niña, con los dedos que cogían flores del campo -magarzas clavelinas, amapolas- le cerró ambos los ojos, guardadores de ensueño de otro mundo; besole en ellos, lloró, rezó, soñó, hasta que oyendo la canción del camino se fue a quien le llamaba.
Y el viejo fue a la tierra: a beber bajo de ella sus recuerdos.