ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

domingo, 17 de diciembre de 2017

Soy Candelita. Tercer Domingo de Adviento.

"Ventana abierta"


Soy Candelita


Candelita, al inicio de la Eucaristía,  nos hacía la siguiente invitación:
Hola, soy Candelita, la hermana de Candelón.
Soy muy pequeñita y pronto desapareceré, porque la gran Luz del Nacimiento está ya muy próxima.


No destaco mucho, pero soy especialista en escuchar y acoger la Buena Noticia.
Mi corazón está abierto, como el de María, a la Palabra de Dios.


En estos días tan cercanos a la Navidad de Jesús me preparo con la oración y atendiendo a las personas que me necesitan.
Te invito a que acojas en tu corazón al Niño que viene. 
¿Estás dispuesto?

Santa Isabel, la prima de maría, portando en su regazo a Juan Bautista bebé. 



Isabel nos ha invitado a tener la actitud de escucha, acogida y disponibilidad de María.
Isabel, que iba muy deprisa para Belén, le ha llevado a su prima esta canción:
Mamá maría tiene un corazón.
Es una puerta donde llama Dios, ¡pon, pon!
Ella le escucha con mucha atención.
Mamá maría quiere mucho a Dios.


miércoles, 13 de diciembre de 2017

El regalo más exquisito del "Chef Mago"

"Ventana abierta"



El regalo más exquisito del 
"Chef Mago"


Ingredientes:
- Un kilo de amor.
- 500 gramos de creatividad.
- Un vaso de fe.
- Dos cucharadas de alegría.
- Un puñado de fraternidad.

Utensilios:
Únicamente se necesita un corazón grande, limpio, generoso.
¡¡¡Dónde vas!!!
El tuyo sirve, no busques más...

Elaboración:
1. Extiende el kilo de amor en tu corazón. Es el ingrediente fundamental. Y es que sin amor despídete de hacer un regalo"como Dios manda". Visualiza a la persona que va a disfrutar del regalo...¿Ya? Ahora pregúntate: "¿La quiero? ¿Es el amor el que me lleva a hacerle el regalo? ¿O es puro cumplimiento: cumplo y miento?"

2. Echa sobre la masa de amor los 500 gramos de creatividad para evitar que se formen grumos de rutina.
Utiliza tu ingenio para sorprender a tu gente. Recuerda que un regalo, por muy valioso que sea (económicamente), no es, en absoluto, sinónimo de buen regalo, ni garantía de que le vaya a gustar.

3. Vierte el vaso de fe sobre la masa resultante. Confía en el Niño Dios, confía en ti mismo: el regalo va a salir buenísimo; es la magia de la Navidad... ¡Adelante!

4. derrama las dos cucharadas de alegría. Es contagioso. Si tú preparas el regalo con optimismo, con alegría, la persona que lo va a degustar lo recibirá con la misma actitud. ¡Ojo! Pues también sucede lo contrario: si lo haces con pesimismo, con desgana, el regalo irá directamente al cuarto de los cachivaches.

5. Finalmente espolvorea el puñado de fraternidad. Será la guinda perfecta. Convertirás este año a las personas que vayan a recibir tus regalos (sin necesidad de ser padre, madre, hijo o familiar) en hermanos... ¡Y eso no tiene precio!


domingo, 10 de diciembre de 2017

Oración de Comunión Espiritual. Segundo Domingo de Adviento. 10 - Diciembre - 2017.

"Ventana abierta"


Oración de Comunión Espiritual


Segundo Domingo de Adviento


Estimad@s amig@s, tod@s aquell@s que lo sientan y quieran participar, pueden unirse para hacer nuestra Comunión Espiritual. Es el deseo de recibir al Señor.
Rellenemos los valles, allanemos los montes preparando así el camino Al que ya se acerca.

"Sigo mi camino del Adviento con la Iglesia, preparando tu Navidad. En este camino, Tú, Señor, mandas abajarse los montes elevados, llenar los barrancos, igualar los senderos.
Tú nos guías a la Luz de tu Gloria con Justicia y Misericordia.

Me abres, Señor, un Camino con tu Palabra que llega a mis oídos y que escucho a veces sin entusiasmo y distraído, esta Palabra tan fuerte que transforma mi vida en historia de salvación.

Me abres un Camino, y porque sé que estás en él, sigo adelante; muchas veces tentado de abandonar, porque me encuentro con las montañas de mi orgullo, con los valles de mis pecados, igualas mi camino con tu infinita misericordia.

Me abres un Camino con tu voz, que sigue gritando en tantos desiertos que encuentro a mi alrededor, lugares vacíos que no sé cómo llenar.
Tus palabras, Señor, y tu presencia eucarística, siguen dándome ánimo para seguir adelante en este caminar que me procuras en la confianza, que al final me encuentres en paz, inmaculado e irreprochable".


La vela Manuela.

"Ventana abierta"


La vela Manuela


Fernando Cordero SS.CC.

La vela del día de la Natividad del Señor se llama Manuela. Ella nos trae un mensaje muy, pero que muy especial:
Hola, soy la vela Manuela, aunque mi verdadero nombre es Enmanuela, porque llevo en mi regazo al Enmanuel, LUZ para todas las personas de buena voluntad, alegría para los corazones sedientos de amor y de paz. 
Soy hermana de todos los que se sienten hermanos, de los que con su llama ponen calor a tantas situaciones de injusticia y pobreza en el mundo.
Soy la vela más grande del planeta, porque Jesús, el Mesías, está en mis brazos y eso ¡no se puede aguantar! ¡Soy tan feliz! ¡Te invito a que transmitas con alegría inmensa el Nacimiento del Señor!

Os deseo a todos la felicidad que nadie nos puede quitar, porque es chiquita y grande, como este bebé que ha revolucionado la historia. ¡Alégrate conmigo!

jueves, 7 de diciembre de 2017

Oración al Niño Jesús recién nacido- Sor Emmanuel

"Ventana abierta"


Rosas para la Gospa


Oración al Niño Jesús recién nacido- Sor Emmanuel


«¡Háganlo sin demora! La Virgen quiere que lo dispongamos para que nos ayude a calar hondo en nuestra espera del Niño Dios y nos preparemos para la celebración su cumpleaños. Cuando estaba en Malasia, el P. Nick me pidió que escribiera una oración al Niño Jesús recién nacido. Se las comparto aquí para que puedan leerla en familia durante los 9 días posteriores a la Navidad. De esta manera permitirán que el Niño Jesús nazca en sus corazones y permenezca allí con gozo. Él les inspirará obras de misericordia para que ustedes las realicen de parte suya. ¡Esta será una buena manera de consolar el corazón de su Mamá!

¡Niñito Jesús, te amo! Cuando te contemplo, te veo tan pequeño, tan inocente, tan vulnerable… y sin embargo eres mi Señor y mi Dios. Junto con María, José y los pastorcitos de Belén también yo vengo a adorarte. ¡Haz de mi corazón un pequeño pesebre y ven a habitar en mí!


Niñito Jesús, Herodes quería matarte, a ti que venías a salvarnos. Presérvame de todo pecado y de cuanto pueda causarte tristeza en mi vida. Colma mi alma de amor y de esta paz divina a la que tanto aspiro. ¡Cómo quisiera tomarte en brazos como María, tu Madre y cubrirte de dulces besos!
Temblabas de frío en el invierno de Belén, y yo quiero calentarte con los cantos de mi alma. Que cada uno de mis secretos actos de amor sea para ti como una pequeña briznita de heno que te abrigue y dé calor.

Presérvanos de Satanás, no permitas que siembre el odio y la división en nuestras familias. Ven a crear nuevamente el mundo. ¡Que el mal quede aniquilado frente a tu inocencia!
Te lo ruego, Niño Jesús, cura las heridas de mi corazón y sana mis enfermedades. Divino Pastorcito, que tu bendición permanezca siempre sobre nosotros. Condúcenos a todos por el camino de la salvación.
¡Querida Gospa, contigo esperamos ansiosamente la venida de tu Hijo! Danos un deseo ardiente de su venida, esa ansia que arde en tu Corazón maternal. Haz que seamos creativos en el amor para poder consolarte y secar así tus lágrimas!»

© Children of Medjugorje del mes de diciembre de 2016

miércoles, 6 de diciembre de 2017

7º Aniversario de la creación de este blog. "Seguir la senda. Ventana abierta".

"Ventana abierta


7º Aniversario de la creación de este blog. 
"Seguir la senda. Ventana abierta".



Estimados amigos y amigas, seguidores de éste mi humilde blog. Hoy día de nuestra Constitución Española, se cumplen siete años de su creación.


Muy agradecida por estos siete años en comunión con todos vosotros. Unos años de cercanía y cariño que tod@s ustedes me han demostrado y brindado incansablemente.
Yo a la recíproca, les envío mi más sincero reconocimiento y lealtad por todos estos años, y todos los que si Dios quiere, le seguirán. 



Lo celebramos virtualmente endulzándonos con esta tarta, en conmemoración de su afecto, simpatía y fidelidad en todo este tiempo.


Les deseo una muy feliz Navidad y un Año Nuevo 2018 -que ya se acerca a pasos agigantados- lleno de prosperidad y de los bellos dones del Señor en el recuerdo de su nacimiento.


Un abrazo enorme para tod@s y decirles que es un privilegio contar con su amistad y seguimiento, y que espero perdure mientras yo siga aquí, proporcionándoles historias, imágenes, y toda clase de escritos que les satisfagan de alguna manera, y si es así, yo ya me daré por satisfecha.


Vuestra amiga incondicional: 
Mª de los Ángeles Grueso. (Angelita)


domingo, 3 de diciembre de 2017

San Francisco Javier.

"Ventana abierta"



San Fco Javier.
Nuestras felicitaciones a la gran familia de Jesuitas.
Son muchas las obras, sobre todo educativas, que los Jesuitas dirigen en el mundo, también, cómo no, en Sevilla.
¡¡¡Felicidades!!!


Resumen
Hoy 3 de diciembre es la festividad de San Francisco Javier, nació en 1506 en la localidad navarra de Javier, cursó sus estudios en la Universidad de París, y allí coincidió con San Ignacio de Loyola con quien trabaja, la Fundación de la Compañía de Jesús, iniciando así una incansable labor de evangelización.
Su periplo lo llevará por medio mundo desde el Cabo de Nueva Esperanza, hasta la India o Japón, dejando profundas huellas en todas las ciudades por las que pasó. Esta misión lo llevó a las puertas de la China, donde murió el año 1552.
Sus restos descansan en la Iglesia del Buen Jesús en la isla de Goa.


San Francisco Javier es Patrón de las Misiones y de la Comunidad Foral de Navarra.


Oración de Comunión Espiritual. Primer domingo de Adviento. 3 - diciembre - 2017

"Ventana abierta"


Oración de Comunión Espiritual


Primer Domingo de Adviento


Estimados amigos, Cristo Jesús, al que esperamos, viene ya a nosotros en este sacramento de la Eucaristía, y aunque no somos dignos, con humildad nos acercamos a Él.
Hagamos juntos la Comunión Espiritual, si así lo desean, uniéndonos uniéndonos de este modo a todos los hermanos del mundo.
"Padre, con el inicio del Adviento y del Año Litúrgico, me pones en tu amor de nuevo en camino, camino hacia Jesús, tu Hijo que viene, y viene a salvarnos.
Te doy gracias por este tiempo que, un año más me regalas para poder acogerte. 
Aleja de mi la pereza, la desgana, el pensar que otra vez vuelve lo mismo.
Ayúdame a vencer mi tibieza, que me lleva a sentir que no te amo bastante, mi ignorancia que piensa que ya te conozco lo suficiente, la rutina que me hace creer que nada nuevo descubriré en tu compañía.
Pastor de Israel, despierta tu poder y ven a salvarme, dame vida para que invoque tu nombre. 
Tú el Alfarero de este pobre barro, que quiere ser modelado por la ternura, la caricia de tus manos, que alerta prepare tu llegada, que vele aguardando tu manifestación gloriosa.
Mantenme firme hasta el final, aviva en mí el deseo de salir al encuentro de Cristo con mis buenas obras, para poseer tu Reino para siempre.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Cuento de Navidad

"Ventana abierta"


Cuento de Navidad 


(Por Ray Bradbury)

El día siguiente sería Navidad y, mientras los tres se dirigían a la estación de naves espaciales, el padre y la madre estaban preocupados. Era el primer vuelo que el niño realizaría por el espacio, su primer viaje en cohete, y deseaban que fuera lo más agradable posible.
Cuando en la aduana les obligaron a dejar el regalo porque pasaba unos pocos kilos del peso máximo permitido y el arbolito con sus hermosas velas blancas, sintieron que les quitaban algo muy importante para celebrar esa fiesta.
El niño esperaba a sus padres en la terminal. Cuando estos llegaron, murmuraban algo contra los oficiales interplanetarios.
— ¿Qué haremos?
— ¿Nada, qué podemos hacer?
— ¡Al niño le hacía tanta ilusión el árbol!
L a sirena aulló, y los pasajeros fueron hacia el cohete de Marte. La madre y el padre fueron los últimos en entrar. El niño iba entre ellos. Pálido y silencioso.
— Ya se me ocurrirá algo —dijo el padre.
— ¿Qué...? —preguntó el niño.
El cohete despegó y se lanzó hacia arriba al espacio oscuro. Lanzó una estela de fuego y dejó atrás la Tierra, un 24 de diciembre de 2052, para dirigirse a un lugar donde no había tiempo, donde no había meses, ni años, ni horas. Los pasajeros durmieron durante el resto del primer "día".
Cerca de medianoche, hora terráquea según sus relojes neoyorquinos, el niño despertó y dijo:
— Quiero mirar por el ojo de buey.
— Todavía no -dijo el padre—. Más tarde.
— Quiero ver dónde estamos y a dónde vamos.
— Espera un poco -dijo el padre.
E l padre había estado despierto, volviéndose a un lado y a otro, pensando en la fiesta de Navidad, en los regalos y en el árbol con sus velas blancas que había tenido que dejar en la aduana. Al fin creyó haber encontrado una idea que, si daba resultado, haría que el viaje fuera feliz y maravilloso.
— Hijo mío —dijo—, dentro de medía hora será Navidad.
La madre lo miró consternada; había esperado que de algún modo el niño lo olvidara.
El rostro del pequeño se iluminó; le temblaron los labios.
— Sí, ya lo sé. ¿Tendré un regalo?, ¿tendré un árbol? Me lo prometisteis.
— Sí, sí. todo eso y mucho más —dijo el padre.
— Pero... —empezó a decir la madre.
— Sí —dijo el padre—. Sí, de veras. Todo eso y más, mucho más. Perdón, un momento. Vuelvo pronto. Los dejó solos unos veinte minutos. Cuando regresó, sonreía.
— Ya es casi la hora.
— ¿Puedo tener un reloj? —preguntó el niño.


Le dieron el reloj, y el niño lo sostuvo entre los dedos: un resto del tiempo arrastrado por el fuego, el silencio y el momento insensible.
— ¡Navidad! ¡Ya es Navidad! ¿Dónde está mi regalo?
— Ven, vamos a verlo —dijo el padre, y tomó al niño de la mano.
Salieron de la cabina, cruzaron el pasillo y subieron por una rampa. La madre los seguía.
— No entiendo.
— Ya lo entenderás —dijo el padre—. Hemos llegado.
Se detuvieron frente a una puerta cerrada que daba a una cabina. El padre llamó tres veces y luego dos, empleando un código. La puerta se abrió, llegó luz desde la cabina, y se oyó un murmullo de voces.
— Entra, hijo.
— Está oscuro.
— No tengas miedo, te llevaré de la mano. Entra, mamá.
Entraron en el cuarto y la puerta se cerró; el cuarto realmente estaba muy oscuro. Ante ellos se abría un inmenso ojo de vidrio, el ojo de buey, una ventana de metro y medio de alto por dos de ancho, por la cual podían ver el espacio. el niño se quedó sin aliento, maravillado. Detrás, el padre y la madre contemplaron el espectáculo, y entonces, en la oscuridad del cuarto, varias personas se pusieron a cantar.
— Feliz Navidad, hijo —dijo el padre.
Resonaron los viejos y familiares villancicos; el niño avanzó lentamente y aplastó la nariz contra el frío vidrio del ojo de buey. Y allí se quedó largo rato, simplemente mirando el espacio, la noche profunda y el resplandor, el resplandor de cien mil millones de maravillosas velas blancas.


jueves, 30 de noviembre de 2017

Dos hermanos. Cuento sobre la bondad .

"Ventana abierta"


Dos hermanos


Cuando su padre murió, dos hermanos, llamados Jacinto y Rosendo, heredaron sus tierras. Para obrar con prudencia las dividieron en partes iguales y cada uno se dedicó a las tareas de labranza y cultivo del maíz.

Pasaron los años. Jacinto se casó y tuvo seis hijos. Rosendo permaneció soltero. A veces no podía dormir pensando algo que le preocupaba. "No es justo que estas tierras estén divididas a la mitad. Jacinto tiene seis hijos que debe alimentar, vestir y educar. Yo no tengo familia, el necesita más maíz que yo".

De este modo, una madrugada decidió ir a su propio depósito. Tomó cuatro pesados costales y cargándolos, atravesó la colina que separaba su rancho del de Jacinto. Entró a escondidas al depósito de éste y allí los dejó. Rosendo regresó a su casa pensando, feliz, que sus sobrinos estarían mejor. Durmió profundamente.

Por aquellos días Jacinto también estaba preocupado: "No es justo que estas tierras estén divididas a la mitad. Rosendo no tiene familia. Cuando yo llegue a viejo mis seis hijos nos cuidaran a mi esposa y a mí. Pero a él ¿Quién le dará sustento? Debería tener más maíz que yo para vivir tranquilo en su ancianidad" -pensaba.
De este modo, en la misma madrugada, pero a una hora distinta, tomó cuatro costales de maíz. Cargándolos, los llevó y los dejó en el depósito de Rosendo.

Regresó a su casa pensando, feliz, que su hermano estaría mejor. Durmió profundamente.
Al día siguiente uno y otro quedaron sorprendidos al comprobar que tenían la misma cantidad de maíz que la noche anterior.

Cada uno, por su lado, pensó: "tal vez no llevé la cantidad que supuse. Esta noche llevaré más" Y así lo hicieron aquella madrugada.

Cuando salió el sol se sintieron más perplejos que antes pues hallaron la misma cantidad de siempre, ni un costal menos. "¿Qué está pasando?" -se decía cada uno- "¿Acaso lo soñé?". Decidido a no caer en la misma situación Rosendo llenó un pequeño carro con doce costales. Jacinto hizo lo mismo. Con dificultades, fueron tirando de él por la colina, antes de apuntar el alba.

Cada uno subía por su lado de la colina. Cuando Rosendo se hallaba casi en la cima alcanzó a ver una silueta bajo la luz de la Luna, que venía de la otra dirección. A Jacinto le pasó lo mismo ¿De quién podría tratarse? ¿Era, tal vez, un cuatrero? ¿Se trataba, quizás, de un forajido?

Cuando los dos hermanos se reconocieron entendieron qué había pasado. Durante las noches anteriores sólo habían estado intercambiando costales de maíz entre un deposito y otro. Sin decir palabras dejaron sus cargas a un lado y se dieron un largo y fuerte abrazo.

 (Adaptación de un cuento judío)

Mensaje: Para practicar la bondad, no actúes de manera automática en ningún caso. Aunque sea por unos instantes haz un alto y reflexiona sobre lo que ocurre a tu alrededor, en tu casa, en tu escuela, en tu trabajo, en tu país. Si sientes el impulso de ayudar, hazlo. Prepárate para recibir, y aceptar, la bondad de los demás. Si alguien te ofrece su ayuda acéptala.

Autor: Joaquín García L.


miércoles, 29 de noviembre de 2017