ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

jueves, 24 de marzo de 2011

Saturday, March 20, 2010

MONSEÑOR OSCAR ARNULFO ROMERO GALDAMEZ A
30 AÑOS DE SU MARTIRIO 24 DE MARZO DE 1980 



" SI ME MATAN RESUCITARE
EN EL PUEBLO SALVADOREÑO"




SAN ROMERO DE AMERICA
PASTOR Y MARTIR NUESTRO



MONSEÑOR ROMERO:
UN HOMBRE SEGÚN EL CORAZÓN DE DIOS



OSCAR ROMERO

Óscar Arnulfo Romero y Galdámez (* Ciudad Barrios, El Salva-
dor; 15 de agosto de 1917 – † San Salvador, (Id.), 24 de marzo
de 1980) conocido como Monseñor Romero, fue un sacerdote
católico Salvadoreño, cuarto arzobispo metropolitano de San Sal-
vador (1977-1980).




Se volvió célebre por su predicación en defensa de los derechos
humanos y murió asesinado en el ejercicio de su ministerio pasto-
ral.Como arzobispo, denunció en sus homilías dominicales nume-
rosas violaciones de los derechos humanos y manifestó pública-
mente su solidaridad hacia las víctimas de la violencia política de
su país.






Su asesinato provocó la protesta internacional en demanda del
respeto a los derechos humanos en El Salvador. Dentro de la Igle-
sia Católica se le consideró un obispo que defendía la "opción pre-
ferencial por los pobres". En una de sus homilías, Monseñor Ro-
mero afirmó: "La misión de la Iglesia es identificarse con los po-
bres, así la Iglesia encuentra su salvación." (11 de noviembre de
1977).






En 1994, una causa para su canonización fue abierta por su suce-
sor Arturo Rivera y Damas; Monseñor Romero recibió el título
de Siervo de Dios.El proceso de canonización continúa. En Lati-
noamérica muchos se refieren a él como San Romero de América.
Fuera de la Iglesia Católica, Romero es honrado por otras deno-
minaciones religiosas de la cristiandad,incluyendo a la Comunión
Anglicana. Él es uno de los diez mártires del siglo XX representa-
dos en las estatuas de la Abadía de Westminster, en Londres.


http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%93scar_Romero


 



Un día antes de su muerte hizo un enérgico llamamiento al
ejército Salvadoreño:


Yo quisiera hacer un llamamiento, de manera especial, a
los hombres del ejército. Y en concreto, a las bases de la
Guardia Nacional, de la policía,de los cuarteles Hermanos,
son de nuestro mismo pueblo. Matan a sus mismos herma-
nos campesinos. Y ante una orden de matar que dé un hom-
bre, debe prevalecer la ley de Dios que dice:

¡ NO MATAR !
Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra
la Ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla.
Ya es tiempo de que recuperen su conciencia, y que obedez-
can antes a su conciencia que a la orden del pecado.


La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la Ley de
Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede que-
darse callada ante tanta abominación. Queremos que el go-
bierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van
teñidas con tanta sangre.


En nombre de Dios pués y en nombre de este sufrido pue-
blo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tu-
multuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de
Dios:

 

¡ CESE LA REPRESION !

Mons. Romero homilía del 23 de marzo 1980

No hay comentarios: