ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

miércoles, 6 de abril de 2011

La mancha de tinta.

Dos niños estaban jugando y accidentalmente volcaron un tintero sobre la hermosa alfombra del despacho de su padre.
¡No se lo digas a mamá -gritó el más pequeño- mamá nos castigaría!


 El mayor pensó que era mejor decírselo.

¡No, tonto -continuó el hermano- cerremos la puerta y vámonos a jugar al jardín y no sabrá que hemos sido nosotros!

El mayor, siguiendo en su idea, fue lloroso a contarlo a su madre; la cual vino corriendo con los avíos de limpieza y logró limpiar la mancha.


¡Estoy muy contenta -les decía- de que me hayáis avisado, si no llegáis a decírmelo se habría secado la tinta y ya no hubiese habido remedio!

Es igualmente prudente confesar el pecado o la falta al prójimo pronto, antes de que sea más difícil o imposible por sus consecuencias.

 


No hay comentarios: