ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

domingo, 10 de abril de 2011

LA MUERTE Y LA VIDA Domingo 5º de Cuaresma. A

"Ventana abierta"


 (reflexión de José Román Flecha)


LA MUERTE Y LA VIDA   
Domingo 5º de Cuaresma. A
10 de abril de 2011

La samaritana, el ciego de Nacimiento y Lázaro de Betania juegan un importante papel en la catequesis cuaresmal. Después de habernos presentando en los domingos anteriores el símbolo del agua y de la luz, la liturgia apela hoy al misterio de la vida que triunfa sobre la muerte.

Ya el profeta Ezequiel veía como una muerte la situación de su pueblo, pero confiaba en una restauración nacional que imaginaba al modo de una resurrección. Evidentemente, Sólo Dios podía llevar a cabo esa esperanza (Ez 37, 12-14).

Por otra parte, para Pablo están presos de la muerte todos los que viven como esclavos del pecado. Sólo la santidad que brota de la fe en el resucitado puede vivificar a los creyentes, gracias al Espíritu del que resucitó de entre los muertos (Rom 8,8-11).

Cercanos ya a la celebración de la Pascua, descubrimos en el icono de Lázaro de Betania y sus hermanas Marta y María, la promesa de la nueva vida a la que Jesucristo nos convoca.

LA AMISTAD Y LA FE

El evangelio que hoy se proclama recoge el relato de la resurrección de Lázaro (Jn 11, 1-45). El texto juega con las dos dimensiones que configuran nuestra existencia: la realidad que nos revela como seres humanos y la apertura al ámbito divino. Las dos son importantes e imprescidibles. Las dos confluyen para contribuir a nuestra realización.

En el plano de lo natural se sitúan la amistad y el amor, la enfermedad y la nostalgia, la llamada y la interpelación al amigo, la muerte del ser querido y el llanto del que pasa por el trance del duelo. Nada de todo eso puede ser ignorado. Sería un error trivializar esas realidades y despreciar los sentimientos que desatan en nosotros.

En el plano de lo sobrenatural está la necesidad de la fe. Hasta siete veces aparecer el verbo “creer” en este relato. Preguntada por Jesús, Marta afirma creer que Él es el Mesías, el Hijo de Dios que había de venir al mundo. Jesús ora, esperando que la gente que le rodea crea que el Padre lo ha enviado. Y los discípulos creen también en Jesús al ver que ha devuelto  a Lázaro la vida.

EL AMIGO Y EL SEÑOR

“Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre”. Esas palabras que Jesús dirige a Marta constituyen el centro y el núcleo de esta catequesis evangélica.

  • “Yo soy la resurrección y la vida”. En los encuentros con  la Samaritana, con el ciego de nacimiento y con  Marta de Betania Jesús revela su identidad. El es el Mesías que había de venir, el Hijo del hombre que nos da la luz y el Hijo de Dios que nos abre las puertas de la vida.
  • “El que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá”. La muerte ha entrado en nosotros por nuestro pecado. Parecemos vivir cuando estamos muertos. Pero por la fe en el Mesías Jesús alcanzamos el don precioso de la vida verdadera. Parecemos débiles, pero gozamos de una vida inmarchitable.
  • “El que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre”. La vida nueva, semilla y fruto de la fe en Jesucristo, es garantía de vida eterna. La fe verdadera, como el amor  verdadero, es más fuerte que el fracaso de la muerte.
  •  
     

No hay comentarios: