ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

viernes, 22 de abril de 2011

Viernes Santo
Mel Gibson puso en imágenes sangrientas la Pasión de Jesús. Y en la oscuridad del cine y en nuestra butaca unos lloraron, otros murieron, otros fueron al precinto a confesar sus crímenes y todos salimos mudos y estremecidos
..
Una película, un recuerdo de un día, una conversación y hasta la próxima.

Los evangelios, Palabra de Dios, pusieron por escrito la Pasión de Jesús y este relato del Viernes Santo se proclama año tras año por todo el mundo. Y este relato es el corazón de nuestra fe.

Nosotros lo hemos proclamado en este Viernes Santo.

Nosotros, hoy, no hemos llorado pero sí hemos sentido el dolor de Jesús y sí hemos aprendido que su amor por cada uno de nosotros no tiene límites.

El amor de Jesús es verdadero y la cruz, a la que hoy dirigimos nuestra mirada, es la prueba del amor grande de Dios.

Bienvenidos hermanos y hermanas a la celebración del Viernes Santo, celebración de la cruz, de la cara oculta de la vida de Jesús, de la cara oculta de nuestra propia vida: el sufrimiento, la guerra, la impotencia, la muerte.

Un gesto de nuestra comunidad hispana que siempre me impresiona con fuerza es la presencia masiva de hombres, mujeres, niños y jóvenes que acuden a los velorios.

Todos, familiares, amigos y conocidos sienten la necesidad de decir adiós, decir una palabra, una oración ante la cara oculta de nuestro destino: la muerte.

Las funerarias se convierten en aeropuertos de abrazos y lágrimas, de encuentros y despedidas, de oración y de vida nueva.

Hoy, Viernes Santo, nuestra iglesia es la funeraria donde velamos al mejor de los hombres, al mejor de los hermanos, a nuestro salvador, a Jesús, muerto por nuestros pecados, clavado en la cruz con cuatro clavos.

El primer clavo es el clavo de la traición.

"Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?"

Con un beso caliente se enciende el amor y con un beso frío se consuma la traición.

Judas, compañero de Jesús, desilusionado por la falta de ambición política de su maestro, desilusionado por la predicación de un reino de amor para todos, de perdón para todos y sin fronteras geográficas de su maestro, Judas, desilusionado por este maestro que sólo habla de Dios, decide poner fin a esta aventura con la traición.

Un beso y 30 monedas de plata es el precio del primer clavo de Jesús.

¡Cómo quema el beso de la traición!

¡Cómo quema el dinero de la traición , del egoísmo, de los negocios sucios, del placer barato!.

Ese primer clavo traspasó la mano izquierda del maestro, del amigo, del hermano.

Esta noche, hermanos, en este velorio de Jesús, TODOS nos vemos retratados en el rostro de Judas. Usted y yo hemos traicionado al maestro con muchos besos fríos, con muchas monedas falsas, con muchas oraciones interesadas, con muchas comuniones sacrílegas, con muchos hermanos despreciados, con muchas promesas rotas, con muchos placeres baratos.

Esta noche, estamos aquí, no como el Judas traidor y desilusionado sino como Pedro que miró al maestro, después de sus tres negaciones, y lloró amargamente su pecado.

Esta noche, estamos aquí para mirar con amor a nuestro maestro y llorar nuestras traiciones y pedir perdón por el clavo de todas las traiciones que los hombres hacen al mejor amigo, al mejor hermano, a nuestro Salvador.

Estamos aquí y estuvimos allí, en el huerto de los olivos, traicionando a Jesús con el beso de nuestros muchos pecados. En cada corazón se esconde un Judas ambicioso y traidor. Yo estuve allí. Perdón, Señor.

El segundo clavo es el clavo de la violencia.

"Adivina. ¿Quién te ha pegado?"

Al clavo de la traición del amigo se suma el clavo de la violencia del poder, del ejército, de los soldados. Estos no conocen a Jesús, no hablan su lengua, n o son de su raza ni de su religión.

Y en aquel precinto del Gobernador Pilatos lo maltratan, golpean, escupen y montan un show vulgar y cruel. Jesús es un hombre cualquiera, que sufre la violencia del poder que le pone un clavo en su mano derecha.

Esta noche de Viernes Santo, todos nos vemos retratados en el rostro de Jesús y de los soldados.

Sufrimos la violencia del poder porque no hablamos su lengua, no somos de su raza ni de su religión. Y oramos y perdonamos como nuestro maestro. Pero también somos como los soldados que vivimos en una comunidad violenta. Hay muertos en nuestros buildings y en nuestras calles y hay violencia en nuestros hogares.

Esta noche estamos aquí para pedir perdón por el clavo de toda la violencia que hacemos al mejor amigo, al mejor hermano, a nuestro Salvador y por la violencia que ejercemos a nuestros semejantes.

Estamos aquí y estuvimos también allí. Nosotros también azotamos a Jesús atado a la columna. La violencia de ayer y la de hoy contra el hombre Jesús y contra todos los hombres es un clavo que sigue rompiendo el corazón de Dios.

Érase un hombre que tuvo un sueño en el que veía a Jesús atado a la columna y veía a un soldado azotando al Señor con todas sus fuerzas y gran crueldad. Y veía que con cada latigazo brotaba sangre del cuerpo de Jesús.

Llegó un momento en que el hombre que soñaba no pudo aguantar más el espectáculo y corrió hacia el soldado para quitarle el látigo.

En ese momento, el soldado se giró hacia él y el hombre que soñaba vio que el soldado que azotaba a Jesús era él mismo.

El tercer clavo es el de la indecisión.

"Pilatos tomó agua y se lavó las manos diciendo: inocente soy de la sangre de este justo".

La indecisión es cobardía, miedo a perder el trabajo, a perder prestigio, a jugarse la vida. La indecisión es lavarse las manos, es no asumir responsabilidades.

Pilatos con su indecisión puso el tercer clavo en el pie izquierdo de Jesús.

En esta noche, aquí estamos nosotros indecisos y diciendo somos inocentes de la sangre de este hombre.

¿Está indeciso? Tal vez se pregunte:

¿Será este hombre crucificado el Señor, el Salvador?

¿Será este hombre crucificado el hombre nuevo?

¿Será este hombre crucificado el hombre que me ama a pesar de mis pecados?

¿Será este hombre crucificado el hombre que espera mi decisión?

No se lave las manos como si nada hubiera pasado. No deje la decisión para mañana. Este hombre crucificado es su Salvador.

Su sangre derramada es para usted.

Mientras siga indeciso seguirá teniendo en sus manos el tercer clavo que sigue hiriendo a su Jesús.

Estamos aquí y también estábamos allí. Es el miedo a confesarnos cristianos.

El cuarto clavo es el del desprecio y la burla
.
"A otros ha salvado. Que se salve a sí mismo".

¡Qué clavo más amargo!

El hombre que pasó su vida haciendo el bien a todos, predicando el amor y el perdón a todos, es el hombre más despreciado y más abandonado en la hora de la muerte.

Siente incluso el abandono de Dios.

Despreciado, ridiculizado, abandonado, Jesús muere por usted, por mi, por nosotros todos.

Aquí estamos nosotros, viviendo el Viernes Santo de Jesús y el nuestro.

Nuestro Viernes Santo, nuestra cruz, es nuestra vida rota, nuestra familia en caos, nuestros jóvenes desorientados, nuestras calles sucias, nuestra fe en crisis.

Nuestro Viernes Santo es sanado y redimido por el de Jesús.

Nosotros estamos aquí para decir: Sí a otros ha salvado y a nosotros también.

A otros ha salvado y nosotros, lavados en su sangre, hemos empezado esta noche a vivir la única salvación que de verdad importa, la salvación a través de la cruz de Jesús.

Y mañana, mañana, vibraremos con el grito de la victoria sobre la muerte: la resurrección y la gloria.

María, Mujer siempre en camino

Ntra. Sra. del Camino

Hay infinidad de pasajes evangélicos en que descubrimos precisamente esta actitud de la Virgen
"en camino" siempre dispuesta a partir.
Y lo vemos en esos primeros momentos en que Jesús ya iba siendo bastante mayorcito -nos dice el Evangelio-.
Podemos captar cómo María se preocupaba como toda madre, de su Hijo; y Éste sigue quedándose misteriosamente "perdido en el templo" y la respuesta que les da es esta:
"¿Por qué me buscábais, no sabíais que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?"

Y Tú, María, no entendiste el sentido total de la partida.

Y más tarde, más adelante en la vida de Jesús, en Caná de Galilea, cuando se manifestó el Señor en el primero de sus signos; por hacer bien a los demás, Tú te olvidaste de Ti misma, y le pediste que adelantara la hora de su partida.
Y Él partió a llevar la Buena Nueva a los pobres.
A anunciar a los cautivos la liberación.
A los ciegos la vista.
A dar libertad a los oprimidos.

Mientras tanto, Tú lo acompañabas desde cerca y desde adentro, rumiando en tu Corazón la Palabra que Él iba predicando.

Hasta que llegó la tarea de un Viernes en Jerusalén; era la hora de la Pascua y la partida.
La noche antes en el Cenáculo, Él celebró la Cena de despedida. Era también la Cena de la amistad. Y la presencia de la comunicación fraternal y del encuentro.

María pues, es esa Mujer de siempre en camino. Siempre atenta. Siempre sensible a las necesidades de su Hijo y de todos los hombres de la historia.


Yo creo que tenemos que decir a María:
Que aprendamos a ir por la vida ligeros de equipaje para estar siempre preparados para esa posible partida que debemos de hacer cada día en nuestra vida.

Compuesta por Juan Antonio Espinosa, en la década del ´70, es uno de los clásicos de la música religiosa popular. A continuación la letra y los acordes para guitarra.

SANTA MARÍA DEL CAMINO
 
Mientras recorres la vida,  
tú nunca solo estás,  
contigo por el camino,  
           Santa María va.              
Aunque te digan algunos  
que nada puede cambiar,  
lucha por un mundo nuevo,  
lucha por la verdad.  
Si por el mundo los hombres  
sin conocerse van,  
no niegues nunca Tu mano  
al que contigo está.  
Aunque parezcan tus pasos 
inútil caminar,  
Tú vas haciendo el camino  
otros lo seguirán.
VEN CON NOSOTROS A CAMINAR,  
SANTA MARÍA VEN. 
VEN CON NOSOTROS A CAMINAR,  
SANTA MARÍA VEN.
 


No hay comentarios: