ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

sábado, 30 de abril de 2011

Las molestias de la partida.

María creyó y dijo "Sí".



Todo fue precisamente por haber creído, porque le dijo al Señor "Sí" en aquel mediodía de los tiempos.


Apenas el Señor bajó a tu pobreza comenzaron tus partidas.
El ángel  se alejó y Tú te fuiste sin demora a una montaña de Judá.
Allí hiciste felices a Isabel tu prima, y al hijo que llevaba en sus entrañas.



Cumplida tu tarea regresaste sencillamente a tu casa.


Otro día cuando esperabas en tu silencio de Nazaret, te llegó otra orden de partida a Belén de Judá, la ciudad de David, porque allí en la "Casa del Pan" había de nacer el Niño.


Tu partida costosa fue el preanuncio de la Salvación que ya llegaba a la primera Nochebuena de los siglos.


Una noche, inesperadamente el Ángel del Señor le habló a tu esposo, y José se levantó, tomó de noche al Niño y a su Madre y se fue a Egipto.


Fué la tercera vez que pedían tu partida.

Y más tarde todavía, cuando ya te habías acostumbrado a lo previsorio del destierro, otra vez el Ángel del Señor habló a José y le dijo:
"Levántate, toma al Niño y a su Madre y regresa a la tierra de Israel".


Tu vida estaba señalada por las despedidas.



Pues tenemos que pedir a María:
Que nos ayude de verdad a ser valientes.
A saber también nosotros ponernos en camino siempre y en todo momento.
A tener ese coraje de partir, de no instalarnos.


No hay comentarios: