ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

domingo, 24 de abril de 2011

¿Cómo saber que ha resucitado?


Hoy celebramos la Resurrección de Jesús:
Celebramos que el Crucificado está ahora Resucitado.
Celebramos que el sepulcro donde lo enterramos está vacío.
Celebramos que lo que antes hablaba de muerto, hoy huele a vida.
Celebramos que el que dábamos por perdido, se nos aparece vivo.
Celebramos que el que nos había desilusionado, ahora es compañero de
camino. Celebramos que el que creíamos había fracasado, ahora lo vemos triunfante. Pero la Resurrección no es algo que hemos visto, sino algo que experimentamos.
El hecho de resucitar no tiene testigos, pero sí testigos de que ha resucitado.
Yo no estaba allí presente, pero debo hacerle presente a El en mi vida.
Por eso, más que explicaciones, la Resurrección necesita de testimonios.
Esta mañana yo estoy llamado a manifestarla en mi propia vida.
Esta mañana yo estoy llamado a gritar que es cierto, que “lo he visto”
Esta mañana yo estoy llamado a decir, no como El “vean mis manos”, sino “vean mi vida”.
Porque antes yo estaba muerto y ahora vivo.
Porque antes yo era esclavo de mí mismo y ahora soy libre.
Porque antes todo lo veía negro y ahora lo veo luminoso.
Porque antes todo me parecía imposible y ahora todo lo veo posible.
Porque antes me sentía a gusto con lo que era y ahora me siento nuevo.
Porque antes pensaba como todos y ahora pienso como Dios.
Porque antes le buscaba entre los muertos y ahora le reconozco entre los vivos.
Porque antes pensaba que las cosas tenían que ser así y ahora pienso pueden ser distintas.
Porque antes te veía como un extraño y ahora te reconozco como a mi hermano.
Porque antes te veía como lejano y ahora te siento como a mi prójimo.
Porque antes pensaba que podía aprovecharme de ti y ahora siento que debo servirte.
Porque antes veía al mundo como de los hombres y ahora lo veo como obra de Dios.
Porque antes me encerraba en mi egoísmo y ahora siento que me debo a ti.
Porque antes sentía que las cosas eran mías y ahora siento que debo compartirlas.
Porque antes me sentía individualista y ahora me siento comunidad.
Porque antes le sentía lejano y ahora siento que vive en medio de nosotros.
Porque antes sentía que la muerte era lo último y ahora siento que lo último es la vida.
Porque antes sentía el vacío de mi corazón y ahora te siento a ti dentro de mí.
Porque antes necesitaba razones para creer en ti y ahora me basta tu experiencia.
Porque antes creía que el mundo tenía la razón y ahora veo que la razón la tiene Dios.
Porque antes me sentía a gusto con mi pecado y ahora siento el gozo de tu gracia.
Porque antes veía el mundo como un montón de gente y ahora siento somos una comunidad de hermanos.
Porque antes pensaba que la muerte era el final y ahora comprendo que es un comienzo.
Porque antes pensaba en la gente y ahora siento que debo amarla.
Porque antes estaba cerrado y ahora tú me has abierto al mundo entero.
Sé que he resucitado porque ya no me siento viejo y gastado sino que me siento nuevo, recién nacido en tu propia vida.
Sé que he resucitado porque la noche de mi vida también se ha convertido en un nuevo amanecer.
Hoy no soy el de ayer.
Hoy me siento nuevo, resucitado en el Resucitado.
Ayer sentía la tristeza de tu muerte, y hoy siento la alegría de tu nueva vida.
Hoy puedo cantar con gozo en mi corazón “Resucitó, aleluya”. “Resucité, aleluya”.
Clemente Sobrado C. P.www.iglesiaquecamina.com
(Si este mensaje de dice algo, compártelo con tus amistades)

No hay comentarios: