ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

domingo, 17 de abril de 2011

"El precio de un rescate".


Hola Amig@s

Después de celebrar la fiesta de la Santa Cruz,


al día siguiente la Iglesia recuerda y venera a la Madre del Crucificado.
Y en estos días también nuestra Parroquia San Antonio de Padua y Hermandad de Torreblanca, celebran cada año un Triduo en honor de nuestra Titular, bajo la advocación de Ntra. Sra. de los Dolores.



Ambas conmemoraciones nos hablan del momento sagrado de la entrega de Cristo, del cumplimiento de las promesas de Dios, nos hablan del precio de un rescate.
La Sangre de Cristo fue el precio de nuestro rescate y no tiene precio, por ello es preciosísima; y por ello la alta dignidad de cada ser humano que no puede ser comprado ni vendido, porque se ha pagado por él un precio costosísimo. Por eso es de importancia vital defender cada  vida como sagrada.

El Padre Lino Herrero, que es un gran apóstol de las misiones, recoge esta narración anónima llegada desde Sudáfrica:

"En la mañana del Domingo de Pascua, el sacerdote se acerca a su Iglesia portando una jaula oxidada, doblada y vieja y la coloca junto al altar; varias fueron las cejas curiosas que se alzaron.


Con el fin de dar respuesta a la expectación suscitada, antes de comenzar la predicación, el sacerdote comenzó a hablar:
"Ayer iba paseando por la ciudad, cuando vi a un joven que se me acercaba moviendo alegremente la jaula para pájaros que véis aquí; en el fondo de la misma había tres pequeños pájaros tiritando de frío y de miedo.


Paré al muchacho, y le dije:
¿Qué llevas ahí?
-Él contestó:
Son algunos pájaros viejos, voy a llevarlos a casa y a divertirme con ellos.
Voy a fastidiarles un poco y les voy a ir arrancando las plumas una a una para que se asusten.
¡Me lo voy a pasar en grande!
-Pero más pronto o más tarde te vas a aburrir de esos pájaros, y entonces -le dije- ¿qué harás con ellos?
-Él contestó:
Se los daré a los gatos. A los gatos les gustan los pájaros.
Guardé silencio por un momento, y después le dije:
¿Cuánto dinero quieres por esos pájaros, hijo?
-El muchacho extrañado, preguntó:
¿Y por qué los quiere usted, señor? Son simples pájaros silvestres y además viejos, no cantan y no son bonitos -exclamó el joven.
¿Cuánto pides -insistió el sacerdote.
El muchacho miró de arriba a abajo al sacerdote, como si estuviera loco, y le dijo:
Te los vendo por un billete de 20 rands.
El sacerdote echó mano a su cartera y sacó un billete de 20, depositándolo en la mano del joven.
En un santiamén el muchacho desapareció.
El sacerdote cogió la jaula y gentilmente la llevó al final de un callejón donde había un árbol y un lugar con hierba. Posando en el suelo la jaula, abrió la portezuela de la misma, y moviendo suavemente las barras, persuadió a los pájaros para que salieran y quedaran libres.



Así -decía el sacerdote- se explica el por qué de esta jaula que está aquí junto al altar.

Pero el sacerdote continuó  contando la siguiente historia:
Un día Satanás y Jesús mantuvieron una conversación.
 Satanás acababa de salir  del Edén y estaba fanfarroneando y lleno de jactancia:
-¡Sí Señor! Acabo de coger aquí abajo a todo un mundo lleno de gente, les puse una trampa utilizando mi cebo al que yo sabía no podían resistir, y los cogí a todos.

-Preguntó Jesús:
¿Y qué vas a hacer ahora con ellos?
-Satanás añadió:
¡Me lo voy a pasar bien con ellos!
Les voy a enseñar cómo casarse y cómo divorciarse.
Cómo odiar y  abusar de los demás.
Cómo beber, fumar y jurar sin medida.
Les voy a enseñar a fabricar armas, bombas...,para que se maten unos a otros.
¡Me lo voy a pasar en grande con ellos!
-Preguntó después Jesús:
Y cuando hagas todo eso ¿qué piensas hacer más?
-Satanás miró con orgullo y dijo:
¡Les aniquilaré!
-Preguntó entonces Jesús:
¿Cuánto quieres por ellos?
-Satanás intervino diciendo:
¡Jo, tú no quieres a esa gente , no tienen nada de bueno, les vas a coger y luego te van a odiar, te van a escupir, maldecir, te van a matar. ¡Venga, olvídate de ellos!
-¿Cuánto pides?-preguntó de nuevo Jesús.

-Satanás miró a Jesús, y mofándose dijo:
¡Todas tus Lágrimas y toda tu Sangre!
-A lo que Jesús dijo:
¡Trato hecho!



Y pagó el precio acordado.



El sacerdote cogió la jaula, bajó del altar y se alejó".



Nuestro Señor Jesucristo ha muerto para darnos la salvación.
Ha derramado su Sangre preciosa por cada uno de nosotros.
Su Sangre es el bálsamo que cura nuestras heridas.
De la Cruz resurge para nosotros la Vida.



Satanás que venció al hombre en un árbol, fue por Cristo en un árbol vencido.



Y por esto es necesario que entendamos la proposición que el mismo Jesús nos hace a todos:
"Porque Dios no mandó a su Hijo al mundo para condenar al mundo,
sino para que el mundo se salve por Él".
Es la salvación lo que Cristo viene a ofrecernos. Es el descubrir que todo lo perecedero se va de entre nuestras manos; por ello es hermoso poder confesar nuestros pecados y sentir como un bálsamo la Palabra que nos inunda de misericordia y nos vuelve a poner en camino. Sólo quien ha sentido la ternura del abrazo del Padre, puede transmitirla.
Por eso nos llenamos de Paz cuando escuchamos las palabras de Jesús.


"Los creyentes de todas las religiones, junto con los hombres de buena voluntad, abandonando cualquier forma de intolerancia y discriminación, están llamados a construir la paz."
Juan Pablo II




No hay comentarios: