ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

domingo, 24 de abril de 2011


Vía-Crucis-Vía lucis 

Comentarios de las Estaciones del Ejercicio Piadoso
 por 
Francisco Javier Olivares Chao, 
Vicario Parroquial de 
Santa María de Baiona.


Precioso cuadro del Vía-Crucis
¿Conoces las indulgencias otorgadas 
al Ejercicio piadoso del Vía-Crucis?
****************
Las Indulgencias del Vía-Crucis 
Regulaciones actuales sobre las indulgencias
 Publicadas en el Enchiridion Indulgentiarum 
Normae et Concessiones,
Mayo de 1986, Librería Editrice Vaticana
(Traducción no oficial del inglés
 por el Padre Jordi Rivero)
   Se concede indulgencia plenaria a los fieles cristianos
 que devotamente hacen las Estaciones de la Cruz.
   El ejercicio devoto de las Estaciones de la Cruz
 ayuda a renovar nuestro recuerdo de los sufrimientos de Cristo 
en su camino desde el praetorium de Pilato, 
donde fue condenado a muerte, hasta el Monte Calvario, 
donde por nuestra salvación murió en la cruz.
Las normas para obtener estas indulgencias plenarias son:
1. Deben hacerse ante Estaciones de la Cruz erigidas según la ley.
2. Deben haber catorce cruces. Para ayudar en la devoción 
estas cruces están normalmente adjuntas 
a catorce imágenes o tablas representand
o las estaciones de Jerusalén.
3. Las Estaciones consisten en catorce piadosas lecturas 
con oraciones vocales. Pero para hacer estos ejercicios 
solo se requiere que se medite devotamente
 la pasión y muerte del Señor. 
No se requiere la meditación de cada misterio de las estaciones.
4. El movimiento de una Estación a la otra. 
 Si no es posible a todos los presente hacer este movimiento
 sin causar desorden al hacerse las Estaciones públicamente,  
es suficiente que la persona que lo dirige
 se mueva de Estación a Estación mientras los otros 
permanecen en su lugar.
5. Las personas que están legítimamente impedidas
 de satisfacer los requisitos anteriormente indicados, 
pueden obtener indulgencias si al menos pasan algún tiempo, 
por ejemplo, quince minutos en la lectura devota
 y la meditación de la Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo.
6. Otros ejercicios de devoción son equivalentes
 a las Estaciones de la Cruz, aun en cuanto a indulgencias,
 si éstos nos recuerdan la Pasión y muerte del Señor
  y están aprobados por una autoridad competente. .
7. Para otros ritos. Los patriarcas pueden establecer
 otros ejercicios devotos en memoria
 de la Pasión y muerte de nuestro Señor,
 en manera similar a las Estaciones de la Cruz.

¿Conoces las Estaciones del Vía-Crucis?
¿Conoces la Vía Dolorosa,  la Calle de la Amargura?
Comentarios a las Estaciones
 del Vía-Crucis, Vía-lucis
 por
D. Francisco Javier Olivares Chao, 
que confecciona este Blog Parroquial
 de Santa María de Baiona.
Al final de esta presentación de las Imágenes
 con unas pequeñas consideraciones,
 te pondré unos enlaces, para que puedas variar
 y te salgas de la rutina.
La consideración de las Estaciones del Vía-Crucis,
 ha hecho muchos santos,
 y no podemos dejar de aprovechar
 en este tiempo de Cuaresma,
 en especial los viernes,
 para acompañar a Jesús por la Vía del Dolor,
  que además te ayudará a comprender,
 cada día un poco mejor,
 el esfuerzo sobrehumano del Señor por ti,
 el SACRIFICIO del HOMBRE DIOS por ti,
que se entregó  hasta la muerte...
y una muerte de CRUZ!!! 

Primera Estación.
Jesús es condenado a muerte.
No fueron los judíos el pueblo "deicida".
Lo dejó bien claro Benedicto XVI. 
La política anduvo por medio. 
Los políticos de hoy le volverían a crucificar...
y tu y yo también, que nos nos decidimos 
a dar la cara por El. 
El flojo de Poncio  Pilato,
que fue una marioneta en mano de aquellos agitadores, 
fue el que le condenó.
 Hizo lo mismo que han hecho los políticos de hoy, 
con los argumentos que fuesen,
de los agitadores modernos y del gran negocio 
de las clínicas abortistas, 
los que le condenan  a muerte
 ya  en el seno materno. 
¡Cuántos niños, que no van a nacer,
porque se les ha sentenciado a muerte!
¡Seguimos condenando a muerte a Jesús,
y nuestros votos también influyeron!. 
Señor,  pequé...
*****

Segunda Estación.
Jesús carga con la cruz.
Después de ver la película de la 
Pasión de Cristo
vemos con más claridad y nos admiramos
de cómo fue capaz el Señor de soportar
 el camino de la Vía Dolorosa. 
Dicen los santos...que fue para ayudarte
 a llevar la cruz de cada día. 
Llévala con dignidad, con garbo y con alegría,
no solo con resignación 
o porque no haya más remedio, 
 porque El va a tu lado siempre.
Señor, pequé...
*****

Tercera Estación
Jesús cae por primera vez
Si se ponen a consideración tres caídas, 
quiere decir que el Señor,
 puede señalar en cada una 
a un grupo concreto de personas. 
El primero, somos todos los cristianos
y todos los hombres de todos los tiempos,
que caemos con frecuencia y necesitamos
 un ejemplo de firmeza, para levantarnos, 
pedir perdón y volver a comenzar y recomenzar.
La vía dolorosa dura muchas veces,
 lo que dura nuestra vida. 
Dice una refrán,
 que las risas no llegan para los lloros!. 
Que los lloros sean, más bien, por nuestros pecados.
Señor, pequé...
*****

Cuarta Estación
Jesús encuentra
 a su Santísima Madre
Le llevan a su Hijo, para "ajusticiarlo"
¿Así llevamos a la práctica el 
"Haced lo que El os diga"?
En aquellos momentos de 
la Historia de nuestra Salvación,
 solo este encuentro 
fue el único bálsamo de consuelo
en su camino
 hasta consumar su sacrificio en el calvario,
 la entrega por nosotros... por ti y por mí.
Ayuda tu ahora a María, y pégate bien a Ella.
Señor, pequé.
*****

Quinta Estación
 Simón el Cireneo le ayuda
 a llevar la cruz.
¿Te has enterado de que dice el Evangelio,
de que el cireneo era el padre
 de Alejandro y de Rufo,
 dos de los primeros cristianos?
Así premia, con esa generosidad, 
que lleva a la salvación, 
lo que hizo el cireneo forzado:
el ayudar a Jesús a llevar la cruz. 
La cruz se puede llevar de muchas maneras.
 Pues aunque a veces nos parezca
 que la llevamos forzados, 
el Señor no se deja ganar en generosidad.
No lo olvides!. 
Mas por las veces que no la quisimos llevar...
Señor, pequé...
*****
Sexta Estación.
La verónica limpia 
el rostro de Jesús.
Una mujer nos da ejemplo
 a la hora de dar la cara por Jesús.
No tengas miedo a dar la cara por Él. 
 ¿Sabes cuál es el premio?
Llevar en nuestra vida bien impresa, 
la figura de Jesús, en nuestros pensamientos,
 en nuestras obras, sin miedo al qué dirán. 
Por las veces que no hemos dado la cara por Jesús...
Señor, pequé...
*****
Séptima Estación. 
 Jesús cae por segunda vez.
Te decía en la tercera estación, 
que las tres caídas tenían un significado,
cada una de ellas.
 Por lo menos a mí me parece. 
Tu puedes pensar otra cosa, pero...
Con una era suficiente!, pero dos...y tres...!!!
Entonces piensa en las caídas de tantos cristianos,
 que se comprometen hasta 
con votos, promesas y compromisos,
y que a la mínima...
puedes saberlo por experiencia,
la tentación y la debilidad les hizo caer... 
Por esa segunda caída, levántate siempre,
 porque Él siempre te ayudará a levantarte.
 Él se levantó una vez más para enseñarte, 
que no está todo perdido. 
Que puedes comenzar y recomenzar, 
porque ya ves que, 
aunque seamos débiles,
 cuenta contigo y conmigo. 
Por todo eso...
Señor, pequé...
*****

Octava Estación
Jesús consuela a las 
mujeres de Jerusalén.
Las mujeres casi siempre son las primeras
 en compadecerse del que sufre,
 las primeras en estar allí.
 Luego las veremos al pié de la Cruz.
Pero aquí el Señor les recuerda su vida
 y la de sus hijos, porque Él, el Inocente, 
va a morir por nuestros pecados, 
los pecados de todos/as, 
aunque no lo compadezcamos. 
Llorad también por vuestros pecados y
por los pecados de vuestros hijos. 
Los hijos de muchas lágrimas, no pueden perderse,
como no se perderá Agustín de Hipona.
Pero ahora, muchas madres, 
se han olvidado de sus hijos que viven mal, 
que proyectan su vida sin Dios, 
que ellas mismas, algunas,
 habrán matado la vida de sus hijos 
en sus entrañas. 
¿No crees que, por todo eso,
 porque no lloramos, 
porque nos acostumbramos
 a ver cómo se ofende a Dios
 y pasamos o vivimos indiferentes...?
Tenemos que decir con mucho dolor...
Señor, pequé!!!...
*****

Novena  Estación
Jesús cae por tercera vez. 
Es la caída más dolorosa de Jesús. 
Se le acabaron las fuerzas físicas. 
 Su amor por nosotros no ha decaído,
 y por eso continuará y no se morirá
 en este momento, 
donde tú y yo,  probablemente,
 habríamos acabado.
Por eso nos quiere dar la gran lección 
a los Ungidos por el Sacramento del Orden. 
Son nuestros pecados, 
los de los que teníamos que ser otros Cristos,
porque actuamos "in persona Christi",
los que le hemos hecho caer por tercera vez. 
¿Es que te duele recordar los pecados 
de los sacerdotes, 
que han escandalizado y mancillado 
a los niños? ¡¡¡Recuérdalo!!!
Y están en nuestra memoria reciente.
¿Es que no le van a hacer caer los pecados 
de aquellos sacerdotes, 
que puedan haber celebrado,
 lo más sagrado, en pecado mortal?
¿Es que no le van a hacer caer los pecados
 de los que van a desobedecer gravemente
al Magisterio de la Iglesia, 
convirtiéndose ellos en 
"intérpretes infalibles" de la sagrada Escritura, 
apartando del camino a tantos, 
porque no dieron ejemplo de fidelidad?
¿Y qué podemos decir, de los que
 abandonaron el camino, 
porque no fueron fieles...?
Por todo eso...
Señor, pequé...
*****

Décima Estación
Jesús es despojado 
de sus vestidos.
¿Has pensado alguna vez, en las razones de 
esta escena afrentosísima 
en el camino de la Cruz?
Dolor físico intenso. 
¡Cuánto duele  una herida, cuando te levantan
 el apósito de una llaga!. 
¿Cómo estaría el cuerpo ensangrentado,
y llagado, después de la flagelación 
y de su carne en llaga viva 
 por el peso de la Cruz?
Eso no es nada 
comparado con la vergüenza
 de verse desnudo ante la mirada 
de aquellos ojos desvergonzados
 de aquellos que se mofan de Él.
Los que han perdido el pudor y la modestia,
 y no viven la santa pureza, 
no lo entenderán nunca.
 Les falta la sensibilidad en su piel. 
No tienen alergia a los desvergonzantes desvestidos
 de tantas y de tantos!!!
Pureza...!!! y se sonríen...¿ lo recuerdas?...
Por todo eso...
Señor, ten piedad...
*****

Undécima Estación
Jesús es clavado en la Cruz.
Se dejó clavar en la cruz, como cordero 
llevado al matadero. Sin quejarse.
Tres o cuatro clavos le traspasaron 
las manos y los pies.
¡¡Dolor  sobre dolor!!
Y tú y yo nos quejamos por
  el más pequeño pinchazo. 
Más todavía le han dolido al Señor
los martillazos de nuestros pecados, no lo olvides. 
Por eso y muchas cosas más...
que las tendrás presente en este momento, 
si tienes un poquito de amor a Jesús...
que lo tienes!!! no lo dudes!, 
porque si no, no aguantarías estas reflexiones...
Señor, pequé...
*****

Duodécima Estación
Jesús muere en la Cruz
Va a dar lo que le queda.
Unas palabras de testamento final, 
y después nos va a dar en usufructo a su Madre,
 para que cuide de nosotros  durante la vida,
 y la encontremos con los brazos abiertos al final, 
junto a los brazos de Jesús.
Pero para eso, tenemos que pedir perdón,
 como el buen ladrón, muchas veces.
 Él ya lo ha hecho, con el...
"Padre, perdónalos, porque no saben l0 que se hacen"
Tendremos que saciar la sed del Señor, 
llevándole muchas almas  al Sacramento del perdón.
Tendremos que acudir a Él muchas veces,
 para decirle que lo necesitamos, aunque nos parezca
 que estamos abandonados y solos 
con nuestros problemas gordos. 
Tendremos que estar dispuestos a entregar nuestra vida, 
y llevar plenamente cumplido
 el plan de Dios para con nosotros, 
nuestra vocación, 
y cuando llegue el momento, hacer como El. 
"Et inclinato cápite, trádidit spiritus" 
Inclinando la cabeza...aceptando todo,
  sin rebelarse contra la voluntad del Padre, 
haciendo realidad sus palabras
 de auténtica entrega, como en su oración 
 en el Huerto delos Olivos, 
 " No se haga mi Voluntad sino la Tuya"...
 entregó su espíritu en manos del Padre 
por tus pecados  y por los míos. 
Por todo eso...
Señor, pequé...
****

Décimatercera Estación
Jesús es bajado de la Cruz.
En muchos lugares, se le llama
 la "Señora de las Angustias", 
O "La Piedad". 
Nadie le quiso tanto como su Madre, Nuestra Madre. 
Nadie sufrió tanto como Ella. Es como si nos diese a luz
en medio de tantos dolores. 
Ahora la tenemos que acompañar, no dejarla sola. 
Porque Jesús así lo quiso, podemos llamarle:
 ¡Madre! ¡Madre!
¡Que no te dejemos sola!
Tendrás que cogernos en tu regazo,
 en tu colo, muchas veces, 
como lo hiciste con tu Hijo.
 Solo así nos sentiremos protegidos
 como los niños pequeños. 
Que no quiera ser grande,
 junto a la Cruz de tu Divino Hijo.  
Y porque muchas veces pretendí salir de tu regazo...
Señor, pequé...
*****

Decimacuarta Estación
Sepultan el cuerpo de Jesús
La Virgen María se ha quedado sola.
Tú y yo vamos a hacerle compañía,
 esperando que se cumpla la profecía. 
"Al tercer día resucitaré",
 porque Ella no lo dudó, aunque sufrió lo indecible
 con la muerte de su Hijo,
 ahora nuestro Hermano mayor.
Y le pusieron una guardia,
 para impedir de los discípulos, 
según decían los que le ajusticiaron, 
 cualquier  estratagema,
que  se hiciese peor después,
 si llegaban a decir, escondido el cuerpo, 
 que había resucitado. 
Pero los discípulos estaban escondidos,
y llenos de miedo, por si iban a por ellos.
 Solo Juan  y con reservas, 
porque estaba cerca de Santa María...
Aguardaba con Ella, el que se cumpliese...
Por las dudas de tantos...
Señor, pequé.
*****

Decimoquinta  Estación
 Jesús resucitó al tercer día 
de entre los muertos.
¡¡¡Aleluya, Aleluya, Aleluya!!!
Nosotros, tenemos que morir al pecado
 para resucitar a la vida de la gracia, 
pasaporte "Sine qua non" 
para entrar  en la 
 GLORIA DEL CIELO.
*****

Lo dedico con todo cariño a los lectores el Blog,
 para que haciendo el Vía-Crucis, 
mejoren su vida cristiana, 
y no tengan nunca miedo
 a sufrir con Cristo,
 para Reinar con Cristo para siempre.
Amén.


No hay comentarios: