ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

martes, 5 de abril de 2011

ABRIRSE A DIOS SIN MIEDO

UN BLOG PARA EL DIÁLOGO ENTRE CREYENTES Y NO CREYENTES.
La CATEGORIA en la que acabas de entrar es una oferta del Blog que desea promover el diálogo entre creyentes y no creyentes.
Si alguien se pregunta el por qué de esta oferta, éste utópico Quixote,que se declara creyente siguiendo a su maestro, le  diría: porque algunos creyentes nos sentimos necesitados de entablar ese diálogo pues precisamos  saber si hay alguna otra alternativa distinta de la de la fe , para darle  a la persona humana el gozo de haber llegado a la existencia.
Todo el blog tiene, según su autor , unos temas que abren la puerta del diálogo , desde diversas perspectivas , sobre algo que  interesa  tanto a creyentes como a no creyentes. 
El blog éstá construído de una forma que no se necesita nada para entrar en él y para hablar a los demás desde él. quijotediscipulo.




ABRIRSE A DIOS SIN MIEDO. El Hijo Pródigo de Bartolomé Murillo. Pintor español. Museo del Prado. Madrid. España.
Un hombre tenía dos hijos,  y el menor de ellos dijo a su padre:
“Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde“. Y les repartió los bienes.13               
No muchos días después, juntándolo todo, el hijo menor se fue lejos a una provincia apartada, y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14
Cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia y comenzó él a pasar necesidad. 15 Entonces fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual lo envió a su hacienda para que apacentara cerdos. 16 Deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.
 17 Volviendo en sí, dijo: “¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros “. 20
Entonces se levantó y fue a su padre. Cuando aún estaba lejos, lo vio su padre y fue movido a misericordia, y corrió y se echó sobre su cuello y lo besó. 21 El hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo”. 22
Pero el padre dijo a sus siervos: “Sacad el mejor vestido y vestidle; y poned un anillo en su dedo y calzado en sus pies. 23 Traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta, 24 porque este mi hijo muerto era y ha revivido; se había perdido y es hallado”.
Y comenzaron a regocijarse. 25 El hijo mayor estaba en el campo. Al regresar, cerca ya de la casa, oyó la música y las danzas; 26 y llamando a uno de los criados le preguntó qué era aquello. 27 El criado le dijo: “Tu hermano ha regresado y tu padre ha hecho matar el becerro gordo por haberlo recibido bueno y sano”. 28 Entonces se enojó y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrara. 29 Pero él, respondiendo, dijo al padre: “Tantos años hace que te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. 30 Pero cuando vino este hijo tuyo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo”. 31 Él entonces le dijo: “Hijo, tú siempre estás conmigo y todas mis cosas son tuyas. 32 Pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano estaba muerto y ha revivido; se había perdido y ha sido hallado”. (RV) 

 


EL ATRIO DE LOS GENTILES:
JUAN RUBIO, enviado especial a París | “La Iglesia debería abrir hoy una especie de Atrio de los Gentiles, en donde los hombres puedan, de alguna forma, acercarse a Dios, aun antes de haberlo conocido y haber penetrado en su misterio”. Son palabras de Benedicto XVI en el tradicional discurso a la Curia romana, el 21 de diciembre de 2009. Clara invitación a poner en marcha una vieja idea conciliar: el diálogo con los que no creen. El Pontificio Consejo para la Cultura se puso manos a la obra para que esa estructura comenzara. París ha sido la ciudad elegida para comenzar. Toda una ciudad paradigmática para el objetivo del proyecto. Y es que, como dice Julio Cortázar en sus aventuras parisienses de Rayuela, “en el fondo, París es una enorme metáfora”.
Una metáfora para expresar el diálogo entre creyentes y no creyentes. París es ciudad de la luz y la cuna de una Modernidad que desplazó a Dios del centro del pensamiento para sustituirlo por la Razón. La Enciclopedia desbancó a la Biblia. El Panteón compitió con Notre Dame. La tierra de grandes santos como san Ireneo, san Luis, Juan María Vianney, Vicente de Paúl, Teresa de Lisieux… es, también, la de Diderot, D’Alambert, Rousseau… La “hija amada de la Iglesia” es hoy la nación católica con la práctica dominical más baja de Europa.
El debate de la laicidad es permanente desde 1905, reverdecido en el centenario con ese adjetivo con el que el presidente Sarkozy ha querido terciar: “Laicidad positiva, sana, abierta”. Francia ha acuñado un término que no molesta a los creyentes, y muy alejado del “laicismo agresivo”. Espacio para una laicidad respetuosa

.

No es arbitrario que haya sido en París donde la Iglesia haya puesto en marcha, el 24 y 25 de marzo, esta iniciativa de diálogo entre creyentes y no creyentes: El Atrio de los Gentiles, Le Parvis des Gentiles; Il Cortile dei Gentili. Ese amplio atrio al que acudían los gentiles en el templo de Jerusalén, diferenciado del atrio de los sacerdotes y de los judíos. A Jesús se le ve frecuentemente predicar y ofrecer su Evangelio entre los gentiles en esta explanada del templo, como después se ve a Pablo en el Areópago de Atenas.
Significativa fue la encuesta que publicaba el diario La Croix. Para un 40 por ciento de franceses, en la sociedad actual es fácil discutir sobre Dios; para el resto, no. Y sobre la necesidad de un espacio de diálogo, las respuestas se nivelan. Los franceses ven casi al cincuenta por ciento esa necesidad; entre los que habitualmente practican, la necesidad es de un 92 por ciento. Unos resultados que demuestran el interés por el diálogo entre creyentes y no creyentes. Hoy, como titulaba un rotativo parisino, “para el Vaticano, el diálogo con los no creyentes pasa por París”.
Una nueva iniciativa
El cardenal Gianfranco Ravasi (Merate, Italia, 1942) es el presidente del Pontificio Consejo para la Cultura y alma mater de este proyecto, que, según explicó al comienzo, en la sede de la UNESCO, “desea servir a una sociedad cada vez más secularizada, pero en la que se advierte una profunda demanda de lo sagrado. Nosotros queremos explicar a la sociedad contemporánea que la fe y la teología forman parte de las grandes corrientes de conocimiento y de cultura, y que cada una tiene su lugar propio y su dignidad. Los creyentes no podemos quedar relegados al Paleolítico. Queremos dialogar con los no creyentes, con los indiferentes, porque estamos convencidos de que tenemos un mensaje que les puede interesar. Para nosotros, el problema hoy no es el ateísmo, sino la indiferencia, que es más peligrosa aún. Estamos dispuestos a situarnos entre los no creyentes para que nos escuchen. Tenemos no solo información que ofrecerles, sino propuestas vivas, propuestas de futuro”.
No se trata de una acción propiamente evangelizadora, sino la oferta abierta y generosa de una visión propia sobre la vida, el amor, la libertad, el sufrimiento, la muerte, la justicia. “Admitimos la autonomía de la Fe y la Razón, pero abogamos por un diálogo posible entre ambas. Es una propuesta provocativa, no cabe duda, pero apasionante”, dijo Ravasi en sus palabras de contextualización de la nueva iniciativa



  EL PAPA BENEDICTO XVI EN SANTIAGO DE COMPOSTELA.
La visita de Benedicto XVI a Santiago de Compostela y Barcelona ha venido marcada por dos conceptos fundamentales: fidelidad y audacia. Fidelidad a las raíces, a la Historia, al Evangelio. Compostela como signo. Y también audacia para el futuro; una audacia evangelizadora para situarse en el corazón de una nueva era que necesita de la trascendencia. Barcelona y el templo de Gaudí como paradigma.
La visita ha seguido la “hoja de ruta” que Benedicto XVI se marcó desde el comienzo de su pontificado. Pasado y futuro se han trabado en este viaje bien preparado y en el que se han conjugado acertadamente diversas complicidades que han dado como resultado un éxito sin precedentes para las dos ciudades. Sus discursos suponen una apuesta por el “renacimiento espiritual de Occidente”. Un viaje cuadrado, pese a que en algunos ámbitos de la propia Iglesia y, fundamentalmente en los ambientes más adversos, se temía que no tuviera la respuesta deseada. Los prelados de una y otra Iglesia, Julián Barrio y el cardenal Martínez Sistach podrán estar satisfechos.
El Papa ha señalado grandes retos para la Iglesia de hoy y ha puesto de manifiesto la importancia de la fe en las sociedades secularizadas. Para poner en marcha estos retos se necesita envergadura intelectual y osadía pastoral, dos aspectos que las Iglesias particulares en España no pueden desatender, adormecidas a veces en la búsqueda de fórmulas pastorales ya obsoletas y con poca garra evangelizadora. La presencia de la fe en el espacio público necesita de una mayor “imaginación pastoral”. Tanto en el encuentro con quienes se acercaron desde diversos lugares de España, como en las homilías, discursos y breves reuniones con las fuerzas políticas y representantes de los gobiernos, el Papa ha repetido el mismo mensaje de siempre: Dios tiene un lugar en la sociedad. La libertad debe de ser el terreno propicio para la búsqueda conjunta de la verdad.
A nadie se le escapa que España es uno de los lugares en los que se está viviendo un creciente secularismo, agresivo en algunas de sus manifestaciones. Al Papa le preocupa que nuestro país se convierta en un laboratorio de laicidad; una preocupación que es mayor por su influencia en América Latina. Esta situación se vive también en otros países europeos visitados por el Papa, y en los que ha dejado el mismo mensaje. La preocupación del Pontífice ha quedado clara. En Europa, y curiosamente dentro de países de gran tradición democrática, la libertad religiosa corre sus peligros. En estos lugares de aguda secularización, la vivencia de la fe, la posibilidad de buscar la verdad y ofrecerla es una tarea urgente. La religión, lejos de ser un problema, es un servicio que puede ayudar a la dignificación de la persona. La fe no es contraria al hombre, sino que le ayuda a su plenitud. Es el denominador común del magisterio pontificio de Benedicto XVI. Tanto en Barcelona como en Santiago, usando el símbolo del camino aquí y el símbolo de la arquitectura allí, el Papa ha vuelto a reivindicar un lugar en el espacio público, sin imposiciones, sino como oferta atrayente.
En este viaje, el Papa ha apoyado el trabajo de las Iglesias locales. Las ha confirmado en la tarea que vienen llevando de cara a la nueva evangelización. Cada vez es más difícil la tarea y, por eso, en medio de las dificultades, la visita del Papa ha alentado a perseverar en la tarea de la oferta de la fe, de la osadía en los retos pastorales y de una bien fundamentada exposición de la fe ante los ambientes secularistas. Habrá que tomar buena nota.
EDITORIAL EN LA REVISTA “VIDA NUEVA

No hay comentarios: