ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

jueves, 5 de mayo de 2011

III domingo de Pascua. Presencia oculta. 5 - Mayo - 2011.

"Ventana abierta"

III DOMINGO DE PASCUA: PRESENCIA OCULTA

jueves, 5 de mayo de 2011


     Hoy, escuchamos un evangelio tan conocido de los dos discípulos que se dirigen camino a Emaús, uno de los dos se llamaba Cleofás, del otro ni siquiera sabemos el nombre. Queda como una puerta abierta que nos permite afirmar que podría ser uno de nosotros, cualquiera de las personas que participamos hoy. ¡Cuántas veces estamos como los dos discípulos que iban andando a Emaús arrastrando una pesada carga!
     Su actitud era la de decir: No hay nada que hacer:
 No hay nada que hacer debido a los conflictos que constataban en la sociedad que había encarcelado a Jesús y lo había crucificado.
 No hay nada que hacer debido a la situación de desánimo que vivían los apóstoles, incapaces de creer aquello que afirmaban las mujeres de que Jesús estaba vivo.
 No hay nada que hacer debido a la frustración que cada uno de ellos alimentaba en su corazón, las cosas no se habían desarrollado como ellos habían esperado.
     Más de una vez pasamos por la misma experiencia y decimos lo mismo:
 No hay nada que hacer en este país, donde cada uno piensa en sí mismo y se olvida del bien común.
 No hay nada que hacer en esta Iglesia que se encierra y no tienen respuesta a nuestras necesidades agudas.
 No hay nada que hacer en mi comunidad porque ha perdido la fuerza y la esperanza de otros tiempos.
 No hay nada que hacer en mi corazón ya que siempre arrastra las mismas miserias.
     Y estos dos discípulos, igual que nosotros en nuestra vida de cada día, tenían a Jesús como compañero de camino sin saberlo. Y Jesús de a poco se las arregla para que cambien de actitud, se las arregla para que confíen más en Dios que en los propios criterios, para que confíen más en Dios que en los propios pensamientos, para que confíen más en Dios que en las propias fuerzas. Jesús se las arregla para que lo descubran.
     ¿Y cómo lo hace?
 Se pone al lado, presta atención a sus problemas y empieza a caminar con ellos. Después les invita a reflexionar a partir de la Palabra de Dios, y les va enseñando a contemplar la vida con los mismos ojos de Dios. Y finalmente lo reconocen al atardecer cuando Jesús a la mesa con ellos celebra la Eucaristía.
Por eso de nuevo se ponen en camino, pero en dirección contraria y movidos por unas actitudes totalmente insospechadas unas horas antes: Jesús les ha transformado, les ha cambiado sus vidas.
Cristo también está presente en nuestra vida pero se nos hace difícil reconocerlo. Cristo está al lado nuestro pero nos cuesta verlo. Él nos acompaña. Se hace hermano para caminar al lado nuestro y consolarnos, se hace Palabra para que arda nuestro corazón con el fuego del amor de Dios, se hace Pan para alimentarnos.
     Cristo está presente pero se nos hace difícil reconocerlo, porque muchas veces nos encerramos y nos cuesta creer. Muchas veces caminamos con el rostro triste y desesperanzado, no porque Dios no esté con nosotros, sino porque en nuestros ojos hay algo que nos impide verlo.
     Nosotros también estamos llamados a decir: ¡Es verdad¡ Cristo ha resucitado, está vivo y presente entre nosotros:
 Está en la Palabra de Dios que nos llena de fuerza cuando la meditamos en el corazón,. Está en la Eucaristía para regalarnos su misma vida. Está en el hermano con el que tenemos que partir el pan y compartirlo: el pan material con el pobre, el pan del consuelo con el que sufre, el pan del perdón con el que lastimamos, el pan de la paciencia con el que nos hiere, el pan de la esperanza con el que ya no espera.
Este gesto de compartir, de hospedar a Jesús porque ya era tarde y se hacía de noche, fue el que abrió los ojos a los discípulos de Emaús para que reconocieran a Cristo resucitado.
Que también nosotros podamos decirle con los dos discípulos de Emaús: Quédate con nosotros Señor de la Esperanza, y aunque a veces dudamos de tu presencia en casa, no dejes que la noche nos sorprenda sin Ti. (Como lo solemos cantar) Y entonces sabremos que por el camino nos venía arriando el Dios de la Paz, que transformará y cambiará nuestra vida.


No hay comentarios: