ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

jueves, 5 de mayo de 2011

Colesterol.



El colesterol es un lípido (grasa) necesario para el organismo humano. De manera usual es el hígado el que se encarga de sintetizar el colesterol que el organismo necesita. El exceso de este lípido que puede deberse tanto a una alimentación desequilibrada como a una síntesis exagerada del organismo, va a la vesícula biliar, la cual lo devuelve a los intestinos para su eliminación.
Cuando esta función natural no se lleva a cabo se produce una excesiva concentración de colesterol en la sangre, el cual se va acumulando en las paredes de los vasos sanguíneos con el consiguiente riesgo de poder obstruir la arteria en la que se acumula (ateroma) y causar un accidente vascular como un infarto o una embolia.
También pueden formarse depósitos de colesterol en la piel, en los tendones, alrededor de la córnea y los párpados.
La persona que padece exceso de colesterol tiene tendencia a un autocontrol excesivo. Siente una gran desconfianza, no sabe entregarse y tampoco es capaz de abrirse y recibir. Considera la vida como una lucha constante, con muy poco tiempo para la relajación o el disfrute.
Sin duda se trata de alguien que no se ha sentido amado y protegido en su infancia.
El exceso de colesterol también está relacionado con la posesión de lo material. Los alimentos que ingiere de forma exagerada representan la satisfacción desmesurada de los propios deseos, prosperidad y confort. Es una falsa idea de obsequiarse a sí mismo.
Se trata de una persona insegura, que tiene miedo de que le falte o de perder algo y este miedo le lleva, le obliga, a un consumo desmedido de grasas o a producir, por sí mismo, un exceso de éstas, para procurarse mayor seguridad.
Sin embargo esta acumulación de colesterol en las paredes arteriales hace la vida menos móvil, menos ligera y le lleva a perder la alegría de vivir.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Cuando concedemos demasiada importancia a la alimentación y al aspecto material de la vida, perdemos fluidez, ponemos obstáculos a lo que nos da vida, es decir, a la sangre, el líquido que fluye a través de nuestro Ser, transportando emociones y sentimientos.
¿Crees que no tienes tiempo suficiente para hacer todo lo que tienes que hacer ¿Siempre andas con prisas?
Lo que necesitan estas personas, es aprender a confiar y a relajarse.
Para confiar hay que rendirse, dejar de lado todas las medidas de defensa, todos los planes. Confiar es ir donde la vida te lleve, dejar de luchar y simplemente avanzar con ella permitiendo que transcurra a su manera.
La confianza es una facultad que nos conduce al amor; sólo el amor crea confianza.


Extraído de mi libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

No hay comentarios: