ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

viernes, 6 de mayo de 2011

¿Profesión? ¡Madre!


mama

La Señora Mariana Millar debía hacer un viaje. Para ello, requería sacar Pasaporte y la correspondiente Visa.
Al llenar el formulario de solicitud, al llegar a la pregunta: ¿profesión? Ella muy tranquila escribió: “Madre”.
El empleado encargadodo de recepcionar la solicitud, le dice muy serio:
- “Señora, ser madre no es ninguna profesión”.
- ¿Y quién le ha dicho a usted que ser madre no es una profesión como cualquier otra?
- Dígame amigo: ¿Usted de niño no fue al Jardín de Infancia?
- “Sí, Señora”…
- ¿Y usted no fue atendido durante esos años por una serie de Señoritas profesoras?
- “Claro…”
- ¡Y esas Señoritas profesoras sólo le atendían a usted unas horas!
- “Sí, claro”.
- “Sí, claro”… ¿y su mamá cuántas horas le atendía a usted?
- “Todo el día. Las veinticuatro horas del día”.
- ¿Y ahora me viene usted a decir que atender unas horas al día es profesión, pero atenderlo las veinticuatro horas, esa no es profesión?
Mariana Millar estaba en lo cierto. Estamos demasiado acostumbrados a ver la maternidad como un simple fenómeno biológico de la naturaleza. Un fenómeno tan normal que casi ni le damos importancia.
Y sin embargo ser madre significa muchísimas cosas más.
- Ser madre significa aprender a entender el primer lenguaje del hijo. Un lenguaje sin  palabras.
- Ser madre significa descubrir las necesidades del hijo sin que nos llame tocando el timbre.
- Ser madre significa hacer sonreír al hijo para que se sienta feliz.
- Ser madre significa enseñar a hablar y entender el sentido de las palabras.
- Ser madre significa leer la psicología de cada hijo.
- Ser madre significa enseñar al hijo a ser libre sin dejar de ser dependiente.
- Ser madre significa enseñar al hijo a ser él mismo sin rebajar a los demás.
- Ser madre significa enseñar al hijo a ser fuerte en sus debilidades.
- Ser madre significa enseñar al hijo a sentirse más que sus propios fracasos.
- Ser madre significa acompañar al hijo en todo el proceso y etapas de su vida, de su   crecimiento y de toda la formación de su personalidad.
Enseñar a ser persona ¿no es acaso algo muy serio?
Veamos en concreto.
¿Cuánto pagaría usted a una especialista del lenguaje, para que le enseñe a hablar a su hijo?
¿Cuánto pagaría usted a una especialista en niños, para que educase a su hijo?
¿Cuánto pagaría usted al que le enseñase a su hijo a andar?
¿Cuánto pagaría usted a quien mantuviese limpio todo el día a su hijo, lo bañe, lo limpie en sus necesidades, le cambie los pañales?
Claro, como su esposa no cobra por el ejercicio de su maternidad, ni le pasa las horas extras,  hasta usted, es posible, termine creyendo que eso de ser madre es  para ella una afición, una, igual que jugar al tenis para pasar el tiempo.
Está claro, necesitamos pagar los servicios de alguien para considerarla profesional. Todo lo que se hace por amor, no es parte de la profesionalidad.
Todo lo que se hace por amor y no por dinero, vale poco.
La Señora Millar tenía toda la razón. Y esto, por más que pudiera escandalizar a los empleados de tramitar Pasaportes.
Por eso, a todas las Madres en su Día, en nombre de todos los hijos les quiero decir:
¡FELICIDADES!

Son ustedes las “profesionales de la vida”.
Son ustedes las “profesionales cuya misión es hacernos personas”.
Son ustedes las únicas “profesionales que no hacen huelga para que les aumenten el salario”.
A “todas las profesionales de la vida”
¡UN FELIZ DÍA, MADRES!

Se lo desea un hijo que celebra el Día de la Madre en cada una de vosotras, porque yo perdí la mía cuando aún era muy niño.
Clemente Sobrado C. P.

Comparte este artículo



No hay comentarios: