ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

jueves, 12 de mayo de 2011

Algo no funciona bien

El Buen Pastor


El texto del Buen Pastor de este domingo se presta a una serie de interrogantes y cuestionamientos.
Es una parábola dirigida especialmente a los pastores, aunque tampoco las ovejas queden marginadas. Me quiero fijar en los siguientes versículos: “… y olas ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado a todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño
no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños”.
Las llama por su nombre, las saca fuera, camina delante de ellas, le siguen, conocen su voz, a un extraño no lo seguirán, huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños. Todo esto ¿tiene sentido hoy? ¿es una realidad hoy en la Iglesia?
Porque lo primero me preocupa eso de “llamarlas por su nombre”.
No veo fácil que el Obispo pueda conocer por su nombre a todos sus fieles. Tampoco estoy seguro haya demasiada preocupación por saber el nombre de los que le han sido encomendados.
No veo fácil que, al menos en las ciudades, los Párrocos conozcan por su nombre a sus parroquianos. De ordinario, conocemos a los de siempre. A los que están metidos en todo y que son siempre pocos y los mismos. ¿Y el resto? Siguen siendo “fieles anónimos”.
Luego “camina delante de ellas”. Para caminar delante de los fieles hay que estar con ellos y compartir sus vidas. Y esto tampoco se hace desde el sillón del despacho o simplemente desde el altar los domingos. Se trata de “caminar” y caminar “delante”. Los Pastores estamos llamados a marcar caminos, abrir caminos, caminar en los caminos de los fieles. Y no solo los caminos del despacho parroquial, sino los caminos de la vida. “Ir por delante” implica marcar el ritmo del andar. Ni los pastores pueden vivir encerrados en su soledad, ni los fieles sin la compañía de sus pastores. ¿No habrá demasiada distancia y separación entre fieles y pastores, algo así como si nos sintiésemos de otra clase? Antes decíamos que los hábitos y sotanas marcaban distancias. Ahora que vestimos como ellos, ¿estaremos más cerca? ¿Será cuestión de telas o de mentalidades?
“No conocen la voz de los extraños”. ¿No será este uno de nuestros problemas pastorales hoy? ¿Cómo es que nuestros fieles se pasan con tanta facilidad a otras Iglesias o Sectas?
Muchos fieles se sienten, con frecuencia, más a gusto en los encuentros con los hermanos separados que con nosotros.
Es posible que a estos hermanos les falte un poco el misterio, pero sea más viva la relación humana con la gente.
Pero también es posible que a nosotros nos sobre el misterio y nos falte el trato y la relación humana con nuestros fieles. Siempre me ha llamado la atención el poco aguante que tenemos los sacerdotes cuando los padres traen los niños pequeños y chillan, corretean por la Iglesia. Aún no hace mucho escuché a uno que desde el altar mandó salir a una madre porque su hijo lloraba. ¿Y dónde queda aquello de Jesús: “Dejad que los niños vengan a mí”.
¿No habrá demasiada seriedad en nuestros encuentros, que tienen muy poco de comunitarios y sí tienen demasiado de ignorarnos los unos a los otros?
¿A caso la seriedad es un impedimento para el sentido fraterno, festivo, alegre de nuestros momentos de encuentro?
La gente, siente nuestras misas y nuestras predicaciones demasiado aburridas. Hace unos meses un padre de familia me decía: “mis hijos no quieren asistir a misa porque les aburre, sólo estarían dispuestos a ir a la Misa que celebra cierto Sacerdote porque dicen habla para la gente y habla de cosas interesantes”.
Confieso que no estoy tan seguro de que nuestros fieles hoy “huyan” de pastores extraños.
Diremos que hoy los pastores somos pocos. ¿Cuántos serían en tiempos de Pablo?
Y preferimos seguir siendo cada vez menos, y mientras tanto cerramos el paso a la participación activa de las mujeres. Y tampoco a los varones les dejamos demasiados espacios. El Documento de Aparecida comienza citando una frase del Documento de Puebla:
Los laicos “son hombres de la Iglesia en el corazón del mundo, y hombres del mundo en el corazón de la Iglesia”. ¿Estarán el “corazón de la Iglesia” o sentados en silencio en las bancas de la Iglesia?
Y añade con gran realismo: “Los laicos están llamados a participar en la acción pastoral de la Iglesia, primero con el testimonio de su vida y, en segundo lugar, con acciones en el campo de la evangelización, la vida litúrgica y otras formas de apostolado, según las necesidades locales bajo la guía de los pastores. Ellos estarán dispuestos a abrirles espacios de participación y a confiarles ministerios y responsabilidades en una Iglesia donde todos vivan de manera responsable su compromiso cristiano”, (DA 211)
¿Será todo esto problema dogmático que impide todo cambio?
¿No será problema de cambio de estructuras diocesanas y parroquiales y pastorales?
Clemente Sobrado C. P.www.iglesiaquecamina.com

No hay comentarios: