ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

domingo, 15 de mayo de 2011

María como Criatura de Dios.


“Ventana abierta”


MARÍA COMO CRIATURA DE DIOS.   
 
Capítulo I



¡ Hola amigos/as!
Aquí nos encontramos de nuevo en nuestra “Ventana abierta”, con el primer artículo después de la Introducción anterior ya expuesta, donde les prometí que durante una larga temporada entraríamos en los comienzos de Tercer Milenio, de la mano de la Virgen María, bajo su protección. Y quiero empezar hablando de algo que normalmente no se dice, me refiero a la Virgen María como Criatura de Dios.  Y digo que no se dice normalmente -nos explica el P. Santiago Martín- porque para muchos, este aspecto de Dios Creador, de Dios Señor, es algo pasado de moda, es algo que incluso algunos empiezan a dudar hasta dentro de la Iglesia; y tiene tal fuerza el concepto de Dios Padre que es la plenitud de la Revelación mostrada por Jesucristo, que para algunos esa palabra “Padre”, hace olvidar todo lo demás; es como si diciéndole a Dios “Padre”, ya no hubiera nada más que decirle. Me parece algo equivocado, y creo además-continúa comentando el P. S.M- que es una antigua herejía que se está poniendo de moda otra vez, la herejía de de considerar el Antiguo Testamento despreciable, como si no tuviera nada que enseñarnos, como si solamente fuera importante el Nuevo Testamento; es una tontería, porque es como querer empezar una casa por los últimos pisos del edificio; la casa necesita una buena base, unos buenos cimientos y los primeros pisos, para después coronar magníficamente la obra. Cristo vino a completar la Revelación, no a empezarla, y desde luego no a destruirla. Por eso, fijándome en María, lo primero que tengo que decir de Ella, es que es una Criatura de Dios, una Criatura del Creador. ¡Fíjense! La palabra hijo aplicada al hombre, aplicada también a María, es una palabra que podemos dar sólo en cuanto se es hijo en el Hijo; sólo Jesús era auténtico Hijo, nosotros somos hijos adoptivos, y lo somos en cuanto nos bautizaron, sin embargo todos somos criaturas de Dios: también el budista es criatura de Dios, también el ateo. Y en cuanto a criatura, somos seres amados por Dios, no quizá de la misma manera o quizá con un matiz distinto que el Hijo, pero somos amados por Dios.
Por tanto, primera cosa que tenemos que decir de María: ¡ Criatura de Dios!
En eso fue educada Ella, en un sentido de ver a Dios como su Creador, y eso tenía al menos cuatro características que no podemos olvidar:
1º. Si Dios es Creador, hay cosas de Dios que yo no puedo entender, porque Él es el Creador y yo la criatura, forzosamente es más listo que yo, forzosamente tengo que aceptar el Misterio,
¡ y qué importante es aprender a vivir, a convivir con el Misterio, sobre todo cuando vienen los graves problemas de la vida! Si nosotros tuviéramos la humildad de María para saber que:
¡ Dios es el Señor y yo la criatura!  Y que no puedo entender todos los planes de Dios que me ha creado, seguramente algunos problemas se nos resolverían.
2º. Aspecto de este concepto de criatura que vemos que lo tenía la Virgen María como buena mujer judía, ”la obediencia”, Ella fue educada en la obediencia, mientras que nosotros- quizá porque se ha insistido exclusivamente en el contexto de Dios Padre- hemos sido educados en una especie de confianza, que es buena , pero que muchas veces se presta al abuso. Tengo la impresión- sigue explicando el P.S.M.- de que hoy para muchos, ya Dios no es Padre, sino que es “Abuelete”, y por lo tanto tienen tanta confianza, que se le han subido a las barbas. A Dios muchos no le respetan, le toman el pelo, dicen o piensan: “ ¡Es tan bueno…!”   ¡No pasa nada…!”  “¡Voy a gastarle una broma y voy a hacer lo que yo quiera!”   María nos enseña como Criatura a respetar a Dios, es Alguien a quien hay que obedecer.
. Aspecto de este concepto de Dios Creador: que Él ha creado, no solamente al hombre, sino a la Naturaleza que también es obra de Dios. Por eso la Naturaleza tiene que ser respetada, no puede ser destruída, manipulada: con el problema de la capa de ozono, con las torturas a los animales, con la basura que se deja cuando uno/a va de excursión, con los vertidos a los ríos o a los mares… La Naturaleza es obra de Dios y Dios la protege, y no podemos manipularla porque Dios la cuida, y Dios va a pedirnos cuentas también de ella.
Aspecto de la criatura es aceptarse a uno/a  mismo/a, tenemos que aceptarnos a nosotros mismos como somos, somos obra de Dios, y Dios hace las cosas buenas, no todos podemos ser: altos, jóvenes eternamente, guapos, simpáticos, ricos, rubios de ojos azules…¡No!  María se aceptaba y se quería como era. Por eso, ante la verdadera Virgen del Cielo, la Virgen Blanca –esto es sin mancha- o a las imágenes de la Virgen que tenemos más cerca, puesto que es una misma Virgen, con distintos piropos que los cristianos queremos dedicarle. Como son:  Esperanza y Caridad, Inmaculado Corazón de María, y Virgen de los Dolores..., le pidamos:
¡ Ayúdame  a ser como Tú, a respetar a Dios, a respetar la Naturaleza, y ayúdame a aceptarme a mí mismo/a  como soy, a naturalmente querer mejorar, pero siempre aceptándome como soy  porque soy obra de Dios!  ¡ Dame fuerza para quererme a mí mismo/a, para no tener un permanente complejo, que al final lo pago yo y lo pagan los demás!
Muy bien amigos, hasta el próximo artículo de “Ventana abierta” D. M. de la mano de la Virgen de todas las advocaciones, nuestra Madre María.
Vuestra hermana en el Señor:  Mª Ángeles.  (Angelita)




No hay comentarios: