ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

jueves, 5 de mayo de 2011

GATEO PARA LA FELICIDAD.

"Ventana abierta"
 


Gateo para la felicidad




Los bebés son exploradores natos, les encanta curiosear el espacio en que viven y el gateo les permite ir más allá del mundo que conocían hasta el momento por sus propios medios, gatear los pone en el fabuloso mundo de la investigación. La mayoría de los bebés gatean antes de caminar pero para lograrlo primero necesitan ejercitar el control de su equilibrio, coordinar sus manos y pies y fortalecer los músculos de sus piernas que luego le permitan caminar.

La mayoría de los bebés comienzan a gatear entre los 6 y 10 meses, sin embargo no todos se encuentran en este perfil; pues algunos omiten esta etapa y pasan directamente a caminar; otros bebés en cambio, adoptan su "propia técnica" de gateo como por ejemplo los que se desplazan sentados, doblando las piernas para deslizar las nalgas, como si estuvieran remando con ellas, igual existen los que se desplazan deslizando su pancita con la ayuda de sus piernas y manos. No existe motivo de preocupación si el bebé no gatea en esta etapa, lo importante es que se desplace y no la forma en que lo haga. Lo mejor es dejarlos que incursionen en su propia forma de gateo. Como siempre hay que dejarlos que adopten la técnica que más les convenga para conseguir lo que quieren.

Sentarse y gatear son acciones que aparecen casi que simultáneamente, obviamente cuando ya se sientan sin apoyo. La cabeza es como una torre de control erguida que le permite observar todo su alrededor, y luego decidir a dónde se desplaza, mientras sus músculos se van fortaleciendo para poder ponerse en cuatro, posición que estimula todo tipo de emociones en los adultos, como ternura, alegría, sorpresa, posteriormente entre los 9 y 10 meses descubre que al empujar sus rodillas contra el piso obtiene el envión necesario para comenzar a gatear, parecen muñequitos de cuerda. Luego aprende a volver a sentarse desde la posición de gateo y desde entonces comienza a perfeccionar su técnica cada vez más hasta que gatea perfectamente. Vale decir que todos estos tiempos no son regla universal, existen bebés que gatean a los 5 meses, otros comienzan a los 10 meses, pero hay que estar atento con la estimulación y consultar oportunamente con el pediatra para descantar cualquier problemilla muscular.

El bebé, junto con su nana, o adulto acompañante, quien sin obligarlo debe estimularlo, poniendo objetos o juguetes supremamente llamativos alejados, también es aconsejable colocar obstáculos proporcionales al tamaño del bebé y seguros que no representen peligro; pueden ser almohadas, cojines, o cajas para que él solo descubra como esquivarlos, dándole más seguridad, velocidad y agilidad, hay que tener presente que jamás se debe dejar solo al bebé en su fantástica aventura de gatear; cuidar que los manteles no queden con puntas al alcance del bebé pues podría jalarlo y traerse de paso todo lo que hay encima de la mesa; cuando el gateador encantador y arrollador con su picardía y afán de explorar encuentra problemas de obstáculos hay que dejarlos que intente resolverlo por sus propios medios, cuando el bebé enfrente la frustración, se le habla con amor, incluso se le hace el recorrido para que vea que puede, y si tampoco así supera el obstáculos ayudarlo resulta grato en su misión.

El espacio ideal para gatear debe ser un lugar libre de peligros para que el bebé gatee a gusto y nuevamente nunca dejar solo al bebé sin supervisión durante esta etapa. Ojo con las escaleras, los enchufes deben estar tapados; lo de los manteles colgantes, eliminar objetos que representen peligro al ser llevados a la boca, pues estos divinos y tiernos exploradores hacen de su principal herramienta de investigación la boca. Todo se lo quieren llevar a la boca, por su puesto ventanas y puertas que den al vacío clausuradas. Hay que estimular el derecho a que el bebé divino y precioso, y hermoso, primoroso, encantador, se mueva a gusto y satisfaga su curiosidad.

Por favor papitos, acompañantes, educadores para la felicidad, olviden y boten a la basura bien lejos el NO, obviamente esta etapa es ideal para empezar a poner unas reglas del juego, normas, pero que no se confundan con continuas prohibiciones, estrictas y reiterativas, aquí cabe el famoso refrán de ponerse en los zapatos del otro. Recordar que todo es nuevo para este investigador privado.

Los zapatos con cuidado en climas cálidos es mejor descalzo, en temperaturas frías unos zapaticos livianos y suaves son los ideales, ojo livianos y muy suaves, mejor medias. El piso pues limpio, las alfombras no son las más apropiadas pues ellos se recrean con bolitas de lana y no es apropiado. Aprender a gatear demanda el desarrollo de una serie de habilidades y destrezas que suponen para el bebé el reto de aprender a dominar su cuerpo, conocer su entorno y desarrollar su inteligencia, sí desarrollar su inteligencia, por lo tanto, la asepsia extrema, la sobreprotección, y los mimos excesivos son enemigos declarados de esta etapa hermosa! Gatear les ayuda en la maduración del tono muscular, les permite entrenar los reflejos de caída que le librarán de muchos chichones y brechas cuando comience a caminar, además si se observa con atención los bebés y los chicos caminadores tienen unos angelitos de la guarda que trabajan sin descanso, los protegen a todo dar!
Y bueno cuando su cerebro aprende la mecánica del gateo, empieza el bebé a responder rápido ante situaciones nuevas e inesperadas como hacer zig-zag por debajo de las sillas del comedor sin golpearse ni quedar atrapado. El control del gateo que, en un principio requería de toda la atención del niño, pasará a través de la práctica, a un control más automático. De este modo, libera recursos para que su cerebro pueda prestar atención a otros estímulos por ejemplo, estar pendiente de lo que hagan otros niños, buscar un juguete o reaccionar de forma rápida para evitar un golpe. Los errores que se traducen en sustos o caídas que en últimas ayudan a ajustar los movimientos de forma más precisa en el futuro. Las caídas (guardadas las debidas proporciones), por lo tanto, son necesarias, además de que no se pueden evitar, sí aportan sustancialmente a una experiencia enriquecedora durante la etapa de gateo. A tan sólo 30 centímetros del suelo no le causarán grandes problemas y le ayudarán a evitar otras más peligrosas cuando empiece a andar. Los niños que han sido gateadores experimentados cuando tropiezan al andar, rara vez se golpean gravemente, han aprendido a girar para caer de culete, a poner las manos o a rodar para salvar la cabeza.

El gateo, es la primera conquista de autonomía del bebé y comienza a sentirse libre emocionalmente. Obviamente esta etapa demanda mas acompañamiento, energía, paciencia, creatividad, por favor cero comparaciones con los bebés vecinos, familiares, para nada, es mejor recordar que cada bebé tiene su propio ritmo, la música es una compañía inmensamente agradable y necesaria en esta etapa, los cuento aparecen para que el bebé empiece a identificar, el cuentos de los pollito, esta etapa con una adecuada y amable estimulación resulta una cómplice perfecta para el desarrollo cognoscitivo del bebé, eso que también hay que hablar de las bondades físicas y emocionales, resaltar por ultimo que la inteligencia es una de sus mayores beneficiarias.

Para las familias con bebés gateadores un kid recomendado es el de protección, amabilidad, caricias, cantos, colores, imágenes, dulzura, ternura, alegría, espíritu luchador, paciencia, respeto, gratitud, y recomendarles, sugerirles, aconsejarles que se gocen, disfruten esta maravillosa etapa que como todas pasa demasiado rápido.




No hay comentarios: