ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

martes, 16 de agosto de 2011

Tus lágrimas...

"Ventana abierta"
Tus lágrimas
 Cuentan que había una vez un hombre que padecía lo peor que le puede pasar a un ser humano:  su hijito había muerto.
Desde la muerte y durante años no había podido dormir. 
Lloraba y lloraba hasta que amanecía.

Un día -continúa el cuento- se apareció un ángel en sueños.
Y le dijo: – Basta ya.
- Es que no puedo soportar la idea de no volverlo a ver nunca más.


El ángel le respondió:
- ¿Lo quieres ver?

Entonces lo cogió de la mano y lo subió al cielo.
- Ahora lo vas a ver, quédate aquí.


Por una acera enorme comenzaron a pasar un montón de niños, vestidos como angelitos, con alitas blancas y una vela encendida entre las manos, como uno se imagina el cielo con los angelitos.

El hombre preguntó:
- ¿Quiénes son?


Y el ángel le respondió:
- Estos son los niños que han muerto en estos años, y todos los días hacen este paseo con nosotros, porque son puros…

- ¿Mi hijo está entre ellos?
- Sí, ahora lo vas a ver.

Y pasaron cientos y cientos de niños.
- Ahí viene- le avisó el ángel.

Y el hombre lo vió. Radiante, como lo recordaba.
Pero se dio cuenta de algo que lo conmovió:
entre todos los niños era el único chico que tenía la vela apagada, y él sintió de pronto una enorme pena y una terrible congoja por su hijo.

En ese momento su hijo lo vio, salió corriendo y se abrazó a él.
Él lo abrazó también con fuerza y le dijo:
- Hijo, ¿ por qué tu vela no tiene luz?
¿no encienden tu vela como la de los demás?

-El hijo le contestó:  Sí, papá, cada mañana encienden mi vela igual que la de todos, pero… ¿sabes qué pasa?, que cada noche tus lágrimas apagan la mía.



29 -Septiembre- Día de los Santos Arcángeles
Oración por los hijos

Permíteme ver a mis hijos como la más grande de las bendiciones de Dios
No dejes que caiga en la ira o la desilusión, porque ellos son cuanto yo les doy, y si solo les doy tristeza, ellos no podrán crecer en la alegría.
Enséñame Ángel mío, el buen camino para moldearlos con la libertad de existir, y el regocijo de vivir.
Dame confianza y esperanza sin límites, para que pueda llenar sus corazones, así mañana mis hijos sean alabanza del Señor.
Permíteme encontrar a cada momento una alegría que sembrar en su presente, para que mañana una semilla de ternura crezca en sus mantos para cuantos les rodean.
Enséñame el camino de cómo volver a ser niño, para llegar a comprenderlos, hacerlos sentir especiales y amados.
Para enseñarles que la vida puede ser una amorosa cuna protegidos por mis brazos

Pero sobre todo Ángel mío:
Llévame a donde los sueños son libres, para permitirles a mis hijos, ser lo que ellos quieran ser, para no hostigarlos, ni oprimirlos con mis propios sueños.
Para que sean libres, y el día de mañana entregar con orgullo a la humanidad sus sueños hechos realidad.
Trae ¡Oh Ángel Mensajero! , todas las bendiciones para ellos.
Porque hijo es una palabra de amor que Dios nos ha entregado

No hay comentarios: