ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

viernes, 26 de agosto de 2011

¡Enhorabuena, Jesucristo!

Publicado el 26.08.2011
CARLOS AMIGO VALLEJO
Cardenal arzobispo emérito de Sevilla
“Benedicto XVI ha dicho a los jóvenes lo que los jóvenes deseaban oír. (…) Las palabras del Papa calaban en el corazón de los jóvenes”.
El protagonista absoluto de esta Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) es Cristo, el Señor. Así lo decía Benedicto XVI en su primer encuentro con la juventud en la Plaza de Cibeles. Y el nombre de Cristo estaría continuamente vivo en todos y cada uno de los mensajes del Santo Padre en este encuentro, verdaderamente histórico, de la Iglesia de España con la juventud de todo el mundo.
Nada más llegar a España, las primeras palabras del Papa fueron como una proclamación de intenciones: vengo para anunciar que Jesucristo es Camino, Verdad y Vida. Y así lo confirmaría una y otra vez: que la llama del amor de Cristo nunca se apague en vuestros corazones; que las palabras de Jesús han de llegar al corazón de los jóvenes, arraigadas en él, y fraguar toda la vida; tenéis que aprovechar estos días para conocer mejor a Cristo.
Él es la exégesis de la Palabra de Dios y de una vida casta, pobre y obediente, les decía a las personas consagradas; en la mirada de Cristo resplandece la verdad que ilumina el camino del hombre, les recordaba a los profesores universitarios jóvenes; que Cristo aumente vuestra alegría y os aliente a estar cerca de los menos favorecidos, recordaba ante las imágenes dolorosas del Vía Crucis; ser apóstoles con Cristo y como Cristo, para ser compañeros de viaje y servidores de los hombres, les urgía a quienes se preparan para ser sacerdotes.
Hay un gesto que habla por sí solo:
el Papa y esos dos millones de jóvenes en silencio,
adorando a Jesucristo
en el sacramento de la Eucaristía.
El dolor solamente puede comprenderse como fruto del encuentro personal con Cristo, decía emocionado a los enfermos y discapacitados; la fe no proporciona solo alguna información sobre la identidad de Cristo, sino que supone una relación personal con Él, proclamaba con fortaleza ante una multitudinaria presencia de jóvenes en la Vigilia de Cuatro Vientos.
Y, en las palabras de despedida, Benedicto XVI hablaba de una experiencia personal: hemos podido comprobar cómo la gracia de Cristo derrumba los muros y franquea las fronteras que el pecado levanta entre los pueblos y las generaciones, para hacer de todos los hombres una sola familia.
Benedicto XVI ha dicho a los jóvenes lo que los jóvenes deseaban oír. Si habían venido desde las más diversas partes del mundo, no había otro motivo de convocatoria sino el encuentro con Jesucristo. Las palabras del Papa calaban en el corazón de los jóvenes. Pero, sobre todo, el misterio de Cristo es el que daba profundidad a su misma vida.
Hay un gesto que habla por sí solo: el Papa y esos dos millones de jóvenes en silencio, adorando a Jesucristo en el sacramento de la Eucaristía. En opinión de muchos, este ha sido el punto central y más significativo del encuentro del Papa con esta Iglesia joven, que no solamente es esperanza de futuro, sino una realidad presente, actual y viva, como se ha puesto de relieve en esta Jornada Mundial de la Juventud…
Decía Benedicto XVI: “Si permanecéis en el amor de Cristo, arraigados en la fe, encontraréis, aun en medio de contrariedades y sufrimientos, la raíz del gozo y la alegría. La fe no se opone a vuestros ideales más altos, al contrario, los exalta y perfecciona. Queridos jóvenes, no os conforméis con menos que la Verdad y el Amor, nos os conforméis con menos que Cristo” (Cuatro Vientos, Vigilia, 20-8-2011).
En el nº 2.765 de Vida Nueva.
--

ESPECIAL JMJ 2011 MADRID en VidaNueva.es



No hay comentarios: