ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

lunes, 22 de agosto de 2011

Beato Marcelo Spínola y Celia Méndez

"Ventana abierta"


Cardenal Arzobispo de Sevilla
Fundador de las Esclavas del Divino Corazón.

Nació en San Fernando (Cádiz) el día 14 de enero de 1835 siendo sus padres los marqueses de Spínola.


Estudió abogacía, y fue entonces cuando entró en contacto con Huelva, donde iba muy asiduamente a fin de asesorar gratuitamente a los pobres. Haciéndose gran devoto de la Hermandad del Nazareno de la Semana Santa onubense.

En 1858 entró en el Seminario de Sevilla ordenándose de sacerdote seis años más tarde; fue nombrado capellán de Sanlúcar de Barrameda y párroco de San Lorenzo en Sevilla.

Aunque lo designaron canónigo en 1879, siempre ejerció su labor pastoral en la Parroquia de San Lorenzo.
El 6 de febrero de 1881 la Santa Sede le nombra Obispo Auxiliar de Sevilla, y tres años más tarde obispo de Coria- Cáceres.
Allí fundó la congregación "Esclavas Concepcionistas Del Divino Corazón de Jesús" el día 26 de julio de 1885.

En mayo de 1886 fue nombrado Obispo de Málaga, y nueve años más tarde Arzobispo de Sevilla.
Siempre, donde estuvo, destacaba por su modestia, sencillez, vida austera, humildad, piedad, caballerosidad y cuidado de los pobres, por lo que era conocido como el "Arzobispo mendigo".
Fundó el periódico "El Correo de Andalucía" y fue senador del Reino.
San Pío X lo nombró Cardenal de Sevilla el día 11 de diciembre de 1905, pero no pudo ir a Roma para recibir el capelo cardenalicio pues un mes más tarde, cuando estaba bendiciendo el Santuario de Nuestra Señora de Regla, en Chipiona (Cádiz) cayó enfermo, muriendo en Sevilla seis días más tarde: el 19 de enero de 1906.
Está sepultado en la Catedral hispalense en un precioso mausoleo blanco, construido en el año 1913.

Sepulcro del Beato Marcelo Espínola en la Catedral de Sevilla.

Fue beatificado por el Beato Papa Juan Pablo II el día 29 de marzo del año 1987.

Celia Méndez y Delgado


Fundadora de las Esclavas del Divino Corazón con el Cardenal Spínola.

En sus principios:

Celia Méndez y Delgado nace en Fuentes de Andalucía (Sevilla), el 11 de febrero de 1844.
Mujer de la alta sociedad sevillana, a los 17 años contrae matrimonio con D. Paulino Fernández de Córdoba y Vera de Aragón, Marqués de la Puebla de Obando.
Alternó dentro de la sociedad que le correspondió vivir, dentro de su arraigada fe cristiana.
 Y de sus 12 años de matrimonio pudo decir:
 “He gozado de cuanta felicidad ofrece la tierra”.

A los 30 años enviuda, siente un enorme vació que necesita llenarse de nuevo.
Ninguna cosa le interesa ni le llama la atención, no le sirven las medias tintas, quiere dar un giro a su vida.

En su madurez:

Una mujer a quien el dolor de la muerte de su marido le abrió el horizonte de un Dios que se le presentaba como Amor Absoluto. Que fiel a su llamamiento lo dejó todo para seguirlo. Y que pudo afirmar con verdad:
"nunca ha vacilado en preferir a Dios".

Decide ir a la parroquia de S. Lorenzo a hablar con D. Marcelo, éste se da cuenta de que Celia ha recibido una fuerte llamada de Dios, ambos emprenden un camino de búsqueda que en 1885 lleva a fundar las Esclavas del Divino Corazón en Coria-Cáceres.

 En una sociedad en que la preparación de la mujer deja mucho que desear, la Congregación de Esclavas se dedica a favorecer su educación en todos los estamentos sociales de la época.

Desde Coria van a Puente Genil, y luego, tras un periodo de dificultades, a Málaga donde se asientan y abren un colegio.

 En 1893 inauguran casa y colegio en Ronda.

En 1896 en Corte Concepción, Huelva y en 1899 en Moguer…

En el mismo año de 1899 las Esclavas se instalan en Sevilla y en 1903 en Linares.

 En 1907 hay un intento de fundación en Murcia que no llega a consolidarse. Esta casa se cierra poco después de la muerte de Celia Méndez.

Tras años de infatigable trabajo y dedicación a estas fundaciones, muere Celia Méndez en Sevilla el 2 de junio de 1908.


En su nuevo camino:

Vivió enamorada de lo que Dios quería:
 “Ayer oí una jaculatoria que expresa lo que deseo; dice:
 Voluntad de mi Dios, yo te amo;
desde entonces la he repetido hasta en sueños”.

Buscó apasionadamente el querer de Dios. Lo cumplió amorosamente en toda circunstancia, en todo momento, con creciente fidelidad, con renovada ilusión.
Quiero lo que Dios quiera aunque sea a costa de los mayores sacrificios, y esto no en teoría sino en la práctica”.

Nos dejó:

El ejemplo de su vida entregada a Dios y a los hombres con generosidad, amor y deseo de comunicar a todos la Buena Noticia del Evangelio. Su espiritualidad, manifestada en el amor a Jesucristo, reflejada en su obra y en sus escritos, su comprensión y caridad con todos, su búsqueda incansable de la voluntad de Dios…
La Congregación de Esclavas del Divino Corazón, obra que llevó a cabo con el Beato Marcelo Spínola y Maestre, es la expresión de su celo por la educación cristiana de la juventud.
Miles de jóvenes participan de su obra y su espiritualidad.
En 1994 se inició su proceso de canonización.

Cómo era: 

De gran temperamento, clara inteligencia, decidida y de firme voluntad. Sincera, espontánea, generosa, respetuosa con todos, humilde, sacrificada, caritativa, llena de bondad.

En  1- 12- 2006 hubo una Exposición en Sevilla sobre el Cardenal Spínola

En esa tarde se inauguraba en la Catedral de Sevilla la exposición sobre el que fuera cardenal de la Archidiócesis de Sevilla, Marcelo Spínola y Maestre, con motivo del centenario de su fallecimiento. La muestra permanecería abierta hasta el 13 de febrero de 2007.
El 19 de enero de 1906 fallecía en Sevilla su arzobispo, Marcelo Spínola y Maestre. Días antes había recibido de manos del rey Alfonso XIII los distintivos propios de cardenal de la Iglesia, dignidad que le había conferido Pío X. En Sevilla lo fue todo: se licenció en Derecho, se ordenó sacerdote, fue párroco en San Lorenzo, canónigo de esta Catedral, en la que también fue consagrado como obispo auxiliar en 1881 para -tras ocupar las sedes de Coria-Cáceres y Málaga- retornar a esta ciudad en 1896 como arzobispo hasta concluir aquí sus días como cardenal.
Itinerario de la exposición
En ese año conmemorativo del centenario de su muerte, el Cabildo de la Catedral de Sevilla, con la aportación de la Congregación de Esclavas del Divino Corazón, promovió la siguiente exposición que en esos momentos comenzaba sobre su vida y su obra.
El recorrido se inició con referencias desde su nacimiento (1835) hasta que, tras finalizar sus estudios universitarios (1856) y ejercer de abogado, sintió la llamada de Dios al sacerdocio (Panel 0).
Una vez ordenado (1864), ejerció como capellán en Sanlúcar de Barrameda y como párroco en San Lorenzo de Sevilla (1871), hasta que fue nombrado canónigo en esta catedral (1879). De esta etapa son los objetos litúrgicos que se exponen (Vitrina y Panel 1) así como el confesionario de San Lorenzo, al que se dedicó de una manera extraordinaria.
El cardenal Lluch le propuso como obispo auxiliar (1881). Comenzó así su actividad como pastor que continuaría hasta el fin de sus días. Se expusieron algunos de sus ornamentos y símbolos episcopales (V y P-2).
Junto a las visitas pastorales, se sirvió de la escritura para difundir el Evangelio. De su escritorio salieron numerosos documentos, fundamentados siempre en el estudio y en la oración. Su virtud y su ingente actividad han quedado recogidas en numerosas biografías y estudios (V y P-3) .
Entre sus obras destaca la fundación, junto a Celia Méndez, de las Esclavas del Divino Corazón (1885), cuya misión apostólica es la educación cristiana de la juventud (V y P-4).
En colaboración con seglares, puso en marcha muchas iniciativas sociales, propagandísticas y político-administrativas para hacer presente los principios de la Iglesia en la sociedad (P-5). Fue un defensor de las Hermandades, denunciando sus excesos cuando lo estimó necesario (V-5).
El Corazón de Cristo como centro de su vida, la Eucaristía y la Inmaculada constituyeron su espiritualidad y le condujeron a la santidad (V y P-6). Tras su muerte (1906), se inició muy pronto su proceso. Constatada su intercesión en una curación milagrosa, fue beatificado por Juan Pablo II (1987). Sus restos reposan desde 1913 en el mausoleo erigido en la Capilla de los Dolores. En ella, tres retratos de D. Marcelo cierran esta exposición homenaje.



Hermoso y grato recuerdo

Reliquias del Beato Cardenal Spínola y de Celia Mendez con oración, regalo de mi queridísima amiga Amparo Molina "Esclava del Divino Corazón" destinada en Mahinhin, Manila (Filipinas)

Oración.

Padre, lleno de bondad, que en Marcelo Spínola, Obispo, has dado a tu Iglesia un pastor admirable por su humildad y celo apostólico, concédenos que imitándole, aprendamos a encontrar en el Corazón de Cristo, tu Hijo, un amor tan ardiente que nos impulse a entregarnos constantemente a tu servicio.
Te pedimos por su intercesión salud para todos los enfermos: física, psíquica y espiritual.
 Paz en el mundo que está tan amenazado: por guerras, catástrofes producidas por la mano del hombre o naturales: seísmos, erupción de volcanes, tifones, monzón, inundaciones, incendios, maremotos como son los temidos tsunamis, etc, etc,etc.
Amén.



Gracias, querida amiga y hermana Amparo, por tu cariño y amistad hacia mí y mi familia, y por tu visita tan esperada y tantas veces acariciada a ésta tu casa, donde te hemos podido recibir y dar nuestro abrazo tan deseado. 
Que Dios siempre te ayude en tu sagrado ministerio fuera de Sevilla, de España, tu tierra, desde el momento en el cual Dios y tu Comunidad de Religiosas te enviaron, en favor de los más desfavorecidos, al país hermano de Filipinas, donde llevas ejerciendo de misionera tantísimos años, y donde nos consta además, se te valora en gran medida y se te quiere mucho, por tu gran humanidad, fundando y cuidando de ese comedor del que tú tanto nos comentas necesitando ayuda, tanto espiritual como material de todos nosotros.

El perfecto amor echa fuera el temor

Tus amigos mientras, quedamos a la espera de tu nuevo regreso dentro de otros cuantos años a ésta tu querida y añorada tierra.

Postales e Imagenes para Conquistar

Un abrazo cariñoso para tu Comunidad de Religiosas, para  
todo el pueblo de Filipinas, y para ti especialmente.

Postales para saludar

¡Que Dios y María Santísima te bendigan y te otorguen un favorable y buen viaje de vuelta a Filipinas!


 

No hay comentarios: