ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

viernes, 12 de agosto de 2011

Jesús y la samaritana

P. Adolfo Franco, S.J.
Juan 4, 5-42

Qué buena enseñanza del Señor sobre la sed y sobre el agua que puede saltar en nosotros como un manantial.
En este admirable pasaje del diálogo de Jesús con la Samaritana, hay una serie de afirmaciones de Jesús que merecerían más espacio del que un breve comentario, como éste, permite. Es la descripción progresiva de la conversión de una mujer, a la que Jesús transforma en el corazón, y en la mente.
La mayor parte de todo el discurso está centrada en el tema del agua y de la sed. Hay un agua que no calma del todo la sed, y de la que hay que beber con frecuencia; ésta sale del pozo cavado en la tierra. Pero hay otra agua que calma la sed para siempre, y que incluso termina siendo una fuente interior inagotable
Aquí está indicando Jesús esa cualidad del ser humano de tener sed, de buscar colmar sus ansias más profundas, de buscar siempre más, de no estar plenamente satisfecho nunca. Esto indica la gran dignidad del ser humano: el tener siempre sed. Es algo que ennoblece a una persona el no estar nunca satisfecho, con lo que ha encontrado, con lo que ha obtenido, con lo que ya sabe, con lo que ha hecho: siempre quiere más, siempre busca más, siempre aspira a más. Pero por otra parte también en este pasaje se está hablando de que el ser humano puede buscar saciar su sed en cosas que no dan plena satisfacción, y que siguen dejando sediento al hombre. Son bienes demasiado efímeros, muy materiales o incluso desviados. Y como ejemplo tenemos la vida “privada” de la samaritana: había tenido cinco maridos, y no había quedado calmada su sed: después de beber cinco veces, aún necesitaba volver a beber.
Y Jesús habla de que las ansias profundas del ser humano, sólo las puede calmar El mismo, que es el agua que salta hasta la vida eterna. Sólo la verdad de Dios: el reconocer en Jesús el Mesías, sólo su salvación, sólo su Verdad, pueden calmar enteramente la sed del ser humano, sólo el amor divino está hecho a la medida de nuestra sed de amor..
Jesús empieza a dar de beber a esta mujer equivocada, con sus palabras y poco a poco. Cuando la Samaritana bebió del agua que Cristo le estaba dando con su diálogo sobre sí misma, sobre El mismo, y sobre la verdad de Dios, quedó tan plenamente satisfecha, que fue corriendo a dar la noticia a sus conciudadanos: ella misma se convirtió en fuente, para dar de beber a otros. Es un diálogo progresivo, en que Cristo poco a poco va llegando al interior de su pobre interlocutora. Al comienzo tenemos una pecadora, insatisfecha, al final tenemos una mujer liberada y con un mensaje que comunicar.
El primer paso que tiene que dar Jesús está destinado a quitarle a la samaritana la arrogancia con que reacciona a las primeras palabras de Jesús. Quitar esas defensas que nos aíslan de Dios, que nos hacen aparecer autosuficientes. La samaritana autosuficiente, le dice a Jesús ¿cómo siendo judío te acercas a mí que soy una samaritana? y además hasta se burla de El, diciéndole que ni tiene un recipiente para sacar el agua del pozo. Jesús, sin entrar a discutir, sabe encontrar el verdadero camino del alma de esta mujer. Jesús al hacerle caer en la cuente de su triste suerte de tener que venir todos los días cansadamente a buscar el agua, la está poniendo en “su sitio”, le hace reconocer su indigencia.
Una vez quitado el orgullo, hay que abrirle la cabeza a la verdad y el corazón al reconocimiento del propio pecado, y al arrepentimiento de él. Jesús sabe esperar el momento oportuno para que ella reconozca que su vida no es recta, y que debe aceptar a Dios en espíritu y en verdad. Jesús utiliza como camino para que la verdad deslumbre a la samaritana, el camino de la revelación de su propio interior (has tenido cinco maridos). Entonces queda preparada para aceptar la gran verdad: Jesús es el Mesías. Con esto queda definitivamente apagada la gran sed de esta mujer.
Esto es lo que calma la sed de todos los destinatarios del mensaje de salvación: creer que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios vivo.+

Agradecemos al P. Adolfo Franco, S.J. por su colaboración

No hay comentarios: