ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

viernes, 24 de diciembre de 2010

"Una leyenda de Navidad".

"Ventana abierta"


La Noche de Navidad


La noche del 24 de diciembre está más encendida de estrellas que nunca, es la noche de Belén, la noche que redime al hombre de la noche eterna.

Debajo de la órbita, Belén, un pueblecito de Judea, unas cuantas casas, y un poco apartado, como si no tuviera derecho a pertenecer al pueblo, en una casa solitaria, un establo medio derruído, allí se han cobijado José y María.

Hace frío, mucho frío, y el Niño-Dios no tiene un sitio más confortable para venir al mundo.
El cierzo gélido se mete por todas las innumerables rendijas del establo cuando el Niño nace.

La Virgen y San José recogen difícilmente unos cuantos puñados de paja para dar calor de vida al Niño.
Mientras, en la tierra, por todos los senderos se mueve un cortejo de pastores y de leñadores a quienes acaba de levantar el prodigioso anuncio del Ángel.

En la también infinita pobreza del portal empieza a latir el calor, Jesús está más abrigado. Con Él, la Virgen María y José "el carpintero", y una vaca y una mula.

La vaca se aproxima al lugar donde Dios se ha hecho Hombre, parece que el animalito presiente que el Niño necesita más calor.

Otro es el camino de la mula, va igualmente hacia el lecho humildísimo de Jesús y trisca con sus enormes dientes en la paja de la cuna.

La Virgen contempla dulcemente a la vaca. Hay como un suspiro de agradecimiento en las entrañas, en el corazón de la Señora:
"Has tenido piedad de mi Hijo. Nacerán seres de tu vientre, serás fecunda y los podrás alimentar"

Para la mula hay una mirada llena de severidad:
"Tú por tu gula no has vacilado en comer la paja que cubre a mi Hijo. Serás estéril".

 Queridos amigos, esta leyenda  tiene un final algo triste, ¿verdad?

Besos.




No hay comentarios: