ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

viernes, 17 de diciembre de 2010

"Navidad".


¡Hola, amigos/as:

Ya casi no caen las hojas...El otoño agota sus últimos días a punto de caducar, de irse.
El relevo lo toma puntualmente el invierno; y con él comienza el tiempo más familiarmente entrañable:
la Navidad.

Ya lo tenemos todo. Todo está a punto. Nochebuena, víspera de Navidad.

- Unos seres queridos reunidos, que gozamos con su presencia.
- Otros no presentes, pero sí ausentes temporalmente, esporádica o circunstancialmente, cuya ausencia siempre añoramos.
- Y otros ya eternamente ausentes que jamás olvidamos.

Y se llenan las calles de luz, de colorido, de alegría, de gente para poder comprar en el último momento lo imperdonablemente olvidado en principio, o guardar pacientes colas de espera para contemplar los multicolores belenes instalados abundantemente.

Emborrachamos nuestro corazón de nobles sentimientos, nos deseamos felicidad, nos acordamos de los que sufren hambre, de los que tienen acorralada su salud por cualquier mal físico, o su alma por cualquier otro síquico.

Se termina la cena navideña como también la Navidad.

Todos nos hemos deseado felicidad, paz, buenos deseos.

Nos hemos acordado de los muchos que poco tienen.

Altruistamente hemos colaborado económicamente con alguna asociación benéfica.

Hemos recordado males, guerras, explotaciones y abusos sexuales de menores...

Hemos recordado el sufrimiento humano ajeno y... quizá también el propio.

¡Maravillosa Navidad que hace emerger lo más noble de nuestro corazón de las profundidades de nuestro mar de conveniencias humanas!

¡Lástima que nuestro corazón casi siempre desparrame solidaridad cuando suena la alarma de emergencia de necesidad ajena, activada por grandes desgracias conocidas públicamente, o acontecimientos más o menos festivos, que parecen obligarnos a aflorar nuestros más nobles sentimientos!

¡Muchas felicidades, amigos/as!
que estos días de Navidad rebosemos del gozo de sentirnos cerca de Dios, y que sepamos compartir esta felicidad con los que están a nuestro lado, con los que están lejos, porque solamente un corazón así, universal, es capaz de gozar plenamente de la felicidad de Navidad.



No hay comentarios: