ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

domingo, 17 de julio de 2011

Resignación

D. José María Pemán



¡Bendito seas Señor,
por tu infinita bondad;
porque pones, con amor,
sobre espinas de dolor
rosas de conformidad!

¡Qué triste es mi caminar!...
Llevo en el pecho escondido
un gemido de pesar,
y en mis labios un cantar
para esconder mi gemido.

Mi poesía soñadora
que, al murmurar, no se sabe
si es que canta o es que llora,
es agua murmuradora
de corriente mansa y grave.

Y es que temiendo, Señor,
que este mundo burlador
se burle de mis pesares,
voy ahogando entre cantares
los ayes de mi dolor.

No quiero que en mi cantar
mi pena se transparente;
quiero sufrir y callar,
no quiero dar a la gente
migajas de mi pesar.

Tú solo, Dios y Señor,
Tú que por amor me hieres,
Tú que, con inmenso amor,
pruebas con mayor dolor
a las almas que más quieres.

Tú sólo lo has de saber,
que sólo quiero contar
mi secreto padecer
a quien lo ha de comprender
y lo puede consolar.

******
¡Bendito seas, Señor!...

Será el dolor que viniere
en buena hora recibido,
Venga, pues que Dios lo quiere...
¿qué me importa verme herido
si es mi Dios el que me hiere?

Yo no me quejo, Señor;
yo sé que el goce es dolor
si se sufre por amar,
y el padecer es gozar
si se padece de amor.

Sé que para el peregrino
que gusta el placer divino
de padecer por amores,
las espinas del camino
se van convirtiendo en flores.

Yo no me quejo, Señor,
yo quiero el alma tener
lacerada de dolor,
que el padecer por amor
es muy dulce padecer.

Yo quiero sufrir, Señor,
quiero, por amor, gozar,
la dulzura del dolor;
quiero hacer mi vida altar
de un sacrificio de amor.

******

Vivir sin penas de amores
es triste vivir sombrío,
es como el agua de un río
que sin árboles ni flores,
va por  un campo valdío.

Vida de falsa alegría,
yo no te envidio: que el día
que fuera mi vida así,
temblando de horror diría:
¡Dios se ha olvidado de mí!

No huyáis penas y dolores
con flaqueza de cobarde,
ni busquéis falsos amores
que mueren, como las flores,
en el morir de la tarde.

Saber sufrir y tener
el alma recia y curtida
es lo que importa saber;
la ciencia de padecer
es la ciencia de la vida.

No hay como saber sufrir
con entereza el dolor
para saber compartir,
que el dolor es la mejor
enseñanza del vivir.

Él ayuda con su mano
las empresas duraderas
del vivir fecundo y sano;
Él sabe aventar del grano
la suciedad de las eras.

Él nos enseña a tener
siempre el alma apercibida
y a esperar y a no temer
y a dar su justo valer
a las cosas de la vida.

Nos enseña a caminar
por la vida, y a luchar
con ánimo bien templado,
para no desesperar
ni esperar demasiado.

Es saludable lección
para las vanas pasiones;
cauterio del corazón,
freno de las tentaciones
y escuela de perfección.

Por eso, Dios y Señor,
porque por amor me hieres;
porque, con inmenso amor,
pruebas con mayor dolor
a las almas que más quieres.

Porque sufrir es curar
las llagas del corazón;
porque sé que me has de dar
consuelo y resignación
a medida del pesar.

Por tu bondad y tu amor,
porque lo mandas y quieres,
porque es tuyo mi dolor...
¡bendita sea, Señor,
la mano con que me hieres!


"Sé que no me entiendes todavía, 
pero te juro que llegará el día en que me entenderás.
Basta por hoy decirte que querer no es la paz
de estos lazos nocturnos de palabras de miel,
quererse, Margarita, es una cuestión
 mucho más triste y mucho más cruel".


No voy de la gloria en pos,
ni torpe ambición me afana,
y al nacer cada mañana,
sólo le pido a Dios:
casa limpia en que albergar,
pan tierno para comer,
un libro para leer,
y un Cristo para rezar...
("De la vida sencilla")


Pero volvamos al caso.
Móntate a la
grupa mía.
No hay en toda
Andalucía
caballo de mejor paso
ni de andar más
 señoril.
Vamos a echarle
un vistazo,
niña, a la Feria
de Abril...



Pemán y la ciudad de Cádiz estuvieron siempre muy unidos. Inventó el personaje de La Piconera, Piropeaba a Cádiz llamándola «Señorita del mar, novia del aire o ciudad de la gracia, la razón y la medida».. Sin embargo nunca dejó el toque solariego jerezano.




Javier
no hay virtud más eminente
que el hacer sencillamente
lo que tenemos que hacer.
Cuando es simple la intención
no nos asombran las cosas
ni en su mayor perfección.
El encanto de las rosas
es que siendo tan hermosas
no conocen lo que son...".

No hay comentarios: