ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

jueves, 21 de julio de 2011

Los días perdidos.

Isidro Ballesteros

Hace ya muchos años-dijo el abuelo a su nieto- un emperador romano promulgó un edicto para que se reunieran en la plaza del Capitolio cien personas mayores de sesenta años, hombres y mujeres de toda clase y condición, empadronados en la ciudad de Roma, para hablar con ellos y recibir un obsequio especial del emperador.
Tantos acudieron que la guardia de Palacio tuvo que intervenir para evitar que el número de ciudadanos sobrepasara el número de cien. __ ¡Basta! Ya es suficiente- dijeron los guardias.
Todos quedaron sorprendidos de que el emperador en persona quisiera recibirlos para hablar con ellos y ofrecerles un regalo. Se sentó el emperador delante de una mesa de alabastro en medio de la plaza y les dijo:
__ Me congratula hablar con vosotros, ciudadanos y amigos de edad provecta, porque habéis tenido tiempo para aprender y practicar lo mejor de la vida; pero si cada uno de vosotros, y yo también me incluyo, vuestro emperador Flavio Vespasiano Tito, descontáramos los días perdidos ¿qué edad tendríamos?
__ ¿Qué son los días perdidos? – le preguntó uno del grupo de los cien.
__ Aquellos días –le respondió- que no hayamos hecho una obra buena.
Todos se quedaron pensativos, y continuó diciendo el emperador:
__ Os he prometido que os daré un obsequio a cada uno de vosotros y este obsequio consiste en cien denarios de plata; pero con una condición: que la última obra que habéis hecho haya sido buena.
Todos se alborozaron de alegría pensando que dirían al emperador cualquier obra que se les ocurriera que ellos consideraran buena.

Hace ya muchos años-dijo el abuelo a su nieto- un emperador romano promulgó un edicto para que se reunieran en la plaza del Capitolio cien personas mayores de sesenta años, hombres y mujeres de toda clase y condición, empadronados en la ciudad de Roma, para
__ Yo le he dado un plato de comida a un mendigo –dijo uno de ellos.
__ Yo conduje a su casa aun niño que se perdió en la ciudad.
__ Yo le di unas sandalias a mi vecino porque era pobre y andaba descalzo.
Y así sucesivamente le fueron relatando al emperador cada uno de los cien, las buenas obras que se les vino a la mente.
__ ¡Bien! ¡Bien! –dijo el emperador- no tengo nada que objetar a esas buenas obras que me habéis dicho, pero mi dádiva de cien denarios de plata, recordad que es para aquellos que su última obra haya sido buena. No veo en vuestro grupo de cien ciudadanos ninguna mujer, ningún tullido, pobre, cojo o ciego; y muy pocos ancianos que superen los setenta años. Habéis apartado violentamente de vuestro lado a los más débiles para así aseguraros vosotros el privilegio de hablar con vuestro emperador y recibir mi regalo; pero no lo recibiréis porque vuestra última obra que habéis hecho no ha sido buena.
Entonces, todos se marcharon lentamente, cabizbajos, hasta que la plaza se quedó vacía.

Fin


No hay comentarios: