ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

viernes, 22 de julio de 2011

Evangelio según san Lucas 4, 21-30
En aquel tiempo, comenzó Jesús a decir en la sinagoga:
- Hoy se cumple esta Escritura, que acabáis de oir.
Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios.
Y decían:
-¿No es éste el hijo de José?
Y Jesús les dijo:
-Sin duda me recitaréis aquel refrán: "Médico, cúrate a ti mismo"; haz también aquí en tu tierra lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún.
Y añadió: - Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra. Os garantizo que en Israel había muchas viudas en tiempos de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, más que a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, más que Naamán, el sirio.
Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte en donde se alzaba la ciudad, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba.

Comentario litúrgico

¿No es este el hijo de José?

Se trata de una coincidencia pero la podemos aprovechar para hacer una lectura provechosa del evangelio de hoy. Esta coincidencia es la situación de este trozo evangélico después de todo el conjunto de epifanía que nos ha ofrecido la liturgia: desde el Niño nacido en Belén y mostrado tanto a los pastores como a los magos, hasta el Jesús del bautismo del Jordán avalado por la palabra del Padre o el de Caná mostrando su divinidad con el milagro del agua convertida en vino.
El mismo domingo pasado con la presentación de Jesús en la Sinagoga de Nazaret era continuación de la misma tónica epifánica. Todo parece que aboca a una acogida de ese Jesús que se está abriendo, dando, a los hombres, pero el texto de hoy clava en el corazón del lector la duda sistemática: "¿No es este el hijo del carpintero?".
El contexto da a entender que la interrogación surgió como efecto de la admiración que les causó a los nazaretanos descubrir tanta autoridad y sabiduría en aquellas palabras de Jesús. Pero de la admiración se pasó a la duda, al rechazo: ¿cómo podía ser Él el Mesías lleno del Espíritu, del que hablaba el profeta Isaías?
Fue el riesgo del silencio, de la cercanía del Dios que ha querido hacerse uno más entre los hombres. Tener cerca la luz encandila y ciega a los hombres
Faltaba una pieza para poder dar el salto y recocerle: la fe. Esa virtud que es certeza en la oscuridad por exceso de luz y que exige la humildad de dar un paso en la oscuridad del entendimiento para encontrar la luz del corazón.
Hoy también se nos invita a andar a tientas apoyándonos en la confianza de quien es la Palabra.

Antonio Luis Martínez

No hay comentarios: