ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

domingo, 30 de enero de 2011

Más de 300 mil menores de edad son reclutados para participar de conflictos armados

Despojados de su infancia son obligados a convivir a diario con la muerte    
 Infancia armada, infancia destrozada
Taiana González (APM)    19 de Junio de 2008 América Latina (El MERCURIO Digital)

Si por un momento cada persona cerrara los ojos y se pusiera a pensar un mundo perfecto, seguramente nadie imaginaria un niño sosteniendo un arma de fuego, y dispuesto a matar. Pero hoy en día, es casi inevitable que los menores acaben participando como soldados en los conflictos armados. En África y Asia el problema es más crítico, pero los niños son usados por ejércitos regulares y grupos armados en países de América, Europa y Medio Oriente.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) calcula que casi 300.000 niños menores de 18 años son explotados en conflictos armados en todo el mundo. Si bien se estima que entre 2004 y 2007 el número de países, en que mayor participación infantil se observa, disminuyo de 27 a 17, la cifra sigue siendo alarmante.

Aunque existe un consenso mundial que regula la protección de los niños (la Declaración Universal de los Derechos del Niño) y prohíbe, entre otras cosas, que éstos sean utilizados como soldados, en la actualidad hay países que siguen reclutando menores para engrosar las filas armadas.

La Coalición para Acabar con la Utilización de Niños y Niñas soldados, formada por organizaciones de derechos humanos, presentó en Madrid el informe “Niños y niñas soldados. Informe Global 2008”. Este documento cubre el periodo 2004-2007, y en él se hace un análisis de la situación que se vive en 197 países con respecto al reclutamiento de menores de edad.

En este informe elaborado cada cuatro años, se muestra que el descenso es a causa de la finalización de muchos conflictos armados; y no por iniciativas políticas que fijen medidas para que los niños dejen de ser reclutados y utilizados como soldados.

Tras concluir prolongados conflictos en Liberia, Sierra Leona y el sur de Sudán, muchos niños y niñas han sido desmovilizados de los ejércitos y grupos armados. Sin embargo, miles siguen expuestos a la muerte, a sufrir traumas psicológicos y lesiones físicas.

A nivel mundial, el caso de Colombia es preocupante ya que existen 14.000 niños reclutados. Es el tercer país con mayor índice de pequeños soldados, y es el caso más preocupante de América Latina.

De los menores de edad que se encuentran en esta situación, alrededor de 11.000 están en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y el resto en el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y grupos paramilitares.

Uno de cada tres estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), firmaron el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño, relativo a la participación de niños en conflictos armados, que entró en vigencia en 2002. De acuerdo a lo señalado, se prohíbe reclutar menores de 18 años a las fuerzas armadas y se establece que los Estados Parte velen para que eso se cumpla.

La Convención sobre los Derechos del Niño, en su artículo 38, fija en 15 años la edad mínima de reclutamiento voluntario. Aunque exista una Convención, un Protocolo y demás tratados internacionales firmados, que establecen la edad mínima, el promedio de los pequeños combatientes colombianos alcanza los 13,8 años, aunque algunos tan solo tienen 7 años.

Otro dato preocupante, es que muchos son secuestrados de comunidades campesinas e indígenas y obligados a realizar un reclutamiento forzado, cuando en realidad se debiera garantizar la seguridad y protección de los menores.

Una situación similar se vive en Uganda, donde se estima que unos 8.000 niños y niñas han sido secuestrados por el Ejército de Resistencia del Señor, y están siendo utilizados como esclavos sexuales, informantes, e incluso se los emplea para colocar o retirar minas terrestres.

Según datos de UNICEF y otras instituciones internacionales encargadas de la problemática infantil, se calcula que los menores armados rondan los 300 mil, pero en realidad el número es mayor, puesto que a la hora de establecer quiénes se consideran “niños soldados”, se ignora a aquellos que combaten en países en los que no hay una guerra declarada.

Los Principios de Ciudad del Cabo firmados en 1997, establecen que hablar de niño soldado no se refiere sólo al que lleva o ha llevado armas, sino que "es cualquier persona de menos de 18 años que forme parte de una regular o irregular fuerza armada o grupo armado en cualquier tarea".

En los países más pobres, donde la miseria se hace evidente culpa de la guerra, y los niveles de indigencia son muy elevados, los menores de edad deciden ingresar a las filas armadas para mejorar su situación y garantizarse por lo menos el alimento diario.

Los niños ante la desintegración de sus familias -que han muerto en estos conflictos- ven en los grupos armados la solución más próxima para prosperar. Incluso creen que el reclutamiento voluntario es la forma más eficaz de estar “seguros” y de vengar la violencia que han padecido tanto ellos como su familia.

Las guerras son hechos inaceptables, y no se desencadenan porque si. Todo conflicto tiene su origen y por lo general es económico, aunque muchas veces esta causa este encubierta.

En 1998 se inició lo que se conoce como la “Guerra Mundial Africana”. Pese a la paz oficial que se alcanzó en el 2003 la lucha persiste, sobre todo en la zona del este, costeada por la extracción ilegal de minerales. Esta guerra dentro de África tiene fuertes vinculaciones con la industria de los países más ricos.

La Republica Democrática del Congo, es una zona rica en recursos naturales. Posee oro, diamantes así como también petróleo y madera. Además, es una región fértil de coltán, recurso que escasea en el mundo y que es muy importante ya que, uno de sus componentes, el tantalio, es utilizado para la producción de teléfonos celulares, satélites, reactores nucleares y misiles.

A su vez, este país tiene un lugar estratégico dentro del continente, ya que tiene frontera con otros 9 países. Es decir, tener el control sobre la República Democrática del Congo implica tenerlo también sobre el África subsahariana.

El hecho de que Estados Unidos busque apropiarse de las reservas del planeta, no es una novedad. El ayudante del secretario de estado para asuntos de África, Walter Kansteiner, en el 2002 declaró: "El petróleo de África se ha convertido para nosotros en una estrategia nacional atrayente”.

Un análisis del Consejo Nacional de Inteligencia de los Estados Unidos, titulado “Tendencias Globales para 2015”, prevé que para ese año la cuarta parte de las importaciones de petróleo de los Estados Unidos provendría de África.

Es por estas reservas naturales, que se hace cada vez más evidente la presencia de Estados Unidos en el continente más pobre. Una declaración hecha en el 2001, por el vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, en un informe sobre Política Nacional de Energía en Estados Unidos, afirmaba que África iba a ser "una de las fuentes de petróleo y gas para Estados Unidos de crecimiento más rápido".

Los intereses de Washington se mueven para obtener el control total de las riquezas. Se instalan transnacionales estadounidenses en el Golfo de Nueva Guinea, no por razones humanitarias, sino por la inmensa reserva de hidrocarburos y gas.

Muchas multinacionales instaladas en el continente africano han pagado para poder operar en la zona. Dinero que se utiliza para financiar la compra de armas, el 95 por ciento de las armas proviene del exterior. Es decir que la presencia de industrias, provenientes de los países más ricos, contribuye a que los conflictos armados persistan.

Hay que tener presente que la venta de armas es el negocio que más dinero maneja y Estados Unidos es el principal proveedor. Se estima que estas guerras producen intercambios mercantiles que superan los 12.000 millones de dólares anuales. En estas zonas donde se desatan conflictos fuertemente vinculados con la explotación de recursos naturales, la vida parece valer mucho menos que los intereses que se ponen en juego.

Tras tantos años de conflicto, el número de soldados “legales” ha ido disminuyendo, razón por la cual es muy común encontrar niños alistados como soldados de los ejércitos. Esta problemática que afecta a miles de niños no es un hecho nuevo, es un problema que se remite a la Primera Guerra Mundial, cuando era común la utilización de niños en conflictos bélicos.

La situación mundial sigue siendo vergonzosa y aunque han pasado más de 80 años de aquella guerra, las políticas internacionales de defensa a la infancia siguen siendo prácticamente nulas, porque se siguen utilizando ilegítimamente niños para conflictos armados.

Para la directora de la Coalición, la doctora Victoria Forbes Adam, “… muchos grupos (armados) conceden poco valor a las normas internacionales, y contar con una fuerza de combate es para ellos una necesidad mucho más imperiosa que cualquier otra consideración”.

Estos niños que son reclutados para manipular armas de fuego y combatir en primera línea, dentro de sus países son considerados menores de edad. Sin embargo, se los considera aptos para ir a la guerra, y dentro de las filas se los provee de drogas, convirtiéndolos en soldados dispuestos a violar, secuestrar y matar.

Según la Coalición, la reinserción de los menores es muy complicada, porque los programas llevados a cabo no los protegen lo suficiente y porque la brutalidad que han padecido, y los traumas psicológicos generados por las guerras son muy difíciles de borrar.

En el caso de las niñas, esta situación es mucho más angustiante porque la mayoría son violadas y esas agresiones sexuales pueden producirles daños físicos graves y el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

De acuerdo a una investigación llevada a cabo en Uganda, la mayoría de los niños que fueron soldados asumen un papel más activo en la sociedad, que aquellos que no fueron obligados a alistarse a las filas armadas. Pero eso, para nada puede ser una justificación, ya que los niños no deberían ser soldados, ni estar obligados a realizar atrocidades y a poner en riesgo su vida.

La guerra una vez más se ensaña con los más chicos. Vivir y desarrollarse dentro de un campo de batalla, tiene consecuencias muy fuertes, ya que la violencia se convierte en su estilo de vida y se ven obligados a dejar su infancia a un lado, para convertirse -por obligación- en pequeños adultos.

La ONU no está llevando a cabo una correcta legislación internacional. Las políticas de desarme, desmovilización, rehabilitación y reintegración no son suficientes. Unos 14.000 ex niños soldados han quedado excluidos del proyecto, y al no conseguir trabajo y por lo tanto tener una condición económica precaria, muchos han vuelto a alistarse a los grupos armados.

Según UNICEF más de dos millones de niños, niñas y adolescentes han muerto en el mundo a causa de la guerra desde 1990, mientras que seis millones más resultaron heridos o quedaron discapacitados y otros veintidós millones perdieron sus hogares. Estas cifras demuestran que hay que alejar a los niños del campo de batalla, ellos no tienen que ser victimas, ni verdugos. EMD

  * APM, Agencia Periodística del MERCOSUR niños, soldado, guerra, armas, ONU, denuncia, infancia Los fusiles no son juguetes, ni la guerra un juego 20-6-2008

No hay comentarios: