ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

sábado, 1 de enero de 2011

"Empezando con buen pie".



Queridos amigos:
En este día en el que acabamos de dar comienzo al Nuevo Año 2011, no hay frase más repetida que aquella de: "Año Nuevo, vida nueva".

Pero, ¿cómo de nueva queremos hacer nuestra vida?

Para la mayoría quizás , sería nueva si nos sucediese algo importante: que nos tocase la lotería por ejemplo, o encontrásemos el amor de nuestra vida, o pudiésemos tener el trabajo soñado.

Sin embargo no tenemos la capacidad de que nos sucedan cosas, pero si tenemos la enorme capacidad de renovar nuestra vida haciendo cosas:

¿Cosas importantes? ¿Hacer que le toque la lotería a los demás o resolver los problemas de nuestro mundo?

¡No! Pero  haciendo bien las cosas pequeñas, desarrollamos la capacidad más grande que tenemos, la que nos hace más plenamente humanos y auténticamente personas: la capacidad de dar y de recibir amor, la capacidad de ternura, de solidaridad, de humanidad en definitiva.
Se trata quizá de pocas cosas, pequeñas cosas, pero que cambian nuestra vida al procurar cambiarle la vida a los demás.

José Luis Martín Descalzo, maestro en tantas cosas, nos dejó un perfecto arte de amar en 24 modos de hacer felices a los demás.

Se los voy a exponer:

1. Aprenderse los nombres de las personas que trabajan con nosotros o de los que nos cruzamos en el ascensor y tratarles luego por su nombre.
2. Estudiar los gustos ajenos y tratar de complacerles.
3. Pensar por principio, bien de todo el mundo.
4. Tener la manía de hacer el bien, sobre todo a los que no se lo merecerían teóricamente.
5. Sonreir, sonreir a todas horas, con ganas y sin ellas.
6. Multiplicar el saludo, incluso a los semiconocidos.
7. Visitar a los enfermos, sobre todo si son crónicos.
8. Prestar libros, aunque te pierdan alguno. Tú devuélvelo siempre.
9. Haced favores y concededlos antes de que terminen de pedírtelo.
10. Olvidar las ofensas y sonreir especialmente al ofensor.
11. Aguantar a los pesados, no poner cara de vinagre escuchándolos.
12. Tratar a los antipáticos, conversar con los sordos sin ponerse nervioso.
13. Contestar si te es posible a todas las cartas.
14. Entretener a los niños chiquitines, no pensar que con ellos pierdes el tiempo.
15. Animar a los ancianos, no engañarlos como a chiquillos, pero subrayar todo lo positivo que encuentres en ellos.
16. Recordad las fechas de los santos y cumpleaños de los conocidos y amigos.
17. Haced regalos muy pequeños, que demuestren cariño, pero que no creen obligación de ser compensados con otro regalo.
18. Acudir puntualmente a las citas, aunque tengas que esperar tú.
19. Contarle a la gente, las cosas buenas que alguien ha dicho de ellas.
20. Dar buenas noticias.
21. No contradecir por sistema a todos los que hablan con nosotros.
22. Exponer nuestras razones en las discusiones, pero sin tratar de aplastar.
23. Mandar con tono suave, no gritar nunca.
24. Corregir de modo que se te note que te duele el hacerlo.

Incluye Martín Descalzo:

La lista podía ser interminable, y los ejemplos similares infinitos.
Y ya sé que son minucias, pero con millones de pequeñas minucias como estas, el mundo sería más habitable; y entonces sería verdaderamente una vida nueva en un año nuevo, porque al favorecer, al mejorar, al cambiar la vida de los demás, también nos estamos cambiando y renovando la nuestra.

¡Feliz Año Nuevo, amigos!



No hay comentarios: