ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

martes, 3 de junio de 2014

"Recibid el Espíritu Santo".

"Ventana abierta"


"Recibid el Espíritu Santo". Lectio Divina con el Evangelio del domingo 8 de junio

 

03/06/2014 
Antonio Collado 
Vicario de la promoción de la fe y párroco de San Juan Bautista de Málaga.

Lectura 

El Evangelio de Juan presenta la venida del Espíritu sobre los apóstoles desde una perspectiva teológica distinta a los sinópticos y por tanto su relato es diferente. Leo con atención el pasaje y me centro en los aspectos que me parecen más novedosos o sugerentes.

Meditación 
  
Este relato es el “Pentecostés del cuarto evangelio” situado no a los cincuenta días después de la Pascua sino que está presentado como si hubiera ocurrido el mismo día de la Resurrección. Así se está resaltando algo importante: la estrecha relación que existe entre la Resurrección de Jesús y la efusión del Espíritu como aspectos complementarios de la misma realidad. Intento descubrir cómo está expresada esta idea en el relato. El Espíritu no aparece simbolizado por un viento impetuoso o por llamas de fuego, sino por el mismo aliento vital del Resucitado que “sopla” sobre sus discípulos; en clara referencia a (Gn 2,7) donde Dios hizo el mismo gesto al crear al ser humano. Parece evidente: el Espíritu Santo hace a los discípulos personas “nuevas” y “recreadas”, capacitados para realizar su nueva vocación, la tarea que el Padre encomendó a Jesús (vv.21-22), la tarea para la que todos hemos sido creados. Un rasgo típico del cuarto evangelio consiste en introducir en este contexto el tema del perdón de los pecados, así la tarea encomendada por Jesús y sostenida por el Espíritu se presenta como una tarea de reconciliación universal. Esta efusión del Espíritu no es una “sorpresa narrativa” en el evangelio de Juan; responde a la promesa del Maestro en la última cena de despedida, lo puedo leer en (Jn 14, 16-17. 26; 15, 26-27; 16, 7-15). No cabe duda de que el papel del Espíritu Santo es fundamental en la comunidad de los discípulos: procede el Padre; será el protector; ayudará a soportar la ausencia física del Maestro y a reconocer su nueva presencia como resucitado; sostendrá el testimonio en favor de Jesús y su Evangelio en el mundo; mantendrá viva su memoria y ayudará a conocer la verdad plena.

Oración  

La venida del Espíritu Santo es permanente. En el mismo momento de la resurrección; a los cincuenta días después de la Pascua; en mi bautismo y confirmación. 
¿Cómo me ayuda este texto para conocer mejor quién es y cómo actúa el Espíritu Santo? 
¿Qué experiencia tengo de su acción en mi vida?

Contemplación  

Sabiéndome habitado por el Espíritu del Señor resucitado presto atención a sus mociones en mi interior, cuidando el silencio y evitando la dispersión, porque su voz es tenue como el susurro del viento.

Compromiso 

¿Qué podría hacer para concretar en mi vida esa misión de reconciliación a la que soy enviado? 
¿En qué aspectos podría cambiar mi vida si fuera más dócil a su acción?


No hay comentarios: