ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

domingo, 8 de junio de 2014

Devoción al Espíritu Santo

"Ventana abierta"

Devoción al Espíritu Santo




¿Cómo a veces pretendemos ser santos sin tener una gran devoción al Espíritu Santo, que es el Autor de nuestra santificación?
Parece un contrasentido pero a veces tenemos devoción a todos los santos, y está muy bien, pero nos olvidamos de tenerle especial devoción al Espíritu Santo, que es nuestro Santificador.

Ya el Señor nos ha dicho en su Evangelio que el Padre daría cosas buenas a los que se las pidieran. Y en otro pasaje, hablando de lo mismo, dice que el Padre eterno dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo pidan, dando a entender que lo mejor que el Padre puede dar, lo más precioso que posee, es el Espíritu Santo.
Y la Virgen Reina de la Paz nos dice en Medjugorje que pidamos el Don del Espíritu Santo, porque teniéndolo, lo poseemos todo.

¿Y nosotros queremos ser santos sin tener especial amor a la Tercera Persona de la Trinidad? Si el Apóstol nos dice en una de sus cartas que nadie puede decir Jesús es el Señor sin una especial ayuda de Dios, ¡cuánto más nosotros, que queremos decir y hacer muchas cosas más para ser santos, necesitamos de la Ayuda especial del Espíritu Santo!
Hagamos el propósito a partir de hoy de tener más devoción al Espíritu Santo, de hablar más con Él, que es el Dulce Huésped del alma.

Si somos amigos del Espíritu Santo, entonces preparémonos a ver grandes, muy grandes cosas en nuestra vida y en las vidas de quienes amamos.


¡Vayamos al Espíritu Santo!

Espíritu Santo, Vida de mi alma, sé muy bien que Tú vienes a mí en la medida en que yo voy hacia Ti, porque Tú respetas mi libertad y quieres que yo esté bien dispuesto para recibirte, de modo que si yo no preparo mi alma para acogerte, Tú no vienes a mí en plenitud.
Por eso es que quiero, a partir de hoy, estar mejor dispuesto para recibirte siempre en mi alma, para que me inundes con tus siete sagrados Dones, y me colmes de paz y de amor, puesto que Tú eres la Paz y el Amor.




¡Qué importante es que yo me disponga bien para recibirte! ¿Acaso no lo hicieron así María Santísima y los Apóstoles, preparándose durante nueve días a tu venida en Pentecostés? ¿Y yo quiero recibirte sin hacer ningún esfuerzo de mi parte? Verdaderamente estoy en un error, porque Tú vienes a los corazones dispuestos a recibirte, y yo, cuando más rece y me prepare a tu venida, tanto más, cuando vengas, me colmarás de dones y gracias de todas clases.

¡Bendito Espíritu de amor, ten compasión de mí y ayúdame Tú mismo a preparar mi corazón, porque nadie va a Ti, si Tú no lo llamas; y nadie te puede recibir dignamente, si Tú no preparas su alma!
Espíritu Divino no me rechaces. Limpia con tu fuego purificador toda mi vida, mi corazón, y mis intenciones, para que al llegar a mi alma, encuentres todo bien dispuesto y preparado para acogerte.
Fuente: http://www.santísimavirgen.com.ar


No hay comentarios: