ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Víctimas del cambio climático.

Globedia.
Publicada el 18-12-2009 20:01
 
 

La víctima número uno del cambio climático: el Hambre del tercero y cuarto mundos, presentes en Copenhague. Parte Primera

Es ya un clamor que va desde el Obispo Tutu y Mary Robinson hasta Kofi Annan ha hecho eco en todos los países presentes en Copenhague. El cambio climático del que los países ricos son los mayores responsables lo sufren mucho más los países pobres

El conocido obispo sudafricano Desmon Tutu y Mary Robinson, presidenta de las Naciones Unidas de los Derechos del Hombre, dieron su veredicto sobre las consecuencias del cambio climático en la primera conferencia internacional sobre el tema.


Su informe fue comunicado a los 192 delegados de los países que negocian sobre el cambio, animados por personas afectadas por el cambio de bangladesh, Perú, Uganda, el Sahara, Haití, manifestaron claramente que si el cambio nos afecta a todos, afecta en un efecto inconmensurable a los hambrientos del Tercer Mundo, sobre los cuales los países están cometiendo una injusticia que se acerca al genocidio porque si las emisiones excesivas de gases perjudiciales se producen en esos países en un 80% y el 20 restante se ocasionan en los países pobres, resulta que los países industrializados hacen sufrir las consecuencias de sus efectos en una proporción injusta a los pobres.
Según el derecho internacional de los derechos del hombre, "ninguna persona puede en ningún caso, ser privada por otra de sus medios de subsistencia" y sin embargo las emisiones de gases nocivos principalmente de los países industrializados, millones de personas en el Tercer Mundo pasan hambre por esa circunstancia.


El impacto de las crisis alimenticias y económicas ha hecho crecer en los últimos años peligrosamente las cifras del hambre. Nueve niños de ese mundo mueren cada minuto de desnutrición y desde hace siglos que la muerte no se cobraba tantas vidas humanas al año.
Esa plaga es culpable de una tercera parte de la muerte de niños menores de cinco años de los cuales, los que subsisten hoy morirán quizás mañana o pasado de desnutrición, porque el cambio climático ha amplificado cada una de sus causas.
La inseguridad alimenticia, las dificultades sobre los medios de subsistencia, los cuidados primarios de la medicina y de la higiene, las enfermedades que aumentan como consecuencia del calentamiento, las migraciones desordenadas de millones de familias provocan muertes prematuras. El ahora llamado estrés hídrico, ligado a la falta de agua y a las enfermedades que propaga es otro de los fenómenos, y no digamos el aumento excesivo de trabajo de la mujer porque el marido está buscando algún empleo en centros urbanos mientras la mujer labra una tierra reseca y tiene que abandonar a los hijos, aún menores, completan el cuadro.


En el Foro Humanitario Mundial, creado en 2007 y actualmente presidido por Kofi Annan, éste ha dado la voz de alarma al decir que las oleadas de calor están afectando a millones de personas en Asia y África, porque a las largas sequías suceden inundaciones casi desconocidas en este siglo o el pasado. Kofi Annan estaba sobre todo preocupado por las migraciones de pueblos enteros que vagan casi sin rumbo de continente a continente, dejando un rastro de muertes que ya se están haciendo difíciles de contar y más de atajar. En 2020 habrá más de 250 millones de personas que además de estar desnutridas o casi, no tendrán agua en razón sobre todo a fenómenos ligados al cambio climático.
A partir del 2020, según Hehrhart el estrés hídrico habrá alcanzado a cifras millonarias lo que supone una mayoría de la población junto al deterioro de la tierra cultivable, la disminución del rendimiento de las cosechas, el riesgo de incendios forestales y una disminución del 50% de la producción agrícola.
Las sequías sin fin producirán migraciones masivas, como Kofi Annan vaticina. Habrá regiones rurales enteras viviendo en villas-miseria en las grandes ciudades. Los hombres se matarán por un trozo de pan. Con los cambios climáticos, los intentos desesperados de los hombres jóvenes por llegar a las fronteras donde vive el hombre rico, generarán una oleada que las policías de los estados no podrán frenar. Con el cambio de clima, será imperativa la inversión de los gobiernos de países industrializados en la preparación y la intervención en caso de una catástrofe venida del Tercer Mundo o una serie de catástrofes.
Respecto a los criadores de ganado los que poseen grandes rebaños sobre todo en África donde hay 20 millones de pastores (llamarlos ganaderos sería muy inexacto), son los que tenían hasta ahora un medio de vida centrado en pastos con abundancia de agua, y cada vez son menos. Según Ehrhart el curso de los 25-30 años próximos los riesgos climáticos aumentarán la frecuencia y la intensidad, de tal manera que lo que era la ocupación de esos millones de personas y el modus vivendi de sus familias estarán en peligro. Por otra parte, las regiones ya alcanzadas por la sequía o las inundaciones ganarán en superficie. Si los riesgos climáticos se agravaran no así la disminución de población sobre todo de África por lo que en Copenhague habrá que actuar rápidamente.


En una reunión consultiva previa a la Cumbre del Clima, los criadores de Etiopía, Kenia, Tanzania, Sudán y Uganda han dado claves sobre los mecanismos de supervivencia y adaptación que se podrían utilizar en caso de que las cosas vayan mal. Los representantes de estas regiones protestaron por la marginalización, la falta de acceso a la educación, la inseguridad y otros obstáculos a los esfuerzos desplegados por los criadores de ganado para hacer frente a estas amenazas.
Moses Ndiyaine criador de Tanzania con ciertos conocimientos ha sugerido la creación de un fondo mundial especialmente conservado a los criadores para ayudarles a concebir sistemas de alertas precoces y a mejorar los servicios veterinarios para hacer presión a los gobiernos de sus países y para que estos a su vez influyan sobre los grandes de los países ricos para la adopción de una legislación que se adapte a todos los pastores del mundo. Es dudoso que la cumbre climática se incline sobre especializaciones tan concretas para los grandes países que proveen de los fondos de financiamiento a las ayudas de urgencia parece como si el cambio climático fuera sólo cuestión de ellos. Pero los fondos de ayuda de urgencia deben tener prioridades y una es los países hambrientos porque ellos no es que estén mirando al 2020 sino que sus problemas datan de hace 20 o 25 años. Para unos 200 millones de personas el 96% de los cuales viven en África las catástrofes naturales según las Naciones Unidas, y según los países subdesarrollados no son tan naturales sino provocadas en el 80% que hemos citado antes por las poluciones repetidas, trágicas y variadas de un cambio climático que los países ricos provocaron.


A mediados de noviembre el bureau de las Naciones Unidas para las Urgencias y Coordinación de Problemas Humanitarios (OCHA) había recibido otras tantas llamadas para conseguir fondos para financiar el número sin precedentes de episodios climáticos variados -crecidas, sequías, falta absoluta de agua- cuatro veces más grande que en el 2007.
La llamada de urgencia lanzada por Burkina Faso, región sumergida por las crecidas de los ríos no pudo ser satisfecha sino en un 2, 3% y la suma solicitada por la República Dominicana no fue atendida sino al 23% en cuanto a la llamada de urgencia a favor de África Oriental que también ha sufrido subidas fue financiada sólo hasta el 25%.
Cumbre de Copenhague: buscar nuevos métodos o…
La Organización no gubernamental OXFAM que lucha contra la pobreza hace presión en favor de un aumento de las subvenciones al tercer mundo y ha advertido que las organizaciones humanitarias deberán debatirse al máximo para hacer frente a la frecuencia devastadora de las crecidas que no son un fenómeno nuevo pero si lo son en intensidad.
Le hará falta a la cumbre nuevos métodos de intervención humanitaria y de fondos suplementarios declara la OXFAM “la intervención humanitaria está desequilibrada en favor de las catástrofes más publicitadas y es insuficiente contra el calentamiento global y la subida de las temperaturas de las que los países pobres sufren obviamente más que los ricos.
Las regiones secas que cubren 60 millones de hectáreas especialmente en África y en Asia sobre 90 millones de hectáreas, hará que en el año 2025 los habitantes de un 80% de esas regiones vivirán una penuria de agua sin precedentes. De aquí al 2080 la producción cerealera mundial habrá disminuido en un 25% y el número de personas con desnutrición en el mundo pasará de 75 a 120 millones de personas.

No hay comentarios: