ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

domingo, 15 de julio de 2012

Carta Semanal del Arzobispo de Sevilla. 15 -Julio- 2012.

Carta Pastoral del Arzobispo de Sevilla
Monseñor Juan José Asenjo.
15 - Julio - 2012.


¡Hola amig@s!
Repaso con ustedes la Carta que el Arzobispo de Sevilla Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina ha escrito para hoy.
Su título es bien explícito, la llama:
"Ante el alarmante incremento de la violencia contra las mujeres".

El Arzobispo comienza su Carta recordando al Magisterio de Juan Pablo II, respecto con ocasión de la IV Conferencia Mundial sobre la mujer, celebrada en Pekín en 1995.

"A las puertas del Tercer Milenio, no podemos permanecer impasibles y resignados ante este fenómeno. Es hora de condenar con determinación empleando los medios legislativos apropiados de defensa las formas de violencia conque con frecuencia tienen por objeto a las mujeres.

En este último caso, la violencia se ejerce como medio de control del cónyuge a través del miedo y la intimidación, e incluye el abuso emocional y psicológico, los golpes y el ataque sexual, llegando -tal como nos muestran las crónicas de sucesos de los medios de comunicación- a terribles homicidios, que culminan con el suicidio o autolesión del propio agresor.

Los hombres que abusan de sus mujeres tienden a ser extremadamente celosos y posesivos. Y lo más preocupante, es que muchos de ellos han crecido en hogares en los que ya se ejercía la violencia.
Los terapeutas familiares señalan, en efecto, que la violencia familiar es una conducta aprendida, que se transmite de generación en generación.

El endurecimiento de estas medidas no es suficiente para salvaguardar la dignidad de la mujer. Por ello, hay que hacer un esfuerzo tan grande como sea posible para erradicar las verdaderas causas que propician el actual incremento de los casos de violencia doméstica, que son en realidad factores de tipo cultural o ideológico.

La violencia contra las mujeres, sobre todo si se ejerce dentro del matrimonio, encierra una especial malicia moral, ya que el amor del esposo por la esposa, siempre debe ser signo del amor  de Jesucristo por su Iglesia. Ello exige en consecuencia un amor del todo especial, protección y respeto.

Concluyo mi Carta semanal a acoger y ayudar con amor a las mujeres maltratadas, desde nuestras Parroquias, desde nuestras Cáritas, acompañarles desde los Centros Diocesanos y Orientación Familiar a los matrimonios en dificultades, y ayudar a los novios a prepararse auténticamente para el matrimonio, el mejor camino, sin duda, para precaver este problema".

Con esta recomendación que nos hacía el Arzobispo, seamos sensibles, y si se me permite, particularmente intolerantes ante estos dramas que ocurren, a veces más cerca de lo que imaginamos.




No hay comentarios: