ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

domingo, 6 de febrero de 2011

¿De quién es la culpa?

Por fin un pescador

Simón Pedro, tuviste el coraje y la valentía de reconocerte pecador. (Foto: Flickr Bachmont)

Simón Pedro,
 tuviste el coraje y la valentía
de reconocerte pecador.
(Foto: Flickr Bachmont)

Por fin me encuentro con alguien que se reconoce pecador, porque hasta ahora todo el mundo es inocente. Desde que Freud trató de liberarnos de todo sentido de culpabilidad y borró la conciencia y desde que Marx hizo responsables de todos los males a las estructuras, ya nadie se siente pecador y responsable.
¿Que los hijos se hacen “adictos”? La culpa la tienen los padres.
¿Que los matrimonios se disuelven demasiado pronto? La culpa la tiene la cultura actual.
¿Que hay pobres en el mundo? La culpa no es mía sino de los países ricos.
¿Que los niños se mueren de hambre? Me declaro inocente, de eso que responda el Estado.
¿Que la gente miente mucho? Soy inocente. Todos lo hacen.
¿Que la Iglesia anda mal? Ah, de eso que responda el Papa, los Obispos y los curas.
¿Que hay demasiada corrupción? A mí que me registren.
¿Qué el hijo no aprueba los exámenes? La culpa es de los profesores, no de él. El es un encanto de estudiante.
Como ven, ahora lo difícil es encontrar culpables, encontrar pecadores.
Lo más fácil es encontrar inocentes. “Yo no fui”.
Por eso, me gustas y te admiro, Simón. Tuviste el coraje y la valentía de reconocerte pecador. “Soy un hombre pecador”.
Tuviste el valor que pocos tienen. Porque todos preferimos excusarnos y culpar siempre a los demás.
Si fuésemos un poco más sinceros y honestos y responsables, tendríamos conciencia de que, de una manera u otra, todos somos responsables, todos somos culpables.
Por no querer ver y enterarnos.
Por no querer responsabilizarnos.
Por no querer comprometernos.
Por no querer meternos en líos.
Por no vernos en nuestra verdad.
Perder la conciencia y el sentido de responsabilidad puede ser hoy nuestro peor mal.
Saber aceptar nuestra responsabilidad es el camino para la renovación de nosotros y del mundo y la sociedad. Donde no hay culpables no hay responsables.
Lo que no me gusta de ti, querido Simón, es lo que luego dices: “apártate de mí”. Por favor, Simón, ¿no te das cuenta de que es precisamente ahora cuando lo necesitas más cerca de ti?
Ahora es cuando más necesitas de la mano de Jesús para levantarte.
Ahora es cuando más necesitas de su amor para sanarte.
Ahora es cuando más necesitas de él para sanar tu corazón.
Sentirse pecador es sentirse cada vez más necesitado de Dios.
Porque sólo El es capaz de sacarnos de nuestras miserias y debilidades.
Sentirse pecador significa que es precisamente ahora cuando más necesitamos de la misericordia que nos salva.
¿Te das cuenta de que Jesús no te llamó cuando te sentías bueno e inocente?
Es precisamente cuando te sientes pecador que Jesús te hace la invitación de tu vida: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres”.
Cuando te sientes pecador, es cuando Dios se cuela por esa rendija en tu corazón y se te mete hasta dentro.
Sentirte pecador no aleja a Dios de tu vida, como cuando el hijo se siente enfermo no aleja a la mamá y al papá sino que los acerca más a ti.
Sentirse uno pecador es captar la mirada de Dios sobre nosotros.
No olvidemos que fue precisamente cuando “nosotros éramos pecadores que Dios decidió enviar a su Hijo al mundo”.
Dios no nos quiere pecadores, eso es claro. Dios nos quiere a todos santos.
Pero cuando nos reconocemos pecadores ya hemos emprendido el camino de regreso.
Cuando nos reconocemos pecadores es cuando estamos más necesitados de la gracia.
Cuando nos sentimos pecadores es cuando mejor comprendemos las debilidades de los demás sin escandalizarnos de ellos.
Cuando nos sentimos pecadores recién entonces comenzamos a abrirnos a la esperanza de Dios.
El que se siente pecador, ahí mismo comienza a cambiar y se pone en el camino de ser santo. Porque los santos no son los que nunca han pecado, sino los que siempre ha sabido levantarse.

Oración

Señor: Muchas veces he sentido la tentación de culpar de todo a los demás.
Muchas veces he sentido la tentación de consider como malos a los otros.
Muchas veces he sentido la tentación de creerme el único que tiene la verdad.
Claro que no quiero ser pecador, pero para ello dame una conciencia clara de mis infidelidades.
Claro que quisiera ser santo. Pero para ello necesito que tú me sanes por dentro.
No, Señor, no te alejes de mí cuando te haya fallado, porque es entonces cuando más te necesito.
Cuando me veas caído que cuente siempre con tu mano para levantarme.
Clemente Sobrado C. P.

Comparte este artículo


No hay comentarios: