ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

sábado, 5 de febrero de 2011

El antipadrenuestro.



La oración más propia del cristiano, sea cual sea su Iglesia o confesión, es el Padrenuestro, la oración del Señor.
La rezamos con frecuencia, por desgracia muchas veces, sin demasiada atención, como una cantinela repetida y sin captar el sentido profundo de sus palabras, el sentido profundo de sus ideas y el compromiso que supone también.

El Padre Nuestro es tan importante, que los primeros libros para enseñar a los cristianos a rezar en los primeros siglos de la Iglesia, eran simplemente comentarios al Padrenuestro, aprendiendo el Padrenuestro se aprendía a rezar y a orar; además, si uno quiere saber qué es el cristianismo, con ver el Padrenuestro, tenemos un resumen de todo el Evangelio, de toda la doctrina cristiana; y si un@ quiere vivir en cristiano, conque viva el Padrenuestro, ya tiene todo hecho.

Pero cuando nosotros rezamos el Padrenuestro tan repetidamente, ¿nos vamos convirtiendo a él, o inconscientemente lo que queremos es que él se convierta a nosotros?

Hoy se habla en distintos ámbitos:
- En el mundo del márketing.
- De la dinámica de grupo.
- De la psicología.
- De lo que se llama las agendas secretas...
En una negociación, una cosa es lo que dice el negociador, y otra cosa lo que pretende realmente, lo que aparece en su agenda pública, la que tiene encima de la mesa, y esa agenda secreta de sus intenciones menos confesables que tiene en su interior.

Quizá también en una relación interurbana, por ejemplo, yo hablo, y doy una imagen e intento convencer al otro de algo que no se puede manifestar tan claramente, porque es mi intención de manipulación de la otra persona.
O bien para mí mismo puede ser que tenga agendas secretas conmigo mism@, que mi manera de pensar sea una, y si me preguntan por ella -por mi ideología, por mis valores- responda de una manera; y por el contrario mi manera de actuar, mi manera de sentir, mi manera de comportarme en la vida, sea absolutamente diferente e incluso interpuesta.
Por eso aparece las incoherencias en nuestra vida.
Por eso decimos:
"Del dicho al hecho va mucho trecho".
Por eso rezamos tantas veces el Padrenuestro, y somos por desgracia todavía tan poco parecidos a la sicología y a la actuación del Padrenuestro.
Por eso vamos a preguntar a nuestra vida: nuestra vida personal, nuestra vida como comunidad cristiana, nuestra vida social, ¿cuál sería nuestro auténtico Padrenuestro?, es decir esa agenda, esa manera de pensar, de sentir, de actuar que corresponde a nuestros deseos más inconfesables, quizá más ocultos, pero por desgracia quizá más reales; no vaya a ser, que aunque recemos muchas veces el Padrenuestro, lo que realmente estemos pensando, y pidiendo, y deseando, y haciendo en la vida sea un antipadrenuestro, un antipadrenuestro que más o menos podía rezarse así.

 Y decir lo siguiente:

"Desconocido y tiránico Padre mío.
El que tu nombre sea santificado es tu problema.
Venga mi reino y el de los de mi cuerda.
Hágase mi voluntad en la tierra, y si existe algo, también en el cielo.
Te exijo mi pan, mi mantequilla, mi mermelada, mi realización, mi comodidad, mi prestigio, mi imagen social, mi progreso económico, mi felicidad, aquí, ahora, y sin condiciones ni obligaciones.
Es tu problema -para eso eres Dios- el concedérselo a los demás; de no hacerlo, no significa que lo tenga que hacer yo, sino que Tú no existes y que la vida es injusta y absurda.
No necesito que me perdones nada, ya no tengo responsabilidad para nada, pues soy fruto totalmente de la biología, o del ambiente, o de la educación, o de la sociedad, o del azar, o del destino etc.etc. Si yo perdonara "me comerían por sopas". "La mejor defensa es un buen ataque". "La tentación es la salsa de la vida", y prefiero un infierno divertido, a ese cielo tan aburrido. Mi medida es el aguante de mi hígado y de mi cartera.
"Del mal no nos libra ni la santa caridad", así que al que le toque que se aguante y que no moleste a los demás.
Amén.
Que así sea.
Porque así lo quiero yo".

Perdónanos Padre, porque no sabemos lo que decimos ni lo que hacemos.

Señor Jesucristo, Tú quisiste compartir con nosotros la fatiga del vivir y del morir; al resucitar de la muerte has liberado nuestro corazón de todo miedo y de toda tristeza, y nos has dado la certeza de participar en tu victoria.


Concédenos reconocerte con la sencillez y el arrepentimiento de Pedro.


Con la alegría desbordanta de la Magdalena.


Y con la esperanza inquebrantable de tu Madre, la Virgen María.

No hay comentarios: