ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

martes, 1 de febrero de 2011

El abrazo de Dios.


Un hombre santo, orgulloso de serlo, ansiaba con todas sus fuerzas ver a Dios.

Un día Dios le habló en un sueño.
"¿Quiéres verme? En la montaña, lejos de todos y de todo, te abrazaré".

Al despertar al día siguiente, comenzó a pensar qué podría ofrecerle a Dios.
Pero ¿qué podía encontrar digno de Dios?

"Ya lo sé" -pensó-. "Le llevaré mi hermoso jarrón nuevo. Es valioso y le encantará...
Pero no puedo llevarlo vacío. Debo llenarlo de algo".

Estuvo pensando mucho en lo que metería en el precioso jarrón. ¿Oro¿ ¿Plata?
Después de todo, Dios mismo había hecho todas aquellas cosas, por lo que se merecía un presente mucho más valioso.

"Sí" -pensó al final- le daré a Dios mis oraciones. Esto es lo que esperará de un hombre santo como yo:
Mis oraciones, mi ayuda y servicio a los demás, mi limosna, sufrimientos, sacrificio, buenas obras...".

Estaba contento de haber descubierto justamente lo que Dios esperaría y decidió aumentar sus oraciones y buenas obras consiguiendo un verdadero record.

Durante las pocas semanas siguientes anotó cada oración y buena obra colocando una piedrecita en su jarrón. Cuando estuviera lleno lo subiría a la montaña y se lo ofrecería a Dios.

Finalmente, con su precioso jarrón hasta los bordes, se puso en camino hacia la montaña.
A cada paso se repetía lo que debía decir a Dios:
"Mira, Señor, ¿te gusta mi precioso jarrón?
Espero que sí y que quedarás encantado con todas las oraciones y buenas obras que he ahorrado durante este tiempo para ofrecértelas.
Por favor, abrázame ahora".

Al llegar a la montaña, oyó una voz que descendía retumbando de las nubes:
"¿Quién está ahí abajo? ¿Porqué te escondes de mí? ¿Qué has puesto entre nosotros?"

"Soy yo. Tu santo hombre. Te he traído este precioso jarrón. Mi vida entera está en él. Lo he traído para Ti.

"Pero no te veo. ¿Por qué has de esconderte detrás de ese enorme jarrón?
No nos veremos de ese modo. Deseo abrazarte; por tanto, arrójalo lejos.
Quítalo de mi vista".

No podía creer lo que estaba oyendo. ¿Romper su precioso jarrón y tirar lejos todas sus piedrecitas?
"No, Señor. Mi hermoso jarrón, no.  Lo he traído especialmente para Ti. Lo he llenado de mis..."

"Tíralo. Dáselo a otro si quieres, pero líbrate de él. Deseo abrazarte a ti.
Te quiero a ti".


No hay comentarios: