ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

martes, 11 de octubre de 2011

A nuestros nietecitos en su nacimiento.

"Ventana abierta"

 

A nuestros nietecitos Iván y Sergio.



Ayer soñé que a Dios veía
y que Dios me habló,
y soñé que me decía:
"¡Tendrás un nieto
más bello que el sol!"
Y al despertar yo creí
lo que Dios me reveló.

Nieto precioso y querido,
hermoso como el mismo sol,
ven pronto a nuestra vida
dueño mío y de mi amor.

¡Qué sonrisa manda el Cielo!
¡Cómo brillan las estrellas!,
ya faltan horas tan sólo
para tenerlo a mi vera.

Y va a nacer a la vida
más honda y emocionante,
y Dios les dice a mi hija:
"¡Es el momento! ¡Adelante!"

Y dentro de la estancia
ya están luchando los dos,
la madre y el hijo,
el tallo y la flor,
sufriendo en sus carnes
el duro milagro de la Creación.
Y allí estaba yo,
buscando entre sombras
 la huella de Dios.

Son las 16,20
se paró el reloj,
un llanto que estalla
en la habitación,
le pone campanas
a mi corazón,
 ¡mi nieto ha nacido,
por fin habló Dios!

Y parió mi hija en el preciso momento,
desplegando su carne firmamentos,
sus senos de alegría crecen
para alimentar a mi nieto;
y al final quedarán
un padre, una madre y un hijo
gastados por los besos.

Los abuelos muy contentos
nos encontramos inquietos,
no vemos llegar el momento
de conocer a nuestro nieto.

Y los parecidos se comentan
como siempre en estos casos:
¿Se parecerá a mí?
¿Tal vez a mí acaso?
-comentamos los abuelos-
y así transcurren las horas
y no nos ponemos de acuerdo,
pero tenga el parecido que tenga
nosotros siempre lo querremos.

Ya vamos por el primero,



segundo, 


tercero


 cuarto,



y quinto,


es una cadena de amor,
otro nieto querido
y bendecido por Dios.

Su abuelo quiere disimular
el temblor de su barbilla,
y la lágrima le brota
recorriendo su mejilla,
que con su mano seca
de un manotazo retira.

Pero la lágrima traviesa
es como perla cristalina,
que cae, salta, rueda, resbala,
y jugando ha quedado
prendida en su corbata.

Llega la hora del regreso,
ya de la clínica vienen,
 lo recibimos en nuestra casa
y le besamos las sienes.

Viene a iluminar nuestra vida
como catarata que ha pasado,
del diciembre al agosto
del invierno al verano.

Mi hija huele a fragancia
de un olor fino de nardos,
mi nieto la mira y mira,
mi hija lo está besando,
y en el aire conmovido,
alza mi nieto los brazos,
para alcanzar a su madre
y fundirse en un abrazo.

Ella lo acuesta en la cuna
reservada para mi niño,
con la sábana blanca
de mi cariño.

Alrededor de su cuna
mi hija vela,
y hasta el aire se calla
"pa" que se duerma.

Va ser como mis otros nietos,
 criatura idolatrada,
le haré una alfombra de besos
en la alborada mañana.

Ángel se acerca a su hermano,
acariciándole con cuidado
entre alegre y emocionado.

Tan pequeño como es,
aún no puede comprender,
que su pequeño hermanito
pronto jugará con él.

Son las cinco flores más bellas
que reluce en mi jardín:
Ángel, Iván, Sergio,
Víctor, Aarón,
los llevo muy dentro de mí,
aunque nadie en el mundo sepa
lo que representan para mí.

Son nuestros nietos un tesoro,
son nuestros nietos un amor,
es todo lo que yo pedía
a mi Rey, mi Cristo, mi Dios.

Mil gracias por siempre te doy,
vivo otra nueva ilusión,
al concedernos hoy
tu don más grande, Señor,
pues Tú nos regalas Vida
que es el regalo mejor.

Los padres emocionados
te lo agradecen, Señor,
y los abuelos te piden
que lo críen con amor.

¡Y vengan niños al mundo
porque así lo quiere Dios,
que formen nueva tierra
y un paraíso de amor!


No hay comentarios: