ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

jueves, 27 de octubre de 2011

La campanilla.


La Campanilla
Parecen caballos comunes, y actúan con toda naturalidad, pero me extrañaba que anduvieran siempre juntos. Por eso un día me acerque a ellos para observarles de cerca y me di cuenta que uno llevaba una campanilla y el otro era ciego.
Como su dueño en ese momento estaba cerca de allí, me acerque y le pregunte por qué había colocado una campanilla en el caballo más joven. El hombre me explicó que el caballo ciego, no podía valerse por si mismo y no tenía muchas posibilidades de sobrevivir. De hecho, le habían aconsejado sacrificarlo, pero que de pronto se le ocurrió colocarle una campanilla al caballo más joven con la esperanza de que el caballo ciego le seguiría a todas partes

Y así fue, el caballo ciego se acostumbró al sonido de la campanilla y seguía a su compañero. De esta manera los dos caballos empezaron a andar juntos, pastar, corretear y hacer una vida normal.
Si por alguna circunstancia el caballo ciego se alejaba y no sabía como regresar al establo por la noche, al oír el sonido de la campanilla se acercaba y de esta manera regresaba a su lugar.
Así ambos pasaban los días, el caballo ciego pudo vivir y hacer una vida normal, sabiendo que la campanilla le marcaba el rumbo y el punto exacto donde debería estar en todo momento.

Hay momentos en que cada persona en que nos vendría muy bien poder escuchar una campanilla. Si, ya se que no estas ciego.          ,
 Esta historia nos deja una muy buena lección, todos nosotros necesitamos escuchar una campanilla que nos indique el rumbo. Tú me dirás, para que la necesito si yo puedo ver muy bien. Si, exacto, pero hay muchas cosas en la vida que no se pueden ver con la vista, necesitan verse con los ojos del corazón.
¿Cuantas veces nos despistamos y perdemos el rumbo?
¿Cuantas veces nos confundimos por que solo estamos mirando con nuestros ojos naturales?
¿Cuantas veces nos alejamos de las cosas que son realmente importantes en la vida?
¿Cuantas veces no sabemos que camino tomar ante una encrucijada?

Pero quiero decirte, que en nuestra conciencia hay una campanilla, que funciona todo el tiempo, tiene la función de avisarnos cuando algo anda mal, cuando estamos entrando en zona peligrosa, o cuando estamos yendo en una dirección equivocada.
Tu mismo habrás tenido impresiones que no se pueden explicar ni razonar, pero que te hacen sentir incómodo ante una decisión, un viaje, un negocio. No sabes por qué pero estas intranquilo, sin paz.  
Ahí los tienes, esos pensamientos o intuiciones, o como quieras llamarles no son otra cosa que la “Campanilla de Dios”
Si porque Dios ha colocado en cada ser humano esa "Campanilla" para advertirte. Simplemente porque el desea que todo te vaya bien, y que no te metas en problemas. Esa campanilla tiene el propósito de que te detengas por un momento y seas  capaz de escuchar la voz de Dios.

 “Si sientes que tu corazón no puede ver y tu vida anda en tinieblas agudiza los oídos del alma y deja que Dios te lleve por el camino que El eligió para ti. De esta manera, nunca te vas a equivocar”
de la red

No hay comentarios: