ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

viernes, 18 de abril de 2014

Las 7 palabras de Jesús (oración)

"Ventana abierta"


Las 7 palabras de Jesús (oración)
 

Guía para la meditación personal.

Oración Inicial

En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo….

Señor, qué extraño mensaje el tuyo:
“Cuando ayunes, perfúmate, para que nadie lo note;
y el Padre, que todo lo ve,
te recompensará”.

No es la tristeza,
ni las largas caras lo que a Ti te gusta.
Tú eres Dios de corazones.
Tú estás acostumbrado a leer en secreto.
Tú no quieres apariencias,
a Ti te gusta la conversión verdadera.

Mi corazón quiere repetir sin tardar:
“Aquí estoy, Señor,
para hacer tu voluntad.
Aquí estoy, Señor”.

PRIMERA PALABRA

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34)

Somos hombres, Señor, perdónanos:
por no saber decirte nada,
por ser avaros de nuestro tiempo
y no tenerlo para encontrarnos contigo.
Somos hombres, Señor, perdónanos:
por esconder la claridad del Evangelio,
por nuestras cobardías
y nuestros compromisos con el pecado.
Perdónanos, Señor, por nuestras faltas de amor,
nuestros arrebatos, nuestros prejuicios,
nuestra indiferencia, y todo lo que mata el amor.
Perdónanos, Señor,
por no saber perdonar,
por no saber reconciliarnos
con nosotros mismos,
y, menos aún, con los otros.
¿Cuándo será que sabremos amar como Tú amas?
¿Cuándo será que sabremos amar al otro por él y por Ti?
Perdona la fealdad de nuestra mirada.
Somos hombres, Señor, perdónanos.

SEGUNDA PALABRA

“Hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23, 43)

Ayúdame, oh Señor, a que mis ojos sean misericordiosos, para que yo jamás recele o juzgue según las apariencias, sino que busque lo bello en el alma de mi prójimo y acuda a ayudarle.
Ayúdame, oh Señor, a que mis oídos sean misericordiosos, para que tome en cuenta las necesidades de mi prójimo y no sea indiferente a sus penas y gemidos.
Ayúdame, oh Señor, a que mi lengua sea misericordiosa, para que jamás hable negativamente de mi prójimo, sino que tenga una palabra de consuelo y de perdón para todos.
Ayúdame, oh Señor, a que mis manos sean misericordiosas y llenas de buenas obras, para que sepa hacer sólo el bien a mi prójimo y cargar sobre mí las tareas más difíciles y penosas.
Ayúdame, oh Señor, a que mis pies sean misericordiosos, para que siempre me apresure a socorrer a mi prójimo, dominando mi propia fatiga y mi cansancio. Mi reposo verdadero está en el servicio a mi prójimo.
Ayúdame, oh Señor, a que mi corazón sea misericordioso, para que yo sienta todos los sufrimientos de mi prójimo. A nadie le rehusaré mi corazón. Seré sincero incluso con aquellos de los cuales sé que abusarán de mi bondad. Y yo mismo me encerraré en el misericordiosísimo Corazón de Jesús. Soportaré mis propios sufrimientos en silencio. Que tu misericordia, oh Señor, repose dentro de mí. Amén.
Fuente: Grupo de Oración Santo Cura de Ars.

TERCERA PALABRA



“He aquí a tu hijo: he aquí a tu Madre” (Jn 19, 26)

Préstame, Madre, tus ojos
para con ellos mirar,
porque si por ellos miro
nunca volveré a pecar
Préstame, Madre, tus labios
para con ellos rezar,
porque si con ellos rezo
Jesús me podrá escuchar
Préstame, Madre, tu lengua
para poder comulgar
pues es tu lengua patena
de amor y de santidad
Préstame, Madre, tus brazos
para poder trabajar,
que así rendirá el trabajo
una y mil veces más
Préstame, Madre, tu manto
para cubrir mi maldad
pues cubierto con tu manto
al Cielo he de llegar
Préstame, Madre a tu Hijo
para poderlo yo amar,
si Tú me das a Jesús,
¿Que más puedo yo desear?
Y esa será mi dicha
por toda la eternidad.

CUARTA PALABRA

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Mt 27, 46)

“Tengo mil dificultades:
ayúdame.
De los enemigos del alma:
sálvame.
En mis desaciertos:
ilumíname.
En mis dudas y penas:
confórtame.
En mis enfermedades:
fortaléceme.
Cuando me desprecien:
anímame.
En las tentaciones:
defiéndeme.
En horas difíciles:
consuélame.
Con tu corazón maternal:
ámame.
Con tu inmenso poder:
protégeme.
Y en tus brazos al expirar:
recíbeme.
QUINTA PALABRA

“Tengo sed” (Jn 19, 28)

Nos haces falta tú, Señor,
pues tenemos sed, Señor, mucha sed,
por tantas y tantas necesidades,
que no logramos satisfacer.

Nos hacen falta muchas cosas
pero más que nada nos hace falta
tu gracia, tu amor y tu paz.

Nos haces falta tú, Señor,
en nuestra vida;
tu ausencia es peor
que la sed inapagable
que está quemando nuestro ser.

Nos hace falta el agua viva
que nos da la certeza
de un futuro de vida.

Nos hace falta sobre todo
sentirnos unidos a Ti,
para saber compartir
y saciar nuestra sed.

Amén.

SEXTA PALABRA

“Todo está consumado” (Jn 19,30)

Cuantas veces, Señor, no hemos sido fieles,
no hemos sido realistas frente a las cosas!
Cuantas veces hemos creído poco en la inagotable
fuerza de vida que deriva de la cruz!

Concédenos Señor, que, al contemplarla,
nos sintamos amados por Ti,
amados por Dios, hasta el fondo,
tal como somos;
y creamos que por la fuerza de la cruz
existe en nosotros una capacidad nueva
de dedicarnos a los hermanos,
según aquel estilo y aquel modo
que nos enseña y comunica la cruz.

Danos, Señor, descubrir que la cruz
hace nacer de verdad
un hombre nuevo dentro de nosotros,
suscita nuevas formas de vida entre los hombres,
conviértete en el preludio,
la promesa y la anticipación de aquélla vida plena
que explotará en el misterio de la resurrección.

Nos arrodillamos ante la Cruz con María
y pedimos que comprendamos,
como ella comprendió,
el misterio que transforma el corazón del hombre
y que transforma al mundo.

Jesús cuando seas levantado en tu cruz
atráeme hacia Ti.

Amén.

SÉPTIMA PALABRA

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46)

En tus manos Padre Santo y Misericordioso,
ponemos nuestra vida,
Tú nos la diste,
Guíala y llénala de tus dones.

Tú estás a nuestro lado,
como roca sólida y amigo fiel,
aún cuando nos olvidamos de ti.
Pero ahora volvemos a ti.

Queremos agarrarnos a la guía
segura de tus manos,
que nos conducen a la Cruz.

Sentimos la necesidad de meditar
y de callar mucho,
sentimos también la necesidad
de hablar para darte gracias.
Y para dar a conocer a todos los hombres
las maravillas de tu amor.

Nos separamos de ti, fuente de la vida,
y encontramos la muerte.
Tu Hijo sin embargo no se paró
ante el pecado y la muerte,
sino que con la fuerza del amor,
destruyó el pecado,
redimió el dolor, venció la muerte.

La Cruz de Cristo nos revela que tu amor,
es más fuerte que todo,
el don misterioso y fecundo,
que mana de la cruz.

Es el Espíritu Santo,
que nos hace partícipes,
de la obediencia filial de Jesús,
Nos comunica tu voluntad.
de atraer a todo hombre a
la alegría de una vida
reconciliada y renovada por
el AMOR.

Amén. ¡En Tus manos!

ORACIÓN FINAL

Oh Jesús, cuánto sufriste en la Cruz
al ofrecer tu vida al Padre, para salvarnos!
Nos has trazado así el camino del Amor
que nos lleva a la felicidad eterna.
Te ofrezco mi vida como oración,
con sus dolores y alegrías
y con mi esfuerzo de vivir mejor tu evangelio.

Te lo ofrezco para que todos seamos buenos
y encontremos salvación por Ti.

 Perdona nuestros pecados.

 Que sepamos seguir sirviéndote
y amándote en nuestros hermanos que sufren hoy.
Gracias Señor por querernos tanto! Amén.


No hay comentarios: