ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

viernes, 25 de abril de 2014

Floribeth Mora: "El milagro de Juan Pablo II me ha hecho valorar más la vida"

"Ventana abierta"


Floribeth Mora: "El milagro de Juan Pablo II me ha hecho valorar más la vida"
erika rojas / san josé (costa rica)
Día 25/04/2014 - 11.11h

La repentina curación de esta costarricense de 50 años de edad y abuela de seis nietos ha permitido la canonización de Karol Wojtyla

grupo nación

Floribeth Mora, junto al altar dedicado a Juan Pablo II en la entrada de su casa en ciudad de La Unión


Desde julio del año pasado, cuando se supo que Floribeth Mora era la protagonista del segundo milagro necesario para la canonización de Juan Pablo II, su vida ha dado un vuelco radical. Ya no dispone de tanto tiempo para dedicar a la cocina, a jugar con sus seis nietos u organizar picnics a las orillas del río que tanto ama. La atención a la avalancha de personas que la buscan a diario en la puerta de su residencia en la ciudad de La Unión de Cartago (24 kilómetros al suroeste de San José) le consume la mayor parte del día.

Aun así, esta ama de casa de 50 años dice ser «la misma mujer de siempre», esa a la que en el año 2011 le diagnosticaron en el lado izquierdo de su cerebro un aneurisma del cual hoy no queda rastro. Floribeth asistirá el próximo domingo a la ceremonia de canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII.

-¿Cómo ha cambiado su vida desde que se hizo público el milagro?

-Han sido meses fuertes. Con muchas entrevistas y visitas de gente de Costa Rica y de muchos otros países.

-¿Cómo le ha afectado todo lo que esto significa?

-No creo que me haya perjudicado, ha sido beneficioso. Por ejemplo, he conocido a muchísima gente, porque visito muchos lugares dando testimonio.

-¿Hay algo negativo en todo esto?

-Lo único negativo son las críticas. Muchos se burlan de mí, dicen que estoy loca, pero no me daña. Lo importante es que estoy sana y para mí eso es suficiente.

-¿Qué le dicen las personas que no le creen?

-Una señora vino a mi casa y me dijo: «Como a usted Dios le hizo un milagro, yo quiero que usted me diga en qué estoy pensando». Me quedé sorprendida y le dije: «No tengo la menor idea». Entonces me contestó: «Es que las personas a las que Dios les hizo un milagro leen la mente». Le tuve que explicar que yo no leo la mente de nadie. Hay mucha gente que duda.

-¿Le causa dolor que no le crean?

-No, ya me acostumbré.

-¿Siente la necesidad de retribuir a la Iglesia algo de lo que usted ha recibido?

-Me siento en deuda con Dios. Vivo agradecida con él. Por eso doy testimonio, porque esa es mi manera humilde de agradecerle al Señor todo lo que me ha dado.

-¿Por qué cree que fue usted la persona que recibió el milagro?

-Esa respuesta solo la puede dar Dios.

-¿Qué la hace especial después de lo ocurrido?

-Yo me siento igual que siempre. Hago lo que hace cualquier mujer: lavar, cocinar, atender una casa, ir al trabajo, estudiar. Solamente que procuro estar más cerca de Dios y pedirle a él que sea mi guía todos los días, porque tengo que cuidar el milagro que él me dio.

-¿Qué conlleva ser fuente de devoción para tantas personas?

-Recuerdo a una señora que me buscó junto a su esposo el día en que se hizo público el milagro. Fue el primer impacto que tuve. En esos días pensaba «si mi papá estuviera vivo, ¿qué estaría sintiendo?». Y ese día ese señor me abrazó y me dijo: «Mi chiquita, estoy feliz». Y en él vi a mi padre, que ya no está conmigo, que está muerto. Empezamos a llorar los dos y yo le di gracias a Dios porque me dio la respuesta que yo buscaba. Pero también me divierto. Algunas personas me ponen a caminar, a ver si es cierto que yo camino. Me observan todo lo que en algún momento dije que tenía dañado y me dicen «ya hablás bien», y les digo: «Sí, gracias a Dios ya puedo hablar bien».

-¿Hay detalles de su pasado que relacione con su milagro?

-No, ninguno. Sin embargo, hace poco un periodista me pidió una foto de cuando yo era joven y encontré una foto mía junto a una estampa de Juan XXIII que dice: «Julio 1963». Esto quiere decir que un mes después de que yo naciera se estaba solicitando la canonización de Juan XXIII. Y ahora será canonizado el mismo día que Juan Pablo II.

-¿Cuál fue su experiencia cuando Juan Pablo II visitó Costa Rica en 1984?

-En ese momento yo tenía 19 años y trabajaba en la Corte Suprema de Justicia, era la hora del almuerzo, pasé por la Avenida Segunda (San José) y por el tumulto era imposible estar muy cerca, pero podía ver pasar el carro en el que él se desplazaba, era algo increíble. Juan Pablo II irradiaba santidad. Eso fue lo que marcó mi vida para que yo siguiera a Juan Pablo II.

-Antes de recibir el milagro, ¿usted creía en estos santos que van a ser canonizados el domingo?

-Siempre he tenido fe. Las que somos madres, le aseguro, podemos decir que tener un hijo es un milagro. Es que a veces las cosas más sencillas no las queremos ver. Hay esperanza.

-¿Volvió a tener problemas de salud después de superar el aneurisma?

-Sí. Después de que me hicieron la arteriografía en Roma (para comprobar el milagro) me enfermé bastante fuerte. Estuve doce días internada y me dieron la salida sin que nadie se explicara la razón: ya no tenía fiebre, ni dolores de cabeza. Yo digo que Dios estaba probando mi fe para ver si yo todavía creía en él.

-¿Teme volver a enfermarse?

-Sí, claro, por eso trato de llevar una vida más tranquila. Cuido el milagro que Dios me dio.

-¿Se permite aventuras?

-Difícilmente voy a hacer «puenting», porque siempre he sido una cobarde para eso. Ni siquiera me veo manejando una bicicleta. Ahora sí me cuido más. El milagro me hace valorar más la vida, porque antes de mi aneurisma cerebral  mi vida era totalmente alocada.

-¿Tiene curiosidad por conocer a sor Marie Simon-Pierre, la religiosa francesa que se curó de párkinson gracias a la intercesión de Juan Pablo II?

-Sí, y sé que ella va a estar en la canonización. Me encantaría conocerla.

-¿Qué le quiere preguntar?

-Si sintió lo mismo que yo sentí. Eso es lo que quiero saber.



No hay comentarios: