ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

lunes, 4 de marzo de 2013

Un ángel en Navidad

"Ventana abierta"


Un ángel en Navidad 

Había una vez un ángel que vivía en un castillo todo de nubes, en compañía de otros angelitos.



Y mientras Dios no los llamaba para ningún mandado, los ángeles jugaban a la escondida por el cielo o remendaban nubes rotas.



Una tardecita de verano el ángel estaba pintando una nube con acuarela, cuando de pronto oyó la gran voz de Dios:

-Ángel. . .hijito mío. . .¿me oyes?

EI corazón del ángel se alborotó de alegría. No era para menos.

¡Dios! -gritó el ángel… ¡Dios me llama!

 


Y dicho esto se largó por un tobogán celeste hasta llegar a su castillo.

Entonces se estiró la ropa, peinó sus alas y se lavó la cara.

 

 Después voló feliz hasta la gran Casa del Padre.

Dios miró  al ángel con mucho cariño, y el angelito se llenó de luz.

 


-Ven para acá, te estoy necesitando para un mandado.

-¡Siempre listo, mi Señor. . .! dijo el ángel.

Dios señaló a la Tierra…

-¿Ves aquella ciudad?

Cuando Dios señaló el lugar, las nubes se corrieron obedientes. Entonces pudieron ver claramente aquella ciudad. Era bastante gris. Estaba llena de casas, una encima de la otra. La gente andaba apurada, y mientras miraban el reloj de pulsera de reojo, entraban y salían de un lugar a otro. Las calles estaban llenas de de autos y colectivos

- Ya veo, mi Señor… -comentó el ángel-. ¿Hay que plantar algún rosal?



Dios dijo que no con la cabeza.

- Hay que ir a visitar un matrimonio que tiene. . .

- ¡Ya sé. . .! Tienen un hijo, y yo voy a ser su ángel guardián. . . ¿verdad?



Pero Dios agregó:

- Es un matrimonio sin hijos. Cuidan un perro pekinés.

Gorosito abrió los ojos así de grandes!. Su corazón se asustó.  ¿Acaso lo mandarían a cuidar un perro pekinés?

Entonces Dios vio la trompa del ángel, y sonrío. En seguida le dijo en secreto:

- Bsss… bsss… bsss…

Y a medida que Dios explicaba su plan misterioso, la cara del ángel se iba iluminando como una naranja. Es que el plan de Dios siempre es un misterio. Muy pocos pueden descubrirlo.

Se entusiasmó tanto, que ahí nomás, al momento, le dio a su Dios un ruidoso beso. Después partió.

Al llegar al lugar señalado por Dios, expió por la ventana.



Entonces vio: Un perrito, descansaba muy triste sobre un almohadón de seda. A su lado tenía dos chiches, un terrón de azúcar y un plato con leche. 


Un señor rogaba al animalito:

- Vamos, hijito. . . toma un poco de leche. . . mira que esta tibia. . . ya viene mamita con el churrasco… no te hagas rogar…

Pero el perro miraba para otro lado, haciéndose el orgulloso.

Por una rendija de la ventana salió olor a churrasco. Entonces Gorosito tomó la punta del humo con olor a churrasco, y fue llevándola. . . llevándola. . . 

Allá abajo, en la vereda, había un chico.

No tenía mamá ni papá. Estaba solito en el mundo. Andaba por esas calles a la buena de Dios. Un día pedía limosna. . . otro día lustraba zapatos . . . y casi siempre tenía hambre.

Pero justo en ese momento ¡oh, misterio del amor! el chico sintió un aroma muy rico. Era un olorcito a churrasco que le hizo recordar que tenía mucha hambre. Fue. . . como si alguien invisible lo estuviera tomando de la nariz, y lo levantara por el aire. . y lo pusiera en camino. . . y lo hiciera tocar un timbre. . .

- ¿Quién eres? dijo el señor.

- Hola. Buen día. . . dijo el chico sonriendo. Tengo un poco de hambre. . . 

Entonces el señor miró hacia adentro, y vio al perrito. Y miró hacia afuera y vio al chico que sonreía. Y se le apretó un poquito el corazón.

- Ven, hijo. Pasa. . . dijo el señor.

 Cuando el chico entró, el perrito se levantó  y se puso a hacerle fiestas. Claro.

Lo que pasaba es que el perro pekinés estaba harto de que lo confundieran con un ser humano.

Él quería su lugar de perro en el mundo. 

Al oír los ladridos juguetones, se asomó la señora desde la cocina y vio : Un perrito, un niño y un papá.

Desde aquel día un chico tuvo un hogar, una mamá y un papá, y un perrito para jugar. . . y hasta un ángel guardián.

Y en el rostro de Dios Padre floreció una sonrisa.


Autor Desconocido.

Si te gusta la entrada ¡¡Compártela!!






2 comentarios:

Rosa María dijo...

Hola buan día Angelita, acabo de encontrarme con tu blog, que maravilla!
Gracias por tus historias, poemas, oraciones en fin por tu tiempo dedicado a tanto bien.
Me llamo Rosa María y soy de México, de un lugarcito llamado Orizaba.
Visitare seguido tu espacio para alimentar mi espiritu.
Dios te bendiga.

angelita dijo...

Muy estimada Rosa María:
Muchas gracias por tu cariñoso comentario. Continuaré D.M. con mi blog para estar en contacto con estas amigas tan lindas y amables como tú que me animan a seguir. Intento llevar cariño, amistad y cercanía de la mano de Nuestro Señor Jesús y de Nuestra Madre la Virgen María. Aparte de un poquito de humor también, porque la alegría nunca está reñida con la religión, ¿verdad? El Señor nos quiere alegres. Te espero cada vez que desees entrar en él. Saludos a tu ciudad de México, y especialmente a este lugarcito precioso donde resides llamado Orizaba. Besitos, y que el Señor te bendiga grandemente a ti y a tus seres queridos.