ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

martes, 8 de noviembre de 2011

La ilusión.

"Ventana abierta"


La ilusión


¡Hola amigos y amigas!
Bienvenidos a "Ventana abierta".

Quiero comenzar estos artículos hablándoles de "la ilusión".

Se oye por ahí muchas veces en parejas, incluso de recién casados:
"¡Es que se me ha pasado la ilusión!".

No es difícil escuchar esta frase de desaliento o desánimo también en matrimonios con pocos años de casados y en ocasiones incluso con meses, algo así como recién casados -como digo-.
En estos casos una se pregunta:
Pero ¿qué es la ilusión?
¿A qué se le llama ilusión, a ese desasosiego que tiene una cuando lo desea, y no puede estar con la otra persona?
¿A que cada vez que le miro me parece estar ante una aparición o un sueño?
¿Pero realmente alguien en su sano juicio piensa que eso puede durar siempre, eternamente?
Ese estado que nadie sabe definir con exactitud, ¿por qué creernos que es eterno?
Eso no es cariño, eso es algo relacionado con la atracción, algo que nos atrae de la forma de ser de la otra persona, y tiene muchísimo que ver con la novedad; llega un momento en que deja de ser novedoso, y si en eso ponemos toda nuestra carga de felicidad, antes o después nos vamos a sentir totalmente desencantados.

El factor novedad es ilusionante, pero desaparece siempre.
¿Que a mí me gustaría vivir siempre en ese estado de ilusión como si estuviera flotando?, ¡por supuesto! Pero es que las cosas son como son.
Además, esto pasa en otras muchas situaciones. Cuando una tiene un hijo hay mucha euforia, se ve todo de color de rosa, es una situación tremendamente ilusionante, pero eso pasa.
Y también diremos que queremos más al hijo recién nacido que cuando tiene ya diez años, cuando han pasado diez años nadie siente esa misma ilusión de la que venimos hablando por haber tenido ese hijo.
La ilusión va y viene, se nos escapa de las manos, causa sorpresa en muchas ocasiones, es imaginación proyectada en el futuro, pero mientras esa ilusión no la llenemos de obras, de hechos, estaremos en el terreno, no de la ilusión, amigos/as, sino de lo ilusorio, por eso fracasan muchos matrimonios, por lo ilusorio.

Dice D. José María Contreras:
"Creerse que sin hacer nada, sin lucha, dejando la vida correr, van a estar siempre embobados, ¡eso es ser ilusos!".

Cuando esto se comenta, te suelen decir:
¡Hombre, si yo me lo creo, pero...!

Pero vivimos como si nos lo creyésemos; y cuando las cosas ocurren como nosotros sabíamos que tarde o temprano tenían que ocurrir, nos venimos abajo, y creemos que hemos fracasado, ¿por qué? sencillamente por la razón, porque la razón nos decía que las cosas no eran así, pero nuestro corazón, nuestros sentimientos no terminaban de aceptarlo. No aceptamos con facilidad el hecho de que el cariño conlleva muchas emociones negativas, y cuando las tenemos, nos creemos que no deberían ser así.

El factor novedad, está rompiendo muchos matrimonios a cambio de nada.
La moda, si nos descuidamos, se lo lleva todo por delante, nos hace creer que si no sientes la ilusión o la continua novedad, es que ya no quieres.
Y es que a veces, para ser felices, estamos pidiendo cosas imposibles, ¿o no, amigos/as?, ¿ustedes qué creen?.

Cuando alguien se enamora, quiere amar al amado del mejor modo, con la mayor intensidad, quiere procurar a aquel que ama, la felicidad mayor; o eso, o simplemente, no hay suficiente amor.

Adios, amig@s



No hay comentarios: