ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

viernes, 2 de mayo de 2014

En casa esperando a nuestros nietos queridos

"Ventana abierta"


A nuestros nietos queridos


Tengo en el pupitre leyendo
Un libro nuevo abierto,
Lo aplazo para otro momento,
Porque tengo que recibir,
Y ya los oigo venir,
A nuestros adorados pequeños.

Han avisado que nos visitan.
¡Ya se acercan! ¡Ya vienen!
Les recibimos en nuestra casa
Y les besamos las sienes.

Siempre a sus pasos me adelanto,
Y nuestros rostros de alegría
Van regados por el llanto,
De rosas y claveles
Van cargados nuestros brazos,
Y de humilde y dulce miel
Los labios.

 

Y vamos a la canción,
Y de la canción al beso,
Estamos como locos
Con nuestros niños pequeños.

 

Yo tengo con mis nietos
Mi corazón “repartío”,
A cuál de ellos más quiero
Por todos suspiro y vivo.

 

Cinco capullos corté,
Son mis cinco “sentíos”,
Ellos son mi devoción,
También mi desvarío.

 

El cariño que les tengo
Yo no lo puedo aguantar,
Se me cae la babita
Y no lo puedo evitar.
Mis nietos son luceros,
Mis nietos son el sol,
Y nuestro corazón en medio
a todos queriéndolos,
Bellos astros luminosos
Que nos embelesan de amor. 

Esta alegría me inunda,
Me eleva a lo más alto,
Y el secreto son mis nietos
Que yo los adoro y los amo.

Ni los nardos, ni las rosas
Tienen el color de mis niños,
Ni los cristales con luna
Relumbran con ese brillo.

 

La luz en el techo brilla,
La mañana está con niebla,
Amenazan nubarrones,
Y la lluvia ya se acerca.

 

Lloviendo ya está en la calle
Salpicando las aceras,
Y aquí en casa abrigaditos
Mis nietos conmigo juegan,
Mientras la torrencial lluvia
En los cristales tamborilea.

Ya cuando están cansados,
Los acuesto en sus camitas,
Y les cuento mil historias
De andanzas y correrías,
Las que a sus madres contaba
Cuando eran pequeñitas.

 

Tantas cosas les decía
Que al final se las creían:
 Una reina con su espejo.
Un conejo que corría.
Cenicienta acude al baile.
Tres cerditos se escondían.
Un castillo. Una cumbre.
Pulgarcito se perdía.
Una casita muy dulce.
El lobo y Caperucita.
Un gato sabio con botas
Que al ogro se comía.
Dumbo volaba solo.
La princesa cien años dormía.
El leñador con su hacha.
Piter Pan y Campanilla.
El soldadito de plomo.
El lobo y las siete cabritillas.

Recordando días pasados
Mis hijas cuentos querían,
Caminaban entre nubes
Viviendo una fantasía,
Y con los ojos entornados
Se quedaban dormiditas.

Y así, cartas, tarjetas escribo,
Cuentos, poemas, sueños,
Para mis niños queridos,
Porque en ellos sólo pienso,
Con trocitos de ternura
Proyectados en el cielo.

 

Son nuestros nietos un tesoro,
Son una maravilla,
Es lo que Dios ha querido
Otorgarnos en esta vida.

 

Guíalos siempre, Jesús,
Por los senderos de la vida,
Nunca los desampares,
Te lo imploro cada día.

Virgen Santísima,
Madre de Dios,
Madre de todos,
Ampáranos. 


No hay comentarios: