ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

martes, 12 de noviembre de 2013

LA SANTA Y PIADOSA COSTUMBRE DE ENTERRAR A LOS MUERTOS.

"Ventana abierta"



CATECISMO 
DE LA DOCTRINA CRISTIANA
LECCIÓN 23ª

12 - Noviembre - 2013.
Por Párroco de San Benito. 

LA SANTA Y PIADOSA COSTUMBRE DE ENTERRAR A LOS MUERTOS.


5º Mandamiento de la Ley de Dios: 
“NO MATARÁS” (3ª parte)


Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica


3ª parte: el escándalo, la donación de órganos, el cuidado de los moribundos y mantener la piadosa y misericordiosa costumbre de sepultar a los difuntos.

********************

-¿En qué consiste y cómo se evita el escándalo? 
El escándalo, que consiste en inducir a otro a obrar el mal, se evita respetando el alma y el cuerpo de la persona. Pero si se induce deliberadamente a otros a pecar gravemente, se comete culpa grave.


-¿Qué deberes tenemos hacia nuestro cuerpo? 
 –Debemos tener un razonable cuidado de la salud física, la propia y la de los demás, evitando siempre el culto al cuerpo y toda suerte de excesos. Ha de evitarse, además, el uso de estupefacientes, que causan gravísimos daños a la salud y a la vida humana, y también el abuso de los alimentos, del alcohol, del tabaco y de los medicamentos.


-¿Cuándo son moralmente legítimas las experimentaciones científicas, médicas o psicológicas sobre las personas o sobre grupos humanos? 
-Las experimentaciones científicas, médicas o psicológicas sobre las personas o sobre grupos humanos son moralmente legítimas si están al servicio del bien integral de la persona y de la sociedad, sin riesgos desproporcionados para la vida y la integridad física y psíquica de los sujetos, oportunamente informados y contando con su consentimiento.


-¿Se permiten el trasplante y la donación de órganos antes y después de la muerte? 
 –El trasplante de órganos es moralmente aceptable con el consentimiento del donante y sin riesgos excesivos para él. Para el noble acto de donación de órganos después de la muerte, hay que contar con la plena certeza de la muerte real del donante.


-¿Qué prácticas son contrarias al respeto a la integridad corporal de la persona humana? 
 –Prácticas contrarias al respeto a la integridad corporal de la persona humana son las siguientes: los secuestros de personas y la toma de rehenes, el terrorismo, la tortura, la violencia y la esterilización directa. Las amputaciones y mutilaciones de una persona están moralmente permitidas sólo por los indispensables fines terapéuticos de las mismas.


-¿Qué cuidados deben procurarse a los moribundos? 
Los moribundos tienen el derecho a vivir con dignidad los últimos momentos de su vida terrena, sobre todo con la ayuda de la oración y de los sacramentos (en concreto, la Santa Unción y la Comunión como viático), que preparan al encuentro con el Dios vivo.


-¿Cómo deben ser tratados los cuerpos de los difuntos?
  –La Iglesia aconseja vivamente que se conserve la piadosa costumbre de sepultar el cadáver de los difuntos; sin embargo, siempre que no sea elegida por razones contrarias a la doctrina cristiana o no ponga en duda la Resurrección de los cuerpos y evite el peligro de escándalo o indiferentismo religioso, podría no prohibirse la cremación.


-¿Qué deberes tenemos hacia nuestro cuerpo?  
–Debemos tener un razonable cuidado de la salud física, la propia y la de los demás, evitando siempre el culto al cuerpo y toda suerte de excesos. Ha de evitarse, además, el uso de estupefacientes, que causan gravísimos daños a la salud y a la vida humana, y también el abuso de los alimentos, del alcohol, del tabaco y de los medicamentos.


-¿Cuándo son moralmente legítimas las experimentaciones científicas, médicas o psicológicas sobre las personas o sobre grupos humanos? 
-Las experimentaciones científicas, médicas o psicológicas sobre las personas o sobre grupos humanos son moralmente legítimas si están al servicio del bien integral de la persona y de la sociedad, sin riesgos desproporcionados para la vida y la integridad física y psíquica de los sujetos, oportunamente informados y contando con su consentimiento.


-¿Se permiten el trasplante y la donación de órganos antes y después de la muerte?
 –El trasplante de órganos es moralmente aceptable con el consentimiento del donante y sin riesgos excesivos para él. Para el noble acto de donación de órganos después de la muerte, hay que contar con la plena certeza de la muerte real del donante.


-¿Qué prácticas son contrarias al respeto a la integridad corporal de la persona humana?
 –Prácticas contrarias al respeto a la integridad corporal de la persona humana son las siguientes: los secuestros de personas y la toma de rehenes, el terrorismo, la tortura, la violencia y la esterilización directa. Las amputaciones y mutilaciones de una persona están moralmente permitidas sólo por los indispensables fines terapéuticos de las mismas.


-¿Qué cuidados deben procurarse a los moribundos? 
Los moribundos tienen el derecho a vivir con dignidad los últimos momentos de su vida terrena, sobre todo con la ayuda de la oración y de los sacramentos (especialmente, la Confesión, la Santa Unción y la Comunión como viático), que preparan al encuentro con el Dios vivo.


-¿Cómo deben ser tratados los cuerpos de los difuntos?  
–La Iglesia aconseja vivamente que se conserve la piadosa costumbre de sepultar el cadáver de los difuntos; sin embargo, siempre que no sea elegida por razones contrarias a la doctrina cristiana o no ponga en duda la Resurrección de los cuerpos y evite el peligro de escándalo o indiferentismo, podría no prohibirse la cremación. Publicado en Catecismo 




No hay comentarios: