ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

domingo, 2 de junio de 2013

Convocados a orar en todo el mundo

"Ventana abierta"


Convocados a orar en todo el mundo.

Desde la Institución de la Eucaristía la presencia real de Cristo no sólo se ciñe a la celebración eucarística, sino que permanece en cada tabernáculo y en todos los lugares y templos, de tal forma que podemos cantar que "DIOS ESTÁ AQUÍ", y podemos confesar con gozo
 "CRISTO ESTÁ AQUÍ".


Estimados amigos, en este "Año de la Fe", hemos sido convocados ya por el entonces Papa Benedicto XVI, y luego ratificado por el ahora Papa Francisco, a permanecer una hora, desde las 5 de la tarde de hoy domingo, celebración del Corpus Christi, hasta las 6 de la tarde al mismo tiempo en todo el mundo delante del Señor presente en el Santísimo Sacramento, no sólo para comprender que la presencia eucarística del Señor llena la tierra, sino que a pesar de la diferencia horaria, podemos adorarle y pedirle por las necesidades que ahora mismo experimentamos; por la Iglesia, para que el Señor nos haga cada vez más obedientes a la escucha de su Palabra y demos testimonio devolviendo al sufrimiento la alegría y serenidad, y por quienes en los diversos lugares del mundo viven en el dolor de nuevas esclavitudes, son víctimas de la guerra, de la trata de personas, del narcotráfico y del trabajo esclavo por los niños y las mujeres que padecen todas las formas de violencia.

Así pues, hoy nos unimos en oración de adoración en nuestra Parroquia de San Antonio de Padua en Torreblanca, (Sevilla), como en todas las catedrales e iglesias del mundo, junto a nuestros respectivos Directores Espirituales, nosotros con nuestro Director Espiritual Rvdo. Padre Leonardo M.G. acogiendo la presencia real de Nuestro Señor en la Custodia.


La Comisión Episcopal de Pastoral en el mensaje para esta Jornada de Caridad, nos ha escrito:
"La Eucaristía  signo de unidad, es el fundamento y el alimento de la comunidad eclesial".
Por tanto la caridad que brota de la Eucaristía debe tener una dimensión eclesial comunitaria, de tal modo que no quede como un ejercicio particular, sino como la colaboración de cada uno en la obra de la Iglesia, sea a través de la persona o de otra comunidad cristiana, y todos recordamos hoy a Cáritas. 

Al participar en la Comunión, el Señor que nos alimenta con su Cuerpo y con su Sangre ensancha nuestro corazón para amar con el mismo amor que Él nos tiene. A Él y a nuestros hermanos, tanto más cuanto más necesitados. Y la Madre del Salvador, nuestra Madre, nos enseña siempre a acoger su presencia dentro de nosotros desde esta mesa de la Eucaristía en la tierra, hasta la mesa del banquete en el Cielo.


Comenzamos nuestra oración en comunión - común unión- con todos los cristianos, con todas las catedrales e iglesias del mundo.

Nuestra Comunidad, en nuestro caso, nos reunimos en la Parroquia ya mencionada, con nuestro particular Director Espiritual, Rvdo. Padre Leonardo Molina, quien ha expuesto el Santísimo en el altar y nos ha ofrecido esta oración para que participemos de ella y adoremos al Amor de los Amores.     
Hora Santa. Corpus Christi. Año de la Fe.
Vicaría Nueva Evangelización.


1.- exposición del Santísimo con cántico eucarístico.

2.- Palabras dirigidas al Santísimo.

- Señor, en este Año de la Fe, aquí y ante tu presencia renovamos una vez más nuestra fidelidad y adhesión hacia Ti. Queremos estar Contigo, queremos permanecer junto a Ti. Quizás no se nos ocurran muchas cosas, pero queremos estar, queremos sentir tu amor, queremos amarte y experimentar tu presencia. Lo importante es estar abiertos a tu presencia salvadora, y agradecer, alabar, suplicar, callar, escuchar, no decir nada, simplemente estar.

Acógenos como discípulos que quieren escuchar tus palabras, aprender de Ti, seguirte siempre. Acógenos como amigos. Y haz de nosotros también tus testigos, testigos del amor.

Señor Jesús, toca esta tarde/noche nuestro corazón, danos tu gracia, sálvanos, llénanos de la vida que sólo Tú puedes dar.

Ayúdanos, Señor, a que nuestra fe sea más sólida, más convencida, más purificada y, sobre todo, más consciente de que Tú eres el centro, el presente, el futuro y la meta de nuestro existir.

Te alabamos, Señor. Te bendecimos, Señor. Te adoramos, Señor. Creemos en Ti, Señor. Esperamos en Ti, Señor. Sálvanos, Señor. 

3.- Palabra de Dios: DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 14, 12.16.  22-26

El primer día de ácimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos:

- ¿Dónde quieres que vayamos a celebrar la cena de Pascua? 

Él envió a dos discípulos diciéndoles:

- Id a la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo, y en la casa en que entre, decidle al dueño: "El maestro pregunta: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?" Os enseñará una sala grande en el piso de arriba, arreglada con divanes. Preparadnos allí la cena.

Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la cena de Pascua.

Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo:

- Tomad, esto es mi cuerpo.

Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se la dio y todos bebieron. Y les dijo:

-Esta es mi sangre, sangre de alianza, derramada por todos. Os aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el Reino de Dios.

Después de cantar el salmo, salieron para el Monte de los Olivos.


4-. Breve reflexión y pensamientos sobre la Eucaristía, para meditarlos y orarlos.

En ocasiones no somos conscientes de la dicha que tenemos de poder alimentarnos del mismo cuerpo de Cristo, que se hace alimento por nosotros, que se convierte en Pan de Vida para darnos vida. Jesús se hace pan por ti, por nosotros. La fiesta del Corpus Christi debería hacernos cuestionarnos qué lugar ocupa la Eucaristía en nuestras vidas y qué significa para nosotros alimentarnos de Jesús sacramentado.

Esta hora Santa podría ser un buen momento para mirar a Jesús y dejar que nos mire. La presencia de Jesús en la custodia es real y desde ella nos invita a seguirle, a adorarle, a mirarle, a rezarle.

Mira a Jesús  y déjale que te mire. 
Háblale y déjale que te hable.
Sonríele y observa cómo te sonríe.

Jesucristo, el amor de los amores, es el tesoro de nuestras vidas, la luz que nos ilumina, el Camino, la verdad y la Vida.
Decía el Papa Benedicto XVI " en nuestro mundo hay demasiadas palabras, ante el Señor la mejor palabra es el silencio".

Estamos presentes ante el misterio de nuestra fe, Jesús presente en las especies eucarísticas es el único que puede dar plenitud a nuestras vidas.
Nos exhortaba Benedicto XVI en su carta apostólica "Porta Fidei" a vivir con plenitud la Eucaristía, contemplada y celebrada, porque solamente desde el encuentro íntimo con Jesús en la Eucaristía podremos consolidar nuestra fe y nuestro encuentro con Jesucristo.

Os presentamos algunos pensamientos sobre la Eucaristía que deberíamos leer sin prisas, despacio. Estos pensamientos pueden ayudarnos a revisar nuestra vida eucarística.

* SAN AGUSTÍN DE HIPONA:

"La Eucaristía es un banquete en el que comemos con Cristo, comemos a Cristo, y somos comidos por Cristo".

* SAN JUAN DE ÁVILA:

"El mismo Jesucristo se quedó por tu amor.
Cristo está como encerrado en un sagrario y encarcelado... por el grande amor que nos tiene. Él mismo se deja prender... en cárcel de amor. Quítale el amor con que allá está, y verás que es incomportable estar donde está. La mejor prenda que tenía te dejó cuando subió allá, que fue el palio de su carne preciosa en memoria de su amor... No te canses de mirarle y honrarle".

* BEATO MANUEL GONZÁLEZ GARCÍA:

"Pido ser enterrado junto a un sagrario, para que mis huesos, después de muerto, como mi lengua y mi pluma en vida, estén siempre diciendo a los que pasen:
¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No dejadlo abandonado!"

* BEATO JUAN XXIII:

"La Eucaristía, infundiendo en el corazón del hombre una nueva energía -el amor sobrenatural-, refuerza, encauza y purifica el afecto humano, haciéndolo más sólido y más auténtico. Cuando tiene a Dios en su pecho, todo el hombre queda armonizado en sí mismo... En el sacramento divino, el Señor está sumido en el silencio para escucharnos".

* CONCILIO VATICANO II, Presbyterorum ordinis:

"La Eucaristía es la fuente de nuestra caridad, como lo es de toda vida cristiana, y debe conducir lo mismo a las obras de caridad y de mutua ayuda de unos para con otros, que a la acción misional y a las variadas formas de testimonio cristiano".

* BEATO JUAN PABLO II:

"La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia. La Iglesia vive de la Eucaristía y sin Ella no es nada. La Iglesia ha recibido la Eucaristía de Cristo, su Señor, no sólo como un don entre otros muchos, aunque sea muy valioso, sino como el don por excelencia, porque es don de sí mismo, de su persona en su santa humanidad y, además, de su obra de salvación"

"Quien se alimenta de Cristo en la Eucaristía no tiene que esperar el más allá para recibir la vida eterna: la posee ya en la tierra como primicia de la plenitud futura, que abarcará al hombre en su totalidad. En efecto, en la Eucaristía recibimos también la garantía de la resurrección corporal al final del mundo: El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día (Jn 6, 54)".

* Beata Teresa de Calcuta: 

"La Eucaristía debería ser nuestra Gloria y nuestra alegría. La Santa Misa es nuestra oración cotidiana, en la cual nos ofrecemos con Cristo para ser partidos y distribuidos a los más pobres. La Eucaristía es nuestra gloria y alegría, y encierra el misterio de nuestra unión con Cristo".

* Benedicto XVI:

"Para dar amor a los hermanos, es necesario tomarlo del fuego de la caridad divina, mediante la oración, la escucha asidua de la Palabra de Dios y una vida centrada en la Eucaristía. (...)  Contemplar a Jesús sacramentado y alimentarnos de Él han de transformar nuestras vidas, hacernos hombres nuevos. Alimentarnos del cuerpo de Cristo ha de configurar nuestra vida con la de Cristo".

"Participar de la Eucaristía ha de llevarnos a hacernos eucaristía para los demás y vivir de forma solícita y atenta para con nuestro prójimo".

* Papa Francisco:

"La Iglesia sin la Eucaristía, la oración y la vivencia plena de los sacramentos sería una ONG. Desde la participación y vivencia de la Eucaristía es desde donde los cristianos pueden vivir el misterio de Dios".

5-. Oración: ¿Qué hay dentro del corazón de Jesús? 

Lector: Se abre la puerta de una casa para dejar entrar; se abre la vida cuando se quiere compartir; se abre el corazón cuando se quiere regalar. Jesús nos abrió su Corazón para darnos lo mejor que tenía en la noche de su Pasión. ¿Qué mejor manera para conocer a Cristo que mirar su Corazón?

Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

Lector: Para que arraigados y cimentados en el amor, podamos comprender con todos los creyentes la anchura y la longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo; un amor que supera todo conocimiento y nos lleva a la plenitud misma de Dios".

Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".


Lector: Para entrar en su intimidad y gustar sus amores.
 
 Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

Lector: Para desvelarnos sus sentimientos y enviarnos a encarnarlos en el mundo.

Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

Lector: Y nos dijo: "He deseado ardientemente comer esta Pascua con vosotros".

Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

 
Lector: Y nos dijo: "Tomad y comed, esto es mi Cuerpo... Tomad y bebed, esta es mi Sangre" (Mt. 26, 26.28) regalándonos la Eucaristía.

 
Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

 Lector: Y nos regaló el mandamiento del amor fraterno: "Amaos unos a otros como yo os he amado... Permaneced en mi amor...Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos..."

Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

 Lector: Y nos dijo: "Yo estoy en medio de vosotros como el que sirve" regalándonos el ministerio sacerdotal para: "Haced esto en conmemoración mía".

Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

 Lector: Y nos dijo: "Orad para que no caigáis en tentación... Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo".

Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".


 Lector: Y no entregó a la Virgen María, como Madre de la Iglesia.
 Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

 Lector: Y nos dijo: "Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré... Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y encontraréis vuestro descanso".
 
Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

 Lector: Hasta derramar la última gota de su sangre por cada uno de nosotros, por eso decimos: "Me amó y se entregó por mí".
 
Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

 Lector: Y gritó, en pie, diciendo "Quien tenga sed que venga a mí y beba... y ya nunca más tendrá sed".

  Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

Lector: Y nos espera en el Sagrario para transformar nuestras vidas.
  Todos: "Y NOS ABRIÓ SU CORAZÓN".

5.- Padre nuestro.

6.-Canto eucarístico.

7.- Oración final:

V. Les diste pan del cielo. (T.P. Aleluya).
R. Que contiene en sí todo deleite. (T.P. Aleluya).

Oremos. 
 Oh Dios, que en este admirable sacramento nos dejaste el memorial de tu Pasión, te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos constantemente el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 R. Amén.

8.- Bendición con el Santísimo.

 9.- Alabanzas del desagravio (se pueden omitir)

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, Dios y Hombre verdadero.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.
bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

10.- Reserva con cántico eucarístico.


TANTUM ERGO 
Tantum ergo Sacramentum

Veneremur cernui;
Et antiquam documentum
Novo cedat ritui:
Praestet fides supplementum
Sensuum defectui.


.Genitori, Genitoque
Laus et iubilatio;
Salus, honor, virtus quoque
Sit et benedictio;
Procedenti ab utroque
Compar sit laudatio.
Amen. 

 . 
TRADUCCIÓN:

Tan augusto (sublime) Sacramento
veneremos de hinojos;
La antigua figura (del antiguo testamento)
ceda el puesto al nuevo rito:
la fe supla la incapacidad
de los sentidos

....Al Engedrador (el Padre) y al Engedrado (el Hijo)
sean dadas alabanzas y júbilo;
Gloria, honor,
poder y bendiciones.
Al que de uno y de otro procede (el Espíritu Santo)
una gloria igual sea dada. Amén.




No hay comentarios: