ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

viernes, 6 de abril de 2012

Viernes Santo. 6-4-2012.

"Ventana abierta"


Viernes Santo


A Jesús le han matado después de ser detenido de noche y a traición.
Después de ser juzgado sumariamente con acusaciones de testigos falsos. Se ha visto abandonado, injustamente tratado Él que a todos trató tan bien, porque pasó toda su vida haciendo el bien.
Ahora yace en el regazo de una Madre llena de dolor y acoge los sufrimientos y dolores de todas las madres del mundo.


Ante este Jesús crucificado, ante esta Madre serena y confiada ante el dolor inmenso, ¿quién no tiembla?, ¿quién puede quedar impasible y sin entrañas, o distraido?
Jesús nos convence con su muerte, porque sabemos que es una muerte por amor, Él vence al mal con el amor y lo logra con su Cruz y su Resurrección. Es porque ama mucho, porque ama al Padre, y ama a todos los hombres, que Jesús se ha entregado a la muerte y a una muerte de cruz; pues sólo el amor es digno de fe, y sólo una vida entregada por amor merece ser seguida e imitada, merece que creamos en Cristo y confiemos en Él.

Hoy Viernes Santo, y en medio de tantas tinieblas y pequeñeces, sufrimientos y dolor, cada uno se lo conoce, el nuestro, y sobre todo el de tantos inocentes, emerge un rostro, el rostro humillado y ensangrentado del Señor Jesús.
¡Este sí que es el Hijo de Dios!
En el rostro de Jesús, resplandece el rostro infinito y todopoderoso en el Amor del mismo Dios.



Desde hoy, sabemos que Dios sufre, que quiere sufrir con nosotros y por nosotros, que nuestras vidas le importa, que no está lejos ni de ti, ni de mí, ni de cada uno de nosotros, ni de los que sufren, porque continúa sufriendo en nosotros y nos redime.
 Su vida vale mucho para todos. Él carga con todo lo nuestro. 

En la liturgia de este Viernes Santo que nos disponemos a celebrar, descubrimos la grandeza de la Cruz del Señor, se nos revela que Él es el Siervo sufriente que carga con nuestros pecados, que podemos presentarle a Él todas nuestras peticiones y de forma universal por todos, pues Él murió por todos para que tuviésemos vida y vida en abundancia.

Esta tarde, adoraremos la Cruz, aunque sea de lejos, la Cruz que nos acompaña desde nuestro Bautismo y que será nuestra salvación.

Del Viernes Santo surge una nueva manera de vivir: con fe, con confianza, con perdón para todos, con amor hasta el fin, más allá de todo cálculo e interés.
¡Amemos como el Señor nos revela en su Cruz!
¡Feliz Pascua!

No hay comentarios: