ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

domingo, 19 de marzo de 2017

Recordando a nuestro entrañable Hno. José Martín.

"Ventana abierta"


Recordando a nuestro entrañable 
Hno. José Martín.
Mª Ángeles Grueso Galindo (Angelita) 


Hoy 19 de marzo de 2017, nuestro primer recuerdo y oración vamos a ofrecerlo especialmente en memoria de nuestro entrañable Hno. José Martín. Precisamente en la festividad de San José, en esta fecha de su Onomástica, a un mes de distancia aproximadamente de tan sensible pérdida, le extrañamos y añoramos al no tenerle ya presente físicamente entre nosotros.

A veces cuando experimentamos en nuestra vida algún momento fuerte de la presencia de Dios, queremos detenernos, seguir ahí, quedarnos, no avanzar… Pero Dios no quiere eso, y el Hno. Martín lo sabía. El Señor quiere de nosotros otra actitud.
La fe en Jesucristo, debe ser una fe que nos mueva a una misión.
 Cuando experimentamos el amor de Dios, cuando conocemos a Jesús, no podemos guardarlo para nosotros, debemos comunicarlo a los demás.

A veces, desde entonces, en mi reflexión mantengo un soliloquio, como si pensase en voz alta, en la conversación que cada sábado al término de la Eucaristía entablaba con el Hno. Martín, cuando me acercaba a saludarle y a interesarme por su estado de salud.
Él siempre me recibía con un apretón de manos, poniendo sus manos sobre las mías y con unas palabras de ánimo; también me hablaba sobre lo transcendental cuando yo le sugería alguna pregunta a tal efecto:
"Estamos aquí de paso y hasta que Dios quiera, para llevar su Palabra y para ofrecer lo mejor de nosotros mismos, porque todo es gracia"- me decía-.

Queridos Sacerdotes de la Compañía de Jesús, y amig@s tod@s de nuestro siempre querido Hno. José Martín.
 El día 23 de febrero celebramos cristianamente su muerte y también su larga vida que, a partir de ahora, queda depositada en manos de Dios que es nuestro Padre.
De alguna manera la Resurrección del Señor y su Pasión, nos mueve a vivir la cruz con esperanza.
Es el anticipo, es el aviso de la presencia viva de Cristo resucitado entre nosotros, que nos anima y nos da fuerzas para seguir adelante.
Nosotros en la oración, como Él, nos transformamos en otros Cristos.
También es un momento muy oportuno para confesar nuestra propia fe en la resurrección.
 Confesarla con esperanza y hasta con gozo interior.
Confesarla sin otro fin que el de agradecer a Dios el don de la vida que, a través de nuestros padres se nos es dada.
 Nuestra vida es un camino hacia el Cielo. Pero es una vía que pasa a través de la Cruz y del sacrificio.
La muerte siempre nos arranca, siempre nos separa de lo que más queremos, confesar nuestra fe en que, aunque ha dejado esta vida terrena, vive para siempre en Dios, porque Dios no nos creó para morir sino para vivir. Y vive de un modo nuevo al haber sido transformado y resucitado por Cristo y con Cristo. En el Hno. Martín, y en todos nuestros seres queridos ya desaparecidos, se han hecho realidad aquellas palabras de Jesús:
 “El que crea en mí aunque haya muerto vivirá”…
Él ha ido con vela encendida al encuentro de su Salvador, diciendo:
"Señor yo he vivido esperándote y los latidos de mi corazón eran tus pasos".
 Y recibió al Autor de la Vida abriendo su corazón de par en par, y el Señor lo envolvió en su claridad.
Hasta siempre querido e inolvidable Hno. Martín, que seguirá vivo en nuestro corazón y en nuestro recuerdo.


No hay comentarios: