ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

martes, 9 de abril de 2013

Semblanza de San Antonio de Padua

"Ventana abierta"

 

Semblanza de San Antonio de Padua.


Hola, amig@s:
"Estamos repletos de palabras, no son las palabras las que mejor predican",
 esto lo decía San Antonio en uno de sus mejores sermones mientras plantaba cara el hombre a aquellos fantasmas como él decía:
 "Estas personas solamente tienen la lengua para soltar oráculos y para aterrorizar con terrores inciertos".

Son los mismos que el profeta Jeremías condenaba diciendo.
"Esa gente que solamente cuenta cuentos, engaños y jactancias para engañar a mi pueblo".
A los que ya el mismo Señor condenó diciendo:
"Yo no los mandé, yo no los envié, por lo tanto son inútiles".
Hemos recordado este texto de San Antoniok, para que el pueblo de Dios se vaya planteando si quizá San Antonio no era aquel Santo blandito, aquel Santo sentimental al que le hemos colocado el tema de los casamientos, al que hemos convertido en una especie de Celestina de los lances amorosos, y por supuesto que es un buen motivo para montar la primera verbena del verano.
San Antonio era portugués, nacido en Lisboa -aunque los portugueses no han presumido lo suficiente de él-. Era un fraile del siglo XIII al que el hábito le sentaba bien, al que la penitencia no le venía nada mal, y por cuya boca salía el Espíritu a chorros; pero no para vaticinar, sino para condenar las injusticias del momento.
Porque a Antonio le preocupaba mucho que le pudieran tachar de infecundidad. Él recordaba con frecuencia aquello de la higuera de Jesús, cuando mandó que la cortaran de cuajo, que la arrancasen de cuajo, porque si no producía, para qué iba a ocupar un lugar. Y por eso era muy normal oirle en sus sermones, decir:
"Estamos vacíos de obras, porque la misión del predicador no es predicar, sino poner en práctica lo que predica".

Bien, pues Antonio era de una familia bien, y llegó a canónigo, que es para lo que iba.
Él, estando en su tierra, oyó un día hablar de un italiano, un hombre de sonrisa y de hierro, un serafín de la pobreza y la profecía, y entonces él se quiso marchar allá; porque oyó además, que había formado una auténtica revolución en Roma y en Asís.
Así que se marchó, pasó por España y por Francia, llegó a Italia, porque San Francisco había formado una familia de frailes menores y allí iba él.
Entonces, realmente lo que quería Antonio, era ir a África a evangelizar y además a atisbar el martirio, si es que había lugar. Pero el hombre se quedó entre Francia y entre Italia, donde por supuesto no le faltaron herejes para dar y tomar, esa es la verdad.
Era un hombre inteligente, y se le propuso que se doctorase en Teología, se doctoró, y fue el primer Dr. en Teología que tuvo la Orden de San Francisco.

La Iglesia lo considera como un hombre muy importante dentro de ella, y quiere que también nosotros lo consideremos así y aprendamos mucho de lo que él nos enseñó.
Esto no quiere decir ni mucho menos, que esté en contra de las parejas que él bendice, ni de los sentimientos que provoca, ni muchísimo menos de la verbena de San Antonio de la Florida. Pero sí quiere, que por este motivo no se considere su santidad como una santidad de "pitiminí", sino una santidad adulta, seria, joven y hermosa a la vez, como tiene que ser la santidad.
 


          

No hay comentarios: