ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

lunes, 11 de febrero de 2013

¡Nada sucede porque sí!

"Ventana abierta"


¡Nada sucede porque sí 
o por casualidad!


"... El mayor error del ser humano es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón..."

 
Un día un muchacho pobre que vendía mercadería de puerta en puerta para pagar sus estudios, vio que sólo le quedaba una simple moneda de diez centavos y tenía hambre.

Decidió que pediría comida en la próxima casa.
Sin embargo, los nervios le traicionaron cuando una encantadora joven le abrió la puerta.


En vez de comida le pidió un vaso de agua.
Ella pensó que el joven tendría hambre y le dio un gran vaso de leche.


Él bebió despacito y después le preguntó:
- ¿Cuánto le debo? 
- No me debes nada - respondió ella.


Y continuó:
- Mi madre nos enseñó a no aceptar pago por una caridad.
Él dijo:
- Pues te agradezco de todo corazón.


Cuando Howard Kelly salió de aquella casa, no sólo se sintió más fuerte físicamente, sino que también su fe en Dios y en los hombres era más fuerte.


  Él ya se había resignado a rendirse y dejar todo.


 Años después, esa joven mujer se enfermó gravemente.
Los médicos de su pueblo estaban confundidos.

 

Finalmente la enviaron a la ciudad más cercana, donde llamaron a un especialista para estudiar su  extraña enfermedad.


Llamaron al Dr. Kelly.


Cuando el médico escuchó el nombre del pueblo de donde era ella, una extraña luz iluminó sus ojos.


 Inmediatamente vestido con su bata de médico, fue a ver a la paciente. Reconoció inmediatamente a aquella mujer.

 
 El Dr. Kelly se propuso hacer lo mejor para salvar aquella vida.

Dedicó especial atención a aquella paciente
Después de una dura lucha por la vida  de la enferma, se ganó la batalla.


El Dr. Kelly pidió a la administración del hospital que le enviara la factura total de los gastos.


Él la pagó, después anotó algo y mandó que se la entregaran a la paciente.


Ella tenía miedo de leer el documento, porque sabía que tendría el resto de su vida para pagar todos los gastos.


Finalmente, leyó la factura y algo le llamó la atención.
Decía lo siguiente:
"Totalmente pagada hace muchos años con un vaso de leche:
Dr. Kelly".


Lágrimas de alegría brotaron de los ojos de la mujer y su corazón feliz rezó.


"Gracias Dios, porque tu amor se manifestó en las manos y en los corazones humanos".

 
Bien. Ahora tienes dos opciones:
Puedes enviar este mensaje y compartirlo con tus amigos...
O puedes ignorarlo y decir que nada tocó tu corazón.


   Pues sí... este mensaje tocó mi corazón.
¡Y por eso lo estoy compartiendo con ustedes!

 
"En la vida, nada sucede porque sí.


Lo que haces hoy, 
mañana, puede hacer la diferencia en tu vida".





No hay comentarios: