ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

viernes, 23 de octubre de 2015

Canonización Madre María de la Purísima de la Cruz,

"Ventana abierta"



Canonización Madre María de la Purísima de la Cruz, de la Congregación de la Compañía de la Cruz.


Muy queridas Religiosas de la Congregación de la Compañía de la Cruz.
Perdonen que me haya atribuido este honor inmerecido.

Hoy cuando llega este escrito a sus manos, ya está canonizada por S.S el Papa Francisco -María Isabel Salvat Romero- Madre María de la Purísima.

¡Muchas felicidades en nombre de los sevillanos, de todos los fieles de Torreblanca, de mi familia y de una servidora en particular!

Como Madre General, Madre María de la Purísima, asistió a la beatificación de Santa Ángela de la Cruz.

Puede pensarse que es un tópico, que está muy manido el repetir todo lo que desde antaño se ha dicho tantas veces, y que hoy vuelvo a reiterar, pero es que no podemos dejar de hacerlo una y mil veces más, y es que todos, las teníamos ya por Santas, a nuestras dos Madres, desde siempre.

¡ Dios mío cuánto gozo!
¡Cuánta  satisfacción!
¡Cuánta alegría!

Porque la canonización de Santa Madre María de la Purísima, fiel seguidora y continuadora de la entrañable Madre Angelita - como cariñosamente le llamamos- es el triunfo de la humildad, de la pobreza, de la sencillez, del cuidado de los enfermos, de la alegría en el gozo de poder servir a Dios y a los demás.

¡Y esto es muy grande!, el que se glorifique y se ponga en los altares a unas personas que con su vida simbolizan acciones tan enormes, tan grandes…

Y nosotros creíamos que solamente se reconocía: el orgullo, la prepotencia, el que más tiene, el que más presume… y al final, lo que más cuenta, es lo de Santa Ángela y Santa Madre María de la Purísima.

Los Santos Padres Juan Pablo II y Francisco, nos han obsequiado con muchos regalos, pero entre ellos la Canonización de estas dos Santas tan queridas por todos los sevillanos.

Estas dos mujeres, la primera nacida en Sevilla; la segunda madrileña, y posteriormente afincada en nuestra ciudad, maduraron su fe entre sus dos amores, la Santa Cruz de Nuestro Señor y su Virgen de la Salud, dedicando su vida a servir a los más necesitados, y sin hacer ruido, con una gran sencillez, con gran alegría… y su obra permanece en todas ustedes, queridas Hermanas.

Todos estamos unidos a ellas, todas las clases sociales, las ideas políticas, los gustos… todos estamos unidos a estas dos Santas; los que tienen fe y los que la han perdido, los que pertenecen a otra religión o están en la nuestra – es lo mismo- los pobres, los enfermos, los indigentes, los inmigrantes, los refugiados, son de Dios, y Dios envió a estas dos Religiosas de la Santa Cruz para que se los cuidara.
Y por eso ahora, al glorificarlas, vemos glorificados también, a todos aquellos que con su vida sirven a los más débiles.

¡Pidamos que nuestras dos Santas rueguen e intercedan a Dios por nosotros!

Queridas hermanas, una servidora se llama igual que Santa Ángela -Mª de los Ángeles (Angelita)- y es una delicia y un orgullo por mi parte, llevar de ella aunque sólo sea el nombre.

Por ello, nuestras felicitaciones a todas ustedes, queridas Hermanas de la Compañía de la Cruz, y a su obra tan insigne, siempre fiel a su Fundadora, y a quien fue su Superiora y Madre General, Madre María de la Purísima, a quien hoy recordamos y celebramos.

No hay más que acercarse un poquito y prestar una mínima atención, para darnos cuenta de la difícil labor que desempeñan, con toda sencillez  y que llevan con tanta dignidad y alegría, amorosas con sus hermanos más desfavorecidos.

Todo ello se refleja en sus vidas y en sus rostros, siempre alegres y acogedoras, cantando, caminando y sonriendo, viviendo en el amor y testimoniando con sus vidas lo que testimonian con sus labios.

Desde casa rezo por todo el barrio de Torreblanca y por todas y cada una de ustedes, queridas Hermanas; les suplico hagan lo mismo por todos nosotros, para que sintamos la mano enternecedora y misericordiosa de nuestro Señor, que pasó haciendo el bien.

Necesitamos mucho de sus oraciones, seguro el Señor les oirá  ya que están más cerca de Él.

Abrazamos la Cruz que reposa sobre su pecho y en sus corazones, por la que gastan y dan ustedes la vida entera.
¡Que Dios les bendiga! 
¡Amén!

Con el cariño que conocen: Mª Ángeles Grueso Galindo (Angelita).

(Escrito que realicé y leí en la Parroquia S. Antonio de Padua, (Sevilla) en Acción de Gracias con motivo de la canonización de Madre María de la Purísima, por el Papa Francisco, el 18 de Octubre 2015).  



No hay comentarios: